• domingo, 26 de mayo de 2024
  • Actualizado 10:47

Blog / La Claqueta

Martin Scorsese: “el cine podría ser más pero es demasiado tarde”

Por Santi Irurtia

Scorsese presenta en el Festival de Cannes y fuera de competición “Los asesinos de la luna de las flores”.

Leonardo Di Caprio, Lily Gladstone, Martin Scorsese, el Presidente Calvin Coolidge con Indios Osage en 1925 y Robert De Niro en Killers of the flower moon (1)
Leonardo Di Caprio, Lily Gladstone, Martin Scorsese, el Presidente Calvin Coolidge con Indios Osage en 1925 y Robert De Niro en Killers of the flower moon.

Recientemente, y antes de estrenar su película en Cannes, Scorsese dio una extensa entrevista a Deadline en la que reflexiona sobre lo que le llevó a cambiar el guión, a hacer esta película y cómo ve el panorama cinematográfico. Su película número 26 tendrá un estreno en salas el 20 de octubre, este domingo conoceremos la respuesta de la crítica.

“Killers of the Flower Moon” tenía todas las papeletas para convertirse en un western clásico. DiCaprio interpretaría a Tom White, un incorruptible Ranger de Texas enviado a Oklahoma a principios de los años veinte para responder a una llamada desesperada de la Nación India Osage. Robert De Niro tendría también un papel en el film.

Sinopsis: En los años 20, los Osage se habían convertido recientemente en el pueblo per cápita más rico del mundo debido a la enorme cantidad de petróleo que se extraía de sus tierras. Al mismo tiempo, muchos de ellos empezaban a morir en circunstancias muy sospechosas.

Era el escenario perfecto para una película de misterio, pero durante la preproducción algo no encajaba. Scorsese, DiCaprio y De Niro empezaron a darse cuenta de que la historia era más compleja. Más explícitamente, sería inapropiado presentar un western en el que un policía blanco salva la situación, ya que los blancos también eran los malos: los forasteros que se aprovecharon de los confiados amigos Osage.

Así que Scorsese volvió a empezar a adaptar la novela del mismo título de David Grann. Aprovechó la oportunidad de darle una revisión que resonara en una época moderna, obligando al público a enfrentarse a sus propios instintos más oscuros: ¿hasta dónde estarían dispuestos a llegar por amor al dinero? La bombilla se encendió cuando DiCaprio se preguntó si el protagonista debería ser uno de sus sospechosos: Ernest Burkhart. Aparentemente, Burkhart es un marido cariñoso, casado con Mollie, miembro de la tribu Osage, con la que tiene tres hijos.

Ese cambio la convierte en una historia mucho más personal, según De Niro: “Da cuerpo a la historia para fundamentar una exploración de la naturaleza humana, la debilidad y la codicia. Lo más lógico era centrarse en la dinámica entre Burkhart y su tío".

Para DiCaprio, el guión original no estaba a la altura del potencial épico de la historia. "No llegaba al corazón de los Osage", dice. "Parecía demasiado una investigación detectivesca, en lugar de entender la cultura y la dinámica de esta época tan peligrosa de Oklahoma".

Scorsese comenta que lo que le llamó la atención del libro fue: “la idea de cómo los antagonistas de la historia llegaron a racionalizar que si los Indios Osage no van a ser de ninguna utilidad, ¿por qué no simplemente, ya sabes, les ayudamos a irse? ¿Se comportan los Osage de manera diferente, culturalmente? Sí, en todos los niveles. No había forma de que encajasen en el modelo europeo, el modelo capitalista, en términos de dinero y propiedad privada. Así que la actitud es o te unes a nosotros, o tienes que irte. Los europeos están pensando: ‘Venimos aquí, y mira este lugar. ¡Mira qué riqueza! ¿Y qué hacen los Osage con esa riqueza? Matar algunos búfalos. Luchar entre ellos por las zonas de caza. Vida comunal. Y, disculpe, ¿nadie es dueño de la tierra?’. El mero hecho de que no entiendan, en términos europeos, el valor del dinero significa que no pueden existir en este mundo. Leo DiCaprio me preguntó dónde estaba el corazón en esta película. Entonces, me di cuenta de que hacer una película de una investigación policial era demasiado superficial. El corazón está en el matrimonio de unos de los sospechosos y de cómo a partir de la avaricia se puede racionalizar un comportamiento aborrecible.”

Cuando le preguntan por la presión de estrenar en los cines una película que dure 3 y 26 minutos, responde lo siguiente: “El riesgo está ahí, exhibiendo en unos cines. Es un compromiso. Sé que yo podría sentarme y ver una película durante tres o cuatro horas en un cine, o ciertamente cinco o seis horas en casa. Ahora, le digo al público de ahí fuera, si es que hay público para este tipo de cosas, que se comprometa, que su vida podría enriquecerse. Esta es una película diferente; realmente creo que lo es”.

La entrevista finaliza de forma poética cuando es preguntado por su energía para seguir haciendo cine: “Ojalá pudiera tomarme un descanso de ocho semanas y hacer una película al mismo tiempo [risas]. Se me ha abierto el mundo entero, pero es demasiado tarde. Demasiado tarde. Soy viejo. Leo cosas. Veo cosas. Quiero contar historias, y ya no hay tiempo. Kurosawa, cuando recibió su Oscar, cuando George Lucas y Steven Spielberg se lo dieron, dijo: ‘Sólo ahora estoy empezando a ver la posibilidad de lo que el cine podría ser, y es demasiado tarde’. Tenía 83 años. En aquel momento no entendí qué quería decir. Ahora sé lo que quería decir.”

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Martin Scorsese: “el cine podría ser más pero es demasiado tarde”