• lunes, 15 de julio de 2024
  • Actualizado 10:32

Opinión / A mí no me líe

Antes desaparecerá Volkswagen que el nacionalismo

Por Javier Ancín

En Navarra desaparecerá por completo Volkswagen y aún se preguntarán los currelas creyentes de estos gobiernos de izquierda barra nacionalistas, que no han movido un dedo para revertir la situación de decadencia, qué es lo que ha pasado. A ver cómo rompes tú ese círculo vicioso, fachita.

Como ateo que soy, me fascinan las creencias y sé que una de las cosas más curiosas que se pueden observar es cómo surgen las sectas.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el ejército americano tiraba ayuda por el aire a diferentes tribus aisladas de Oceanía. Estos vuelos cíclicos, cuando terminaron los mamporros, desaparecieron y con ellos todos esos alimentos que recibían, sin saber ni cómo ni por qué, aquella gente enquistada en otro mundo, en otra época.

Mientras caían nadie se preguntaba nada. Se comían y listo, pero cuando dejaron de llegar empezaron en esas sociedades las dudas, los miedos. ¿Qué hemos hecho mal para que los dioses nos dejen de ayudar? ¿Cómo podemos hacer para que los dioses vuelvan de nuevo y nos sigan dando de comer a la boca, sin esfuerzo? Y dieron comienzo los rituales religiosos, construyeron representaciones de aviones que adoraron, con la esperanza de volver a tener el favor divino.

A todas estas prácticas se les conoce como cultos cargo. Y aunque parezca una ida de olla, las tenemos ahora también aquí, entre nosotros, en Navarra y en España.

Los creyentes nacionalistas barra socialistas barra comunistas no tienen ningún motivo objetivo para seguir votando a esos partidos que les han arruinado pero, curiosamente, lo siguen haciendo. La justificación es tan demencial como concreta, el socialismo barra comunismo barra nacionalismo me colmará de bienes caídos del cielo, veréis, como nos colmaban en un tiempo mitológico destruido por malvados fachas. Me lo han prometido.

Y de esa promesa no salen. No hay nada peor que una ilusión completamente alejada de lo racional. Es destructiva porque tu cabeza deja de operar en el mundo real para pasar a hacerlo fuera de él, donde habitan los monstruos que cada uno llevamos dentro.

La derecha, contra ese pensamiento mágico, tiene poco que hacer porque su propuesta es, miren, muchachos, el maná no cae del cielo y si cae es porque alguien lo lleva hasta ahí con mucho esfuerzo para lanzarlo. La única fórmula para progresar es currar duro, apretar los dientes y tirar para adelante, como las tropas que desembarcaron en Normandía, que cruzaron la playa a puro huevo, con mucho sufrimiento y muertos, para despejar la costa de ametralladoras alemanas. La vida es así de prosaica, lo demás, cuentos chinos para niños del Japón.

En vez de que nos guíe lo racional, la mayoría ha fiado todo a la superchería. Se les levantan a esos partidos que prometen el paraíso, tribal barra material, altares con el voto con la creencia de que les colmarán de bienes, como a esas tribus de Oceanía, sin tener que hacer nada más que mirar al cielo, esperando la llegada de la paguita del paisito nuevo, de la mano del político de turno que mientras tanto va progresando: tiene hijos, accede a coches, se compra chalets con piscina.

Pero para ti no llega... y en vez de desistir, asumir tu error, le sigues votando con más fuerza: no es culpa de ellos, es culpa mía, no debo flaquear, por eso hay que votar con más fuerza... lo que no me funciona.

En Navarra desaparecerá por completo Volkswagen y aún se preguntarán los currelas creyentes de estos gobiernos de izquierda barra nacionalistas, que no han movido un dedo para revertir la situación de decadencia, qué es lo que ha pasado. A ver cómo rompes tú ese círculo vicioso, fachita. Y eso es todo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Antes desaparecerá Volkswagen que el nacionalismo