• lunes, 20 de mayo de 2024
  • Actualizado 11:47

Blog / La cometa de Miel

La leyenda del libro y la rosa el 23 de abril

Por Pablo Sabalza

“Hay más tesoros en los libros que en todo el botín de la Isla del Tesoro.” 

El 23 de abril de 1616 quiso el destino que muriesen Miguel de Cervantes Saavedra, autor del Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, y William Shakespeare, creador de obras como Hamlet o Romeo y Julieta, entre muchas otras.

Nuestro ilustre escritor falleció en Madrid, mientras que  el poeta inglés lo hizo en Statford-upon-Avon. 

La fecha de la muerte del primero conllevó a que se escogiese este día para celebrar el Día del Libro…o, no.

Si les parece vamos por partes. ¿De dónde nace entregar una rosa en en este día?

Hay que tener en cuenta que esta jornada es muy similar al día de los enamorados donde, tradicionalmente, desde el año 1456 las mujeres que recibían una rosa por parte de su pareja regalaban un libro a los varones en contrapartida.

Aunque debemos apuntar que la tradición de la rosa también se ha visto vinculada con la feria de las rosas realizada en el siglo XV en la capital de Barcelona. 

Hasta el año 1840 esta feria la frecuentaban parejas de novios o recién casados. El hombre obsequiaba a su enamorada con un ramo de rosas rojas. Según he podido advertir, con la Mancomunidad (institución española que agrupó a las cuatro diputaciones catalanas en un único ente regional), en 1914, la tradición se extendió al resto de la población, con enamoramiento o sin él.

San Jordi también tiene su protagonismo como todos ustedes saben…

El relato cuenta que a una villa de Tarragona acudía un dragón que se alimentaba de humanos al terminar el sustento del ganado para calmar su furia. Los habitantes realizaban un sorteo para seleccionar quién debía sacrificarse y, mira por donde, un día le tocó a la princesa (del cuento).

En el camino de la joven hacia su fin se interpuso un caballero vestido de blanco sobre un caballo del mismo color que atravesó al dragón con su espada lo que provocó que brotase tras el derrame de la sangre de la bestia un rosal de rosas. 

El caballero (Sant Jordi) cortó una de las flores para entregársela a la doncella rescatada.

¿Y el libro

No fue hasta 1926 cuando se celebró la primera fiesta del libro

Fue impulsada por un escritor valenciano y editor llamado Vicent Clavel Andrés. Hizo la propuesta a la Cámara Oficial del Libro de Barcelona en 1923 y aprobada por el rey Alfonso XIII de España en 1926.

Enamorado por la literatura de Cervantes escogió la fecha de su nacimiento para la celebración: el 7 de octubre.

Pero ese día no acababa de convencer al sector, ya que se encontraba en plena campaña del libro escolar. Además, en esas fechas ya el frío está presente y las temperaturas no son las más adecuadas para hojear libros. Por tanto, se decidió cambiar la fecha. Y así fue como se pasó del nacimiento a la muerte de Cervantes, o, mejor dicho, al día del entierro. 

De nuevo, Alfonso XIII, pero en 1930, estableció que el Día del Libro se celebrase el 23 de abril, lo que ya se aplicó al año siguiente, en 1931.

Y allí fue cuando los libros y las rosas se encontraron por primera vez.

Un amor inmediato que todavía hoy perdura y que les invito, queridos amigos de NAVARRA.COM, a que lo disfruten con sus familiares, amigos, allegados y/o, como manda la tradición, con sus enamorados.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La leyenda del libro y la rosa el 23 de abril