• lunes, 20 de mayo de 2024
  • Actualizado 11:41

Opinión / Opinión

Osasuna: un error de gestión deportiva respecto al entrenador

Por Jesús Corera

"Se percibe claramente que al equipo le faltan ideas para solucionar los diversos problemas que el contrario le va creando a lo largo del partido".

Jose Arnaiz ante Diego López y André Almeida durante el partido de Osasuna contra el Valencia. IÑIGO ALZUGARAY
Jose Arnaiz ante Diego López y André Almeida durante el partido de Osasuna contra el Valencia. IÑIGO ALZUGARAY

Otro lunes futbolero, fresco, pero con ganas de jugar y ganar; el Valencia 5 puntos por encima en la clasificación estaba al alcance de los rojos si comenzaban por ganarle hoy, pero no ha sido así, 0-1 y a otra cosa.

El ambiente osasunista siempre da para mucho, sigue en vilo el fichaje de un entrenador para la próxima temporada; un directivo, uno más, que dimite porque no le dan trabajo y para colmo, juega en el equipo contrario el hijo de nuestro director deportivo; demasiados ingredientes para estar tranquilos.

Osasuna con una alineación sin sorpresas con Muñoz de pivote, comienza el partido con descaro, pero sin eficacia y en 15 minutos se ve con una ocasión del Valencia por mal entendimiento portero/defensa que salva Herrando y un gol en contra por una desastrosa posición defensiva en la ocupación del terreno de juego.

Aquí se podía acabar la historia porque los rojillos fueron incapaces de salvar el obstáculo valenciano que solamente se posicionaba bien en el campo. Se ve incapaz Osasuna de traspasar una línea defensiva blanca que muy hábilmente se situaba tanto atrás como la adelantaba hasta el centro del campo.

Hemos echado de menos desde el inicio la presencia de Aimar Oroz, el excesivo individualismo de Arnaiz y casi ninguna jugada que mereciera la pena resaltar. Muy marcado Budimir, incluso sin el balón, lo que le hacía muy difícil recibir un pase en condiciones. Solo un poste de rebote podía habernos metido en el partido.

La segunda parte la podíamos calificar de “dominio sin eficacia”, el Valencia ni se arrimó a la portería de Sergio Herrera, pero no le hacía falta, Osasuna no daba ningún miedo. Los cambios aportan algo más de variedad ofensiva, pero sin tiros a gol que asusten al contrario; además, como todos los ataques tienen que pasar por Areso, no siempre van a terminar en gol sus centros.

Capítulo aparte merece la acción del penalti¿Quién lo tira? Nadie lo duda: Budimir. ¿Se dan cuenta ustedes la carga emocional que tiene el momento? Claro, tiene que sumar goles y el resto de la temporada él los ha tirado; pues no se extrañen del resultado final, casi ridículo.

Mientras el mejor atacante de Osasuna sea Areso y se fallen tantos pases, controles y centros de los laterales, no haremos más que lo que hemos hecho esta temporada, que ya es bastante.

No dudo de la profesionalidad de todos, jugadores y entrenador, pero la situación en sí misma es complicada hasta el final de liga, y seguro que no beneficia al quipo; no me cabe la menor duda que es un error de gestión deportiva respecto al entrenador; se percibe claramente que al equipo le faltan ideas para solucionar los diversos problemas que el contrario le va creando a lo largo del partido.

Por cierto, al señor árbitro le ha sobrado la carrera de 100 metros lisos que se ha dado para sacar la tarjeta amarilla al portero valenciano.

Si no vamos a la Conference, no pasa nada.

Aupa Osasuna.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Osasuna: un error de gestión deportiva respecto al entrenador