• miércoles, 24 de julio de 2024
  • Actualizado 00:00

Opinión / A mí no me líe

Pintxazo del Aburre eguna

Por Javier Ancín

A Asiron lo percibo especialmente desganado, fofo, desplazándose por la existencia tumbado, como los de la peli WALL·E

Los candidatos en las próximas elecciones al Ayuntamiento de Pamplona y al Gobierno de Navarra, Joseba Asirón (2i), Laura Aznal (c), respectivamente y el secretario general de EH Bildu, Arnaldo Otegi (2d), en el inicio de la manifestación donde miles de personas han participado este domingo desde la plaza Europa de Pamplona en el Aberri Eguna (día de la patria vasca) para reivindicar "democracia y soberanía". Representantes del Sinn Féin irlandés, de los partidos catalanes ERC y CUP y de la formación galega BNG acompañan a EH Bildu en el Aberri Eguna. EFE/ Jesús Diges
Los candidatos en las próximas elecciones al Ayuntamiento de Pamplona y al Gobierno de Navarra, Joseba Asirón (2i), Laura Aznal (c) y el secretario general de EH Bildu, Arnaldo Otegi (2d) en el Aberri Eguna. EFE/ Jesús Diges

Me ha pillado este año el Aburre eguna, día de la turra vasca, en Benidorm, con mi cuadrilla de guipuchis y no ha querido acompañarme ni uno a los bajos del edificio España, a tomar el aperitivo en el batzoki que ahí tiene el PNV.

Cómo tiene que estar de saturado el personal nacionalata, que ni para sacarnos un selfi conmemorativo y fardar en el pueblo, con lo aberchándales que son algunos o eso dicen... decían, han querido acercarse. Antes, aunque sólo fuera por el que dirán, no habría dejado de acompañarme ninguno.

Al final nos hemos ido a comer a Altea una paella, que es igual de vasco, ha dicho uno. Tan vasco como veranear en Cádiz, ha insistido otro. O vivir en Madrid, ha sentenciado el último, el más batasuno, que está loquito por Ayuso. Placer culpable lo llama, como para justificarse, y nos da la brasa con Isabel por aquí, Isabel por allá de unas formas que solo los enamorados pueden hacerle la competencia. Ah, mi Españita... qué renglones más torcidos y qué caminos tan retorcidos eliges para ser, estar, existir; con lo bien que viviríamos sin tanta monserga.

Empiezo a sospechar que todos los aberchándales que me rodean lo han dejado de ser, pero no quieren reconocerlo. Y lo que es peor para ellos, creo que es algo generalizado. No lo saben, que el interesado en estos casos es el último en enterarse pero el nacionalismo vasco está muerto. Ahora solo falta que se empiecen a dar cuenta ellos y entreguen también las armas ideológicas, las fanáticas, las que van adosadas como una bomba lapa a cada uno de ellos.

Al aberchandalato le ha entrado el viejo, ese que dice Clint Eastwood que no hay que dejar que se acomode en casa, que hay que sacarlo a patadas si quieres mantener joven tu espíritu. Leo que Otegi, 64 años, sin relevo, sin futuro, aterrizó en Pamplona, un paracaidista en Irroña, y empezó a desbarrar con su mejunje habitual de racistadas teñidas de totalitarismo izquierdista

Una papilla que cada vez está más líquida, más amorfa, y que ni sus más fanatizados tragaldabas, esos boronos de primera fila de manifa, ya no saben cómo seguir tragando, si con cuchara o tenedor, mirándose extrañados si alguno de los abueletes que dirigen el cotarro saben realmente lo que se hacen con el pueblo elegido. 

Si os habéis fijado, en los últimos tiempos, leyendo sus lemas, ya no saben ni por qué ni contra quién se manifiestan, que son ellos mismos los que gobiernan en Navarra, Euskadi y España. Todo se les ha vuelto de un etéreo que no consiguen conectar con la generación nueva, que se les escapa en la soledad de su habitación, a ver a los youtubers españoles.

Es gracioso, por patético, ver al aberchandalato atascado en los 80 del siglo pasado, su paraíso mental juvenil, donde creen que fueron felices, su arcadia soñada pero ya en ruinas. Aquellos añorados 80, donde eran capaces de asesinar a cien personas, una cada tres días, que se dice pronto, en el altar de la patria vasca chorreante de sangre inocente; y ahora a lo máximo que aspiran esos mismos, ya viejos, es a que la exploración de la próstata no sea muy cruenta, conteniendo la respiración, por Euskkkalerria. 

Es todo tan grotesco. Veo a Asiron, que los sesentas tampoco los cumple ya, camino de 61, detrás del etarrilla Otegi, sin hablar, que no le han dejado, mientras este reclama que nadie de fuera de Navarra pueda venir a hacerlo en nombre de los de aquí, como acaba de hacer él en Irroña. A Asiron lo percibo especialmente desganado, fofo, desplazándose por la existencia tumbado, como los de la peli WALL·E. Y eso que va a llegar de nuevo a alcalde por pura inercia, empujado por un PSOE a la desesperada que necesita que no se le caiga a Santxez el tinglado de socios que tiene. 

Qué sería de este mundo aberchándal si no estuviera asistido por los socialistas, que le hacen la respiración boca a boca a diario, para que no muera, que con alguien tienen que pactar para seguir en la Moncloa. Hace años que nos habríamos librado de esa pesadilla criminal si lo hubiera querido el PSOE, que no lo ha querido nunca. Y eso es todo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Pintxazo del Aburre eguna