• viernes, 19 de julio de 2024
  • Actualizado 00:00

Opinión / Tribuna

¿Hay ausencia de líderes en la política de Navarra?

Por José Luis Díez Díaz

Los líderes no son semidioses, decía Arthur M. Schewlesinger, historiador estadounidense, pero en política es como si lo fueran. El liderazgo resulta necesario para ayudar al pueblo a llegar hasta donde nunca ha estado o donde cree imposible llegar. Las instituciones pierden la orientación y se mueven a bandazos en ausencia de liderazgo. (Henry Kissinger)

Foto de familia del pleno del Parlamento de Navarra junto a los miembros del Gobierno tras la última sesión de la legislatura 2019-2023. GOBIERNO DE NAVARRA
Foto de familia del pleno del Parlamento de Navarra junto a los miembros del Gobierno tras la última sesión de la legislatura 2019-2023. GOBIERNO DE NAVARRA

El líder suma esfuerzos, une voluntades, y es capaz de dejar al lado sus problemas personales para escuchar los problemas de los demás. Es un triunfador que no debe olvidar sus orígenes y ser capaz de separar el sentimiento del intelecto. El buen líder debe hacer menos y ser más.

“La dictadura partidista” es el título del artículo que un medio regional me publicó en Noviembre de 2008, y donde resaltaba el olvido del art. 6 de la Constitución, que dice :” que los partidos políticos expresan el pluralismo político, concurren a la formación y manifestación de la voluntad popular y son instrumento fundamental para la participación política.”

El espíritu del legislador es claro, pero la realidad es otra. En los partidos el presidente o secretario general, con su consejo áulico “ad hoc”, cocina la composición de sus órganos internos, comités/consejos, con los adictos/as, y elabora las listas electorales como” un jefe de personal” obviando la aceptación de las mismas por sus fieles votantes.

En ese “poder inapelable”, es dónde basan, los falsos líderes o jefes de los partidos, la adopción de pactos y acuerdos en temas de vital importancia, contando sólo con el acatamiento de sus adláteres, a pesar de que alguno pueda ser más capaz que él o no comparta la decisión, pero todos se callan. Prima el número en la próxima lista, con opción segura de salir, antes que contrariarlo. Al jefe se le teme, al líder se le respeta.

Los afiliados y seguidores votantes, quedan al margen, seguirán quizás votando igual, se aferran a la tradición, a pesar de que piensen que los suyos no lo han hecho bien. Si el líder con su staff adopta una decisión urgente o inaplazable, se le debe exigir una inmediata explicación y justificación, veraz y transparente, al menos para sus afiliados

No obstante al ver los continuos goteos y trasvases de electos, así como tajantes e inmediatas decisiones, les invade la duda a los votantes, y estos preguntan e intentan enterarse de lo que ocurre. Decía el filósofo y ensayista francés Paul Valery: “La política es el arte de impedir que la gente se mezcle en lo que le atañe “

Se puede engañar a toda la gente por algún tiempo, incluso engañar a algunas personas todo el tiempo, pero no puedes engañar a todas personas todo el tiempo.(Abraham Linconl).

Esta ausencia de genuinos líderes políticos que conciten las cualidades y disposición enunciadas, se aprecian más en el ámbito regional o local de nuestra Comunidad Foral, donde se conoce mucho más a los hombres y mujeres que conforman las listas electorales.

También en este ámbito foral quedan desdibujados posibles liderazgos “franquicias” cuando quien lo “pretende ejercer” es simplemente una marioneta o guiñol manejada hábilmente en pro de los espurios intereses del Maese Villarejo nacional, de turno.( Compañía de marionetas que hizo las delicias a muchas generaciones).

La democracia exige líderes participativos, que soliciten la opinión sincera, no sumisa, de sus órganos decisorios, (no votaciones del 99,9%), evitando el cortoplacismo que conduce a tensas y acrobáticas travesías legislativas a costa del inerme votante, al que le crea a la larga desconfianza, desilusión y por ende la abstención.

Los partidos no pueden ser el INEM. Los políticos históricamente, sobre todo locales, han sido por vocación o ego/poder, pero en las últimas épocas esto ha variado, y ahora es prioritaria, en muchos, la subsistencia No se debe profesionalizar este arte que es la política, aunque los políticos tienen que tener una retribución acorde con su capacidad, preparación responsabilidad y dedicación permanente, mientras temporalmente están en el cargo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
¿Hay ausencia de líderes en la política de Navarra?