• domingo, 21 de julio de 2024
  • Actualizado 20:36

Blog / La Claqueta

Jurassic World Dominion: oportunidad perdida para jugar con el género de una marca única

Por Santi Irurtia

Se trata del cierre de la trilogía que comenzó en 2015 que a su vez continuaba la trilogía original de 1993.

Bryce Dallas Howard en Jurassic World Dominion copia
Bryce Dallas Howard en Jurassic World Dominion copia

Por algún motivo, de pequeño nunca me conecté con la saga de “Jurassic Park”, puede que me cruzase con ellas en la televisión pero nunca llegué a conectar. Solo años después, consciente del legado de la película, quise verla y comprobar cómo de buena podía ser con una premisa tan fantástica.

Me resultó increíble bajo la idea de: vamos a devolver dinosaurios a la vida y exponerlo en un parque que termina por ser un desastre… Parece la trama de una cinta de poco presupuesto. Sin embargo, los personajes, los efectos especiales mezclados con marionetas reales, un debate serio sobre la ciencia y cómo la vida “siempre encentra un camino”, la música de John Williams y los actores que están geniales dieron como resultado un clásico de aventuras. Todo esto en solo 2 horas justas. Por supuesto, bajo la batuta de Steven Spielberg que estrenó en el mismo año “La lista de Schindler” y “Parque Jurásico”.

Vuelta a 2015, en pleno apogeo de revisitar franquicias en forma de trilogía, Universal sacó de su librería una de sus franquicias más valoradas. Spielberg eligió a un director con solo una película en su cv, Colin Trevorrow. Colin dirigió la primera, la segunda, y más interesante, la dirigió nuestro director J. A. Bayona. Las dos primeras fueron éxitos sin precedentes. La primera, entretenida y predecible película con un Chris Pratt de un carisma espectacular. La segunda funcionó casi tan bien pero la ingenuidad del guion provocó cierta decepción. Esto no ocurrió con la dirección, las fans llegaron a pedir que fuera Bayona quien cerrase la trilogía.

Finalmente fue Trevorrow el que ha cerrado la trilogía y ¿con qué nos encontramos? Con que Trevorrow y sus guionistas se han cerrado su propio cerco. ¿Por qué? Porque han escrito un guion que solo puede funcionar medianamente bien con un metraje de tres horas. Tenemos 2 horas y media en la que uno mira el reloj y cambia de postura demasiadas veces. No es que quiera ver la versión más larga, pero se nota que la mejor versión del film funciona con algo más de tiempo. De hecho, ya se ha anunciado una versión extendida. 

A lo largo de toda la película parece haber una inseguridad latente que cree que cuantas más escenas de acción mayor será la satisfacción del público. La realidad es que suceden con una rapidez que resultan insulsas y te dejan indiferente. Creo que podrían quedarse con solo 1/3  de ellas que si estuvieran hechas con más coherencia, dejándolas respirar más, funcionaría mejor. Otra muestra terrible de esa inseguridad es la primera escena se traiciona el lenguaje cinematográfico por completo por uno periodístico para exponer a la audiencia los dos detalles que ocurrieron en las anteriores entregas.

El film está protagonizado por Chris Pratt, Bryce Dallas Howard, Isabella Sermon junto a los protas de las originales Sam Neill, Jeff Goldblum y Laura Dern. Me pregunto qué hubiera pasado si Bryce Dallas Howard, que es una actriz muy correcta pero que en la serie de “The Mandalorian” (1x04 y 2x03) ha demostrado ser una aún mejor directora (sin duda mejor que Trevorrow), hubiera dirigido una de las entregas. Hubiera sido muy interesante. 

Todo es obvio y facilón, el empresario magnate malísimo, el contrabandista con pintas de vagabundo y luego la ingenuidad de los protagonistas que siempre les sale gratuita. 

Pensaba al salir del cine en la oportunidad perdida porque en términos narrativos los dinosaurios (o las dinámicas animales en general) te ofrecen muchas posibilidades (solo hay que ver el “King Kong” de Peter Jackson (2005) o lo que se hizo con los simios en “El amanecer del planeta de los simios” (2014)) y en esta trilogía hay algunas ideas interesantes: el T-Rex invisible, Chris Pratt como domador de velociraptors, el juego de terror con la casa encantada o las langostas de la última.

De hecho, creo que las langostas podrían haber creado su secuencia inicial increíble, pero nada. Oportunidad perdida pero no poco rentable: “Jurassic World” (2015) 1,6 mil millones, “Jurassic World: El reino caído” (2018) 1,3 mil millones y “Jurassic World: Dominion” de momento 500 millones. Los dinosaurios volverán (igual que Star Wars) pero ojalá aprendan que ben cine, a la larga, es más rentable.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Jurassic World Dominion: oportunidad perdida para jugar con el género de una marca única