• viernes, 19 de julio de 2024
  • Actualizado 00:00

Blog / La Claqueta

“Oppenheimer”, gran película con algunos excesos

Por Santi Irurtia

La película nos muestra la vida del conocido como "el padre de la bomba atómica".

Cillian Murphy y Christopher Nolan en el set de Oppenheimer.
Cillian Murphy y Christopher Nolan en el set de Oppenheimer.

Oppenheimer” es la tercera película este año que un gran estudio estrena de una duración de tres horas: “Avatar” (Disney) y “Babylon” (Paramount). Por suerte, tanto económicamente como a nivel de críticas “Oppenheimer”, la 12ª película de Christopher Nolan, se parece más a “Avatar”. La prensa la pone por las nubes (a mí no me ha resultado tan sobe saliente), tanto que ya tiene garantizado el camino a los Oscar.

Sinopsis: En tiempos de guerra, el brillante físico estadounidense Robert Oppenheimer al frente del "Proyecto Manhattan", lidera los ensayos nucleares para construir la bomba atómica para su país. Impactado por su poder destructivo, Oppenheimer se cuestiona las consecuencias morales de su creación.

En el lado económico, ha obtenido a nivel mundial en su primer fin de semana 174,5 millones, nada mal, e incluso impensable, para una cinta de 3 horas con escenas en blanco y negro, para mayores de 18, sin grandes super estrellas, un guion de despachos y sin pertenecer a una franquicia. ¿Cómo lo ha conseguido?

Primero por una gran campaña, especialmente centrada en la rivalidad con el estreno paralelo de “Barbie”. Esto ha llevado al público a realizar bromas sobre esta competición, tal es el fenómeno que le han dado el nombre de Barbenheimer. La cantidad de memes y bromas en redes sociales es infinita. En segundo lugar, las críticas han sido extraordinarias y por último parece que el nombre de Christopher Nolan como director tiene más magnetismo que cualquier estrella. Y es que el director inglés cuenta con un tímido fracaso y diez exitazos astronómicos que continúan fascinando al público tras su paso en cines debido a las complejas narrativas y los finales ambiguos (“El caballero oscuro”, “Origen”, “Memento”, “Interstellar” o “Tenet”).

¿Y qué tal es? Creo que cuenta con dos horas iniciales increíbles, muy buenas con un arranque especialmente inspirado que, en forma, casi parece un videoclip. En ese tramo la historia corre a 200 km/h, el espectador está fresco y puede seguir el ritmo. Sin embargo, es en la última hora en la que todo resulta un poco más chapucero. A nivel argumental, la cantidad de nombres y eventos que se arrojan al protagonista es exagerado y la sala se notaba exhausta.

Por suerte es en este tramo en el que Robert Downey Jr. recibe más atención y desarrollo y lo hace más digerible, aunque algo atropellado. Los fuertes del director siguen vivos, especialmente su capacidad para estimular y retar al espectador. Desde la inteligencia, profesionalidad, y obsesión de sus protagonistas pasado por sus sorprendentes decisiones de casting y el apartado musical. Donde estaba Hans Zimmer ahora Ludwig Göransson y sus partituras son iguales de poderosas (buscad el tema Destroyer of worlds).

Aunque a ratos resulte parecido a cumplir con el deber, como comer verduras… Oppenheimer resulta una de las mejores películas del año (la mejor no, no hay suficiente emoción) y cuenta con un gran desenlace.

 

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
“Oppenheimer”, gran película con algunos excesos