• martes, 23 de julio de 2024
  • Actualizado 19:45

Opinión / Opinión

90 minutos de desastre y 5 de emociones

Por Jesús Corera

"El señor entrenador debe reflexionar seriamente si ha agotado sus ideas y si su misión en Osasuna ha finalizado, con sobresaliente, pero finalizado".

Mallorca 3-2- Osasuna
Mallorca 3-2- Osasuna

Demasiados partidos seguidos para asimilarlos y si, además, pensamos en la cercana supercopa en Arabia, ni te cuento el totum revolutum que nos hacemos los aficionados; lo único claro que tenemos es: 18 partidos, 19 puntos, ¿serán suficientes para seguir en Primera?

Hoy en Mallorca queríamos dar respuesta a la pregunta, contando con la dificultad del equipo de Aguirre, que nos conoce muy bien y sabe dónde pinchar y, claro, así nos ha ido por las islas, 3-2 y para casa con el recado; se lo ha dejado claro Aguirre a Jagoba antes de comenzar el encuentro: los rojos son los míos, no te confundas.

Las consignas estaban claras, según el Míster, rival incómodo, jugar rápido, fuertes desde el calentamiento, más velocidad en la circulación del balón, etc., pero la verdad es que el gol de Raúl en el partido anterior ha despistado al conjunto rojillo (hoy de azul), al vestuario y al propio entrenador. Noventa minutos de desastre y 5 de emociones, este ha sido el pobre resumen de un encuentro que, para esto, mejor quedarse en casa.

Comenzar ganando, ¿para qué? Para no saber marcar en los balones parados y dejar que nos rematen todas las jugadas; para no dar una a derechas en los pases ni en las recepciones, para dejar que se lleven todos los balones en las disputas, y si por casualidad cogemos un balón, patada a seguir y a ver qué pasa.

Menos mal que contamos con Sergio, porque, si no, no cabrían los goles en el avión de vuelta.

La temporada pasada dicen que defendíamos muy bien, pero esta se nos ha debido olvidar, ya que los que están, parecen no estar, y el resto ¿no cuentan?

En muchas fases del encuentro daba la sensación que, tanto al equipo como al banquillo, se le habían acabado las ideas y nadie sabía qué hacer. Los cambios dieron un poco más de emoción al encuentro con el gol de Raúl, de nuevo, pero eso, solo emoción.

Todos deben hacer una reflexión profunda, los jugadores que se miren hacia dentro y vean si su rendimiento es el esperado o no; porque tengo muchas dudas de si Budimir es el delantero temible para los contrarios, si el estado físico del equipo es acorde con la exigencia de la competición; si la defensa es de primera o de regional, incluido el capitán; si nuestros centrocampistas son generadores de juego y ocasiones o simples paseantes por el césped; menos mal que la portería está bien guardada, ¿por cuánto tiempo?.

Todo el partido, a pesar de adelantarnos en el marcador, ha sido un lamento de futbol y del malo. El señor entrenador debe reflexionar seriamente si ha agotado sus ideas y si su misión en Osasuna ha finalizado, con sobresaliente, pero finalizado.

Nos faltan 21 puntos para los ansiados 40, ¿a quién se los quitamos?


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
90 minutos de desastre y 5 de emociones