• viernes, 23 de febrero de 2024
  • Actualizado 08:30

Blog / La Claqueta

"The Killer", la venganza de un sicario

Por Santi Irurtia

"Seguimos al protagonista realizando su trabajo, desde matando gente hasta los detalles más nimios. No hay historia romántica ni aspectos que hagan al protagonista simpático".

Michael Fassbender en el papel de asesino The Killer. NETFLIX
Michael Fassbender en el papel de asesino The Killer. NETFLIX

David Fincher es uno de los directores más alabados y seguidos del planeta. Se encuentra en ese top 5 de directores que actualmente tienen cheque en blanco para sus producciones. Se trataría de Scorsese, Nolan, Paul Thomas Anderson, Spielberg… Nadie tiene absoluta libertad para hacer lo que quiera pero sí capacidad para producir películas de 100 millones o más sin tener que tratarse de una secuela, una película de superhéroes o basada en una marca conocida.

El realizador conocido por ser especialmente meticuloso y exigente, ha construido una carrera con títulos que todavía nos atormentan o nos ayudan a entender mejor nuestro mundo como “El club de la lucha”, “La red social” o “Zodiac”. En el mundo televisivo su impacto ha sido parecido. Inició la estrategia de contenido original de Netflix con “House of cards” y la continuó con “Mindhunter”, “Love, death and robots”, el documental “¿No es lo suficientemente negro?” o la serie documental “Voir: Una mirada al séptimo arte”.

Sinopsis

Después de un fatídico error, un asesino se enfrenta a sus jefes y a sí mismo en una persecución internacional que, según él, no es personal. Adaptada por el guionista de “Seven”, se basa en un cómic francés del mismo nombre.

Por eso, la expectación es máxima ante el estreno mundial de su nueva película “The Killer” que el 10 de noviembre estará disponible en Netflix. En algunos lugares de España ha estado disponible en cines y hemos podido verla. Curiosamente lo mejor del filme es algo complicado de disfrutar en casa y es el sonido. Durante una brutal pelea en un pasillo a oscuras podemos sentir cómo el contrincante es mucho más pesado que el protagonista por lo mucho que resuena la tarima en comparación. Ese es el nivel. ¿Otro detalle? El sicario protagonizado por Michael Fassbender no parpadea en toda la película.

La cinta tiene una estructura tipo “Kill Bill” en la que seguimos al protagonista y solo a él, completar una lista. Fincher no sigue modas, no nos da las explosiones de películas del estilo “John Wick” o 007. Tampoco en duración ya que este largometraje dura menos de dos horas.

Eso sí, no hay concesiones de ningún tipo. Seguimos al protagonista realizando su trabajo, desde matando gente hasta los detalles más nimios. No hay historia romántica ni aspectos que hagan al protagonista simpático. El nihilismo y frialdad son marca de la casa del director y aquí hay un comentario social sobre cómo los últimos avances tecnológicos reducen la necesidad de contacto humano y ofrecen facilidades a todos. Buenos y malos.

Si en “El club de la lucha” se empoderaba (de alguna manera) al espectador enseñándole lo fácil que era fabricar nitroglicerina, aquí pasa lo mismo con diferentes productos. La frialdad del film y su foco en su único protagonista dan poco espacio a la emoción. Esto hace que no se encuentre en lo alto de su filmografía pero sí aporta una faceta del realizador con un producto más sencillo (lo es en guion y en forma, al menos, lo parece), de poca duración y muy accesible. Todo lo contrario a su anterior película, también con Netflix, llamada “Mank”.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
"The Killer", la venganza de un sicario