• martes, 23 de julio de 2024
  • Actualizado 12:48

Blog / Cartas al director

En recuerdo de Martin Sundberg: Amor, no ego

Por La voz de los lectores

Tim Pinks, habitual 'guiri' de San Fermín recuerda al sueco Martin Sundberg, fallecido recientemente y con el que disfrutó muchos años en Pamplona. Este lunes 26 de junio tendrá lugar el funeral en su recuerdo. Pinks escribe en nombre de toda su familia sanferminera para recordar así la figura de su amigo. 

Martin Sundberg, Tim Pinks y Toby Bonham durante unos Sanfermines.
Martin Sundberg, Tim Pinks y Toby Bonham durante unos Sanfermines.

Demasiado pronto, su propia familia, y sus amigos, y su familia y amigos del todo el mundo – su ‘Fiesta Family’ van a decir el ultimo adiós a Martin Sundberg,

Pero no el ultimo ‘hola’…Martin ha estado tantas veces y años en Pamplona – décadas - (desde 1989 y no solamente por la Fiesta) que nosotros, como escribió una amiga de America, Jill Marie Ashe, vamos a verle en nuestra imaginación en muchos sitos del Casco Viejo de Pamplona.

Al fin de este texto hay algo que me ha enviado Kayla Migetz. Es algo extraordinario escrito por el propio Martin sobre la fiesta de Pamplona. Es una carta de amor a San Fermín y la gente, sobre la ciudad de Pamplona y Navarra. Los Sanfermines en su propios palabras. Kayla me escribió entre otras cosas: Martin was truly special. Martin fue sinceramente especial.

Nunca he leído algo tan bonito sobre lo que, en una palabra, es la ‘Fiesta.’ Con esas palabras, Martin escribe en su carta un gran cantidad de sentimientos…es casi el significado de la vida.

Pamplona…es el tesoro al fin del arco iris. Martin ya lo sabia.

Martin ha muerto demasiado pronto y demasiado joven. El 5 de noviembre 1968 fue su llegada al este planeta bonito.…menos de 55 años después la planeta es peor por su viaje a los cielos.

Martin Sundberg en una imagen antes del encierro. Deirdre Carney.
Martin Sundberg en una imagen antes del encierro. Deirdre Carney.

Este es Martin – aficionado de fiesta, aficionado al rugby, aficionado de la juerga…aficionado de la vida…en las palabras de sus amigos.

Perdónenme, pero no podría poner todos los comentarios he leído sobre Martin…necesitaríamos todo un libro.

Kevin Connor Gowen habló por todos cuando el escribió: ‘No puedo creer que todavía tenga que decirle adiós…

‘I can’t believe I’m already having to say goodbye…’ Hay mas, mucho más, en el extraordinario elogio a Martin que escribió Kevin. Y sí, Kevin, es noticia para mi que Martin fue veterano de Desert Storm, los Balcanes y Afganistan…

Puesto por Urban Trolle…una foto de San Fermín al lado de su cama en el hospital 24 horas después de que se apagaran las maquinas…Martin siguió viviendo. San Fermín…‘dando su bendición…’

‘Nuestra familia de amigos lamentamos perder un alma bonita. Te queremos, Martin.’ Estas fueron palabras de Manuel ‘Wooj’ Centurion.

Escribió Joachim Kim Hellenius que mientras estaba en el hospital con las maquinas a punto de apagarse, mientras ‘moría su mente’, Martin tenia un corazón latiendo: ‘La familia está diciendo su ultimo adiós. Martin te queremos y QEPD.’

Él se junta ahora con los grandes sanfermineros en el cielo, dijo Angus Macswan.

Bunny Centurion: ‘Martin fue el sanferminero supremo viviendo cada segundo como si fuera el último.

‘Martin fue uno de los muy raros quien tocó todo de muy especial forma.’ Allen Carney.

Hay un montó de cosas mas…demasiado para poner aquí. El mensaje es obvio…Martin fue querido y no será olvidado. Nuestra fiesta, y la fiesta, y la vida de sus allegados y amigos nunca serán ya lo mismo.

Para las ultimas palabras por mi parte antes de terminar, voy a usar las palabras de nuestra amiga Christina Grenabo, porque fueron sus palabras la que me informaron de la mala noticia: ‘Martin se nos ha ido’.

Sí…Martin se ha ido. Pero nunca en nuestras memoria.

He titulado este articulo – no es un obituario, es un celebración – ‘Amor, no ego’ por algo que me mandó Jan Brittain, parafraseando a otro que yo he resumido en tres palabras.

Martin nunca fue uno de esos que pretendiera que ser ‘alguien’ en la Fiesta. ‘Un nombre’ o un conocido o cualquiera… No. Martin sabia que lo mas importante era la propia Fiesta. Que lo mas privilegiado y honroso era estar allí y formar parte de la fiesta. En Pamplona. En la fiesta. Durante San Fermín. En julio, en Navarra…

O en un barco, bar, avión, casa, restaurante, terraza, estadio de rugby, una calle en Pamplona, o cualquier sitio…pero siempre con la familia. O sus amigos. O mejor…una mezcla de los dos.

Martin no tenia ningún tipo de ‘ego’…solamente amor. Amor por la vida, por la fiesta, y por sus seres queridos y allegados. Fue un hombre único, original y sin igual.

Hasta luego, gero arte eta see you later, Martin. ¿Adiós? Supongo… Agur, Martin. Un hombre tan lleno de amor no había sitio para su ego.

A partir de aquí vienen las palabras del propio Martin, no hay mucho más que decir. 

Amor, no ego. Los Sanfermines de Martin Sundberg.

La vida después de San Fermín siempre es extraña, después de tantos años esto se ha convertido en una droga más fuerte que cualquier otra cosa. Cuando reviso mis recuerdos después de la fiesta siempre tengo una sensación de vacío y tristeza aunque sé que sin ella mi vida no sería tan alegre y rica.

Sueños con bajar al río Arga a primera hora de la mañana tratando de encontrar las ranas cantando su serenata matutina, el amanecer de Caballo Blanco y el olor siempre presente de lo que podría describirse como un cóctel de “orina y kalimotxo con un toque de patxaran” hace que sea difícil dormir.

Este año tuve una experiencia muy diferente, en cierto sentido volví a mis primeros años en Pamplona. Encontré maravillosa compañía en más de un sentido, dispuesto a abrazar la fiesta y compartir su felicidad con cualquiera. Encontré personas que me dieron ganas de cuidarlas, tanto como se puede cuidar a alguien durante la Fiesta.

He vivido momentos tan alejados de la fiesta tradicional pero tan divertidos. Cantando canciones con una alegría tan fuerte que éramos capaces de despertar toros – ¿o tal vez éramos nosotros cantando desafinados? Si los que se dicen veteranos y expertos pudieran abrazar la fiesta de la misma manera que los “principiantes”, San Fermín lo sería aún más.

Es triste ver cómo personas que han sido amigos durante años de repente se convierten en competidores en un estúpido concurso llamado "quién dirige el programa". Los Sanfermines nunca se ha tratado de conocer a las personas adecuadas o quién ha corrido con los toros más veces o cuántas veces has estado asistiendo a la fiesta.

El derecho a fanfarronear no existe: prefiero quedarme con personas que tienen la capacidad de amar que con alguien que piensa que merece tragos gratis solo por ser un dolor en el culo durante 20 años. Si alguna vez me encuentras presumiendo o presumiendo, ¡golpéame fuerte!

Finalmente, como muchos momentos que recuerdas de Fiesta, lo que realmente captura tu corazón es la gente que conoces, ¡así que debo haber tenido un muy buen año! Si vives la vida en fiesta siguiendo unas pocas reglas simples, la vida será mucho más alegre.

 Tener un amor y respeto genuino por la fiesta, y un amor y respeto genuino por sí mismos que sea evidente. - Unos aman la fiesta y otros aman emborracharse y confunden el segundo amor con el primero y creen estar viviendo la fiesta cuando sólo la beben.

Pero qué se yo, solo soy un chico sueco que está tan orgulloso de estar allí, no tengo nada malo que decir al respecto… y espero que mi fiesta siempre cambie, si no, no volveré. Me ha dado más de lo que cualquier escuela puede darme cuando se trata de aprender sobre la naturaleza humana.

Conocí a algunos de mis mejores amigos allí, perdí a algunos de mis amigos, pero aprendí a respetar a las personas por lo que son, no por el título en su tarjeta de presentación. Nunca he perdido la fiesta, solo llegué a la conclusión de que no puedo pasar tiempo con personas tan profundamente involucradas con su propio ego que no pueden entender por qué están allí.

No soy un personaje complejo; Encontré mis alegrías fácilmente con la compañía adecuada. Puedo soportar ver a los niños bailar con sus padres en las mañanas, puedo soportar ver el amanecer desde Caballo Blanco a las 5:35 y otra vez, como muchos momentos que recuerdas de Fiesta, lo que realmente te captura el corazón es la gente que conoces y te gusta volver a encontrar. Basta de esto, la vida es algo maravilloso, ¡así que vivámosla!

Amor, no ego. Los Sanfermines de Martin Sundberg (English)

The life after San Fermín is always strange – after so many years this has became a drug stronger than anything else. When I go through my memories after fiesta I always get a feeling of emptiness and sadness although I know that without it my life wouldn’t be as joyful and rich.

Dreams about walking down to river Arga early in the morning trying to find the frogs singing their morning serenade, the sunrise from Caballo Blanco and the ever present smell of what could be described as a cocktail of “urine & kalimotxo with a dash of patxaran” makes it hard to sleep.

This year I had a very different experience, I was in a sense back to my early years in Pamplona again – I found wonderful company in more than one way – willing to embrace fiesta and to share their happiness with anyone. I found people that made me want to take care of them, as much as you can take care of someone during Fiesta.

I’ve experienced moments so far away from traditional fiesta but so fun. Singing songs with such a strong joyfulness that we were able to wake up bulls – or maybe it was us singing out of tune? If people who call themselves veterans and experts could embrace fiesta in the same way as the “beginners”, San Fermín would be even greater.

It’s sad to see how people whom been friends for years suddenly turns into competitors in a stupid contest called “who is running the show”. Los Sanfermines has never been about knowing the right people or who has been running with the bulls the most times or how many times you have been attending fiesta.

Bragging rights doesn’t exist – I rather stay with people who have the ability to love than with someone who think that he deserves free drinks just for being a pain in the ass for 20 years. If you ever found me bragging or showing off – hit me hard!

Finally, as many moments you remember from Fiesta what really captures your heart is the people you meet - so I must have had a very good year!!!” If you live life in fiesta after a few simple rules it makes life much more joyful.

 Have a genuine love and respect of fiesta, and a genuine love and respect of themselves that is self-evident. - Some love fiesta and some love to get drunk and confuse the later love with the first and believe they are living fiesta when they are merely drinking it.

But what do I know, I’m just a Swedish boy who is so damned proud to be there, I got nothing bad to say about it…and I hope my fiesta will always change – if not I will not come back. It has given me more than any school can ever give me when it comes to learn the human nature.

I’ve met some of my best friends there, I lost some of my friends but I gained knowledge of respecting people for what they are – not for the title on their business card. I have never lost fiesta, I just came to the conclusion that I cannot spend time with people so deeply involved with their own ego that they cannot understand why they are there.

I’m not a complex character; I found my joys easily with the right company. I can stand watching children dance with their fathers in the mornings, I can stand watching the sunrise from Caballo Blanco at 5.35 and again - as many moments you remember from Fiesta what really captures your heart is the people you meet and like to meet again. Enough of this – life is a wonderful thing so let’s live it!

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
En recuerdo de Martin Sundberg: Amor, no ego