• jueves, 18 de julio de 2024
  • Actualizado 16:32

Opinión / A mí no me líe

UPN debería dimitir a Esparza

Por Javier Ancín

Javier Esparza sigue empeñado en el quesito y el PSN hace mucho que se lo comió con el partido de la Eta, untándolo en rebanadas de pan aberchándal, delante del presidente de UPN, lanzándole los envoltorios del Batzoki que ríe, para que lama algo de migaja política actual.

Acto de cierre de campaña de UPN con la participación del candidato al Congreso en las elecciones generales del 23-J, Alberto Catalán, y del presidente del partido, José Javier Esparza. IÑIGO ALZUGARAY

A mí Esparza me da penilla. Confieso. Me cae bien y para otro contexto menos cafre, yo qué sé, la diputación de Palencia o el ayuntamiento de Zamora, valdría de sobra. El problema que tiene es que a la política navarra, que es una bañera de pirañas, no acaba de cogerle el aire.

Le ha vuelto a pasar. Ha ofrecido desinteresadamente todo su partido, que es el más votado de Navarra en las autonómicas, a Txibite para que no dependa del asesino intelectual con el que siempre negocia los dineros de su gobierno; y el PSN de nuevo le ha metido un jardazo en la cara -a él y a todos sus votantes, desde Lesaca a Cortés-, como aquel de Fignon a la cámara de TVE.

Da penilla porque está empeñado en que vive en los 90, cuando todo era diferente y se ponía hablar con los socialistas navarros.

Desde Zapatero, al PSN le sobra media Navarra como al PSOE le sobra media España. Abrieron una trinchera enorme cuando descubrieron que el centro derecha era prácticamente igual al centro izquierda y, para que no saltaran sus votantes al otro lado, se resucitó la guerra civil y se dejó de hablar con el más allá porque enfrente se decido que solo había fascistas. Los que fueran. A bulto. Qué más da. A veces son de UPN, otras veces de UPyD, ahora de Vox, durante mucho tiempo fueron de Ciudadanos y otras peperos pero siempre fascistas. Todos.

Esa es la clave del éxito del socialismo actual, haber impermeabilizado su frontera con la derecha, levantando el muro con México que no consiguió construir en su totalidad Trump.

Resumiendo. Esparza se pone otra vez delante del PSN en postura de esgrimista cuqui, vestido de Hello Kitty foral, le llega el cazurro de Coronalzorriz desde las líneas más pestilentes del Codex Calixtinus y le mete como siempre una hostia con el garrote de la sota de bastos, sin mediar palabra, que le pone a dar vueltas como una peonza por todo el paseo de Sarasate.

Esparza sigue empeñado en el quesito y el PSN hace mucho que se lo comió con el partido de la Eta, untándolo en rebanadas de pan ácimo aberchándal, delante del presidente de UPN, lanzándole los envoltorios del Batzoki que ríe, para que lama algo de migaja política actual.

Hace unos meses me crucé con Esparza en el sitio más extraño de todos los lugares más solitarios donde voy a correr. Como yo en realidad no corro sino que me ahogo, pensaba que la falta de oxígeno me estaba haciendo ver visiones y tentado estuve de pararme frente aquella figura con su mochila, mirando al móvil, para tocarla convencido de que se esfumaba.

Qué hace este aquí, en un lugar donde ni los coches pasan y mucho menos el taxi que parecía estar esperando. Tan desubicado como siempre, pensé, y seguí mi camino, sin saber si era real o un holograma como el de la princesa Leia que proyecta R2d2 al principio de La guerra de las galaxias: Ayúdame Obi Wan Kenobi, eres mi única esperanza.

Alguien en UPN debería darle una pensada al tema, de si para lo único que está el partido más votado de Navarra es para que Coronalzorriz y Txibite le escupan en la cara una y otra vez. ¿No sería mejor que corriera el escalafón y cambiar de mandamás, buscar a Obi Wan Kenobi, empezando por el desierto de las Bardenas de Tatooine, a ver si consigue hacer otra cosa diferente al ridículo de los últimos tiempos? Y eso es todo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
UPN debería dimitir a Esparza