• domingo, 21 de julio de 2024
  • Actualizado 09:44

Opinión / A mí no me líe

Hay que prohibir el Privilegio de la Unión

Por Javier Ancín

Estábamos aquí tan tranquilos en el medievo, matándonos a hostias de burgo a burgo, una tradición que llevaba instaurada siglos, y nos la prohibieron de la noche a la mañana. Arrasar cíclicamente la Navarrería a los de San Cernin se nos daba muy bien y nos dejaron sin ese deporte.

Nada que celebrar. Tal día como hoy de hace 600 nos jodieron la vida a los de Pamplona. No hay por donde coger ese documento que llaman Privilegio de la Unión. Hay que revisar estas leyes obsoletas que ninguno hemos votado. Hablemos claro: basta ya de tratados impuestos que ninguno de los habitantes de Pamplona hemos refrendado en las urnas. Se acabó.

Exploremos nuevas vías de convivencia, que dijo la enfermera antes de iniciar la kolonoskopia y, valga la redundancia, Sanchez cuando nos hizo saber que solo iba a pactar con golpistas y etarras. Pongamos las urnas de nuevo y revirtamos esta anomalía histórica que es que Pamplona esté unida, porque es completamente absurda, falsa, irreal, anacrónica.

Estábamos aquí tan tranquilos en el medievo, matándonos a hostias de burgo a burgo, una tradición que llevaba instaurada siglos, y nos la prohibieron de la noche a la mañana. Arrasar cíclicamente la Navarrería a los de San Cernin se nos daba muy bien y nos dejaron sin ese deporte. Maldito Carlos III, que se vuelva a Francia, que es de donde vino, y se deje de ocurrencias y de paces, como una aspirante a Miss simpatía medieval.

Además, está redactado únicamente en romance, un vulgar idioma que se hablaba en Navarra, Aragón y la Rioja, prohibiendo expresamente Franco en 1.423 -mandó un motorista desde el Pardo, seguro- que fuera utilizado el euskera en ese documento fundacional de la Pamplona moderna. 500 años antes de que naciera Mussolini, el fascismo ya lo inventamos en Irroña. Indignante.

Estoy convencido de que la ocurrencia de Carlos III, unir los tres burgos, fue un error de un gabacho y su mujer castellana, venidos a este bebedero de patos que es, que ya era, Pamplona, sin entender nuestra idiosincrasia: no tragarnos los unos a los otros, tradición que llega hasta a la actualidad.

Me imagino la escena. Desembarca el muchacho en esta gloriosa ciudad, brazos en jarras, la túnica de los domingos, la corona sobre la cabeza que ya no quieren los aberchándales (menudo viejo reino de los cojones sin reyes ni coronas, qué falta de respeto a la historia de Navarra) y habría gritado: En nombgggge del Guey de Navagggga, que soy yo, ¿quegueis haceggggg el favoggg de pagagggg de peleagggg?

Porque a un gabacho la erre le ha costado pronunciar horrores siempre, hay que ser rigurosos con todos los detalles, tanto entonces como hoy. Y el personal de aquí, se preguntaría quien ese ese tipo que hablaba así de gago y reanudarían inmediatamente sus garrotazos. Los Monty Python nos copiaron la escena, seguro, para su vida de Brian. Perdón, Bggggian.

La cosa no debió de ir muy bien y Doña Leonor de Castilla y Carlos III el Noble se retiraron finalmente al palacio de Olite, dándonos por imposibles a los habitantes de esta ciudad de los mil demonios.

Lo que tiene delito es que para una vez que viene un rey legítimo navarro, en este caso Felipe VI, a Pamplona, haya gente que no lo reciba en el reino.

Mendrugos, la primera vez que la casa de Borbón accedió a un trono como dinastía reinante fue al del reino de Navarra, copón, que no es que no conozcáis la historia, es que tampoco tenéis ni puta idea de la que decís que se basan vuestras reivindicaciones. Felipe VI es un rey navarro que reina además en España, tolais, que somos los amos del cotarro y no os dais ni cuenta, malditos llorones.

Ojalá a más de uno le dé esta tarde la vuelta la cara de un vergazo Caravinagre y sus colegas, a ver si se le pasa ya de un sopapo la incultura filosófica y la perra antimonárquica en un reino eterno como el de Navarra. Un reino sin reyes, en fin, hace falta ser gilipollas. Y eso es todo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Hay que prohibir el Privilegio de la Unión