• miércoles, 29 de mayo de 2024
  • Actualizado 00:00

Opinión / A mí no me líe

El PSOE descubre que el partido de la Eta es el partido de la Eta con el que pacta en Navarra

Por Javier Ancín

"En realidad no hay ningún escándalo porque solo es una muestra más del cinismo del PSOE, ese partido que es capaz de decirte una cosa y la contraria en el mismo presente, en la misma frase, a veces, incluso en la misma palabra"

El alcalde de Pamplona, Joseba Asirón y el líder de EH Bildu, Arnaldo Otegui. PABLO LASAOSA
El alcalde de Pamplona, Joseba Asirón y el líder de EH Bildu, Arnaldo Otegui. PABLO LASAOSA

Qué escándalo, que escándalo, he descubierto que el partido de la Eta es el partido de la Eta, grita el Psoe haciendo sonar el pito entre sus periodistas para que amplifiquen las dimensiones de la redada en el Café de Rick.

Ver trabajar al psoe y sus periodistas con sus webs, perfiles en redes sociales, teles pública y privadas, radios y prensa es un espectáculo. No encontraréis nada tan engrasado, la publicidad institucional hace milagros, en todo occidente. Parecen la escena de ballet de la película Top Secret, volando grácilmente por la realidad impulsándose de huevazos en huevazos.

Qué escándalo, qué escándalo, el partido de la Eta es el partido de la Eta, vuelve a clamar Psoe, mientras el jefe de sala de Bildu le entrega al capitán Renault Sánchez las ganancias obtenidas con sus pactos con el partido de la Eta y que, asegura, no piensa romper, porque un pacto es un pacto como una rosa es una rosa, que decía Mecano.

Si rompe sus pactos con el partido de la Eta se queda sin Moncloa. Es decir, el Ayuntamiento de Pamplona seguirá en manos del alikate Asirón y su lugarteniente Abaurrea, el violento condenado por maltratatar a mamporros a varias mujeres, que ya estaba en el ayuntamiento para negarse a condenar el asesinato de Tomas Caballero a manos, a tiro en la nuca, de Eta. A Tomas Caballero los aberchandales lo asesinaron por suplicar a entre otros Abaurrea que pidieran a sus compañeros de la Eta que no mataran más, recordemos. Abaurrea no lo pidió nunca, por eso Tomas Caballero esta muerto y él puede pactar hoy con el Psoe.

Seguiremos viendo a Adolfo Araiz triunfante, el siniestro personaje responsable de firmar como miembro de la mesa nacional de Batasuna la ponencia oldartzen, la de que hay que matar a todos los enemigos de Euskkkalerría, incluidos niñas y mujeres. A todos. Imagínate ahora que alguien hubiera firmado una diciendo que hay que violar a todas las mujeres para conseguir objetivos políticos… y que acabara siendo el socio más fiable del Psoe, compartiendo apoyos para mantener la Moncloa y diputación de Navarra para los socialistas y alcaldía de Irroña para el partido de la Eta.

Bildu envía a Araiz, como símbolo de orgullo que siente por su pasado asesino, a negociar desde hace años los presupuestos con el gobierno de Txibite, que le recibe amistosamente, cordialmente, amorosamente, y que siempre termina aprobándole después de las múltiples fotos y abrazos y besos en la boca, como el de Brezhnev y Erick Honecker, los dineros anuales.

Qué escándalo, qué escándalo, cuando UPN se ha ofrecido a apoyárselos para que no dependan las cuentas de la comunidad foral del partido de la Eta. Apoyo que Coronalzorriz ha despreciado riéndose concienzudamente de los navarristas, porque Coronalzorriz odia más a los de UPN que a los del partido de la Eta, a los que no odia nada... pero esto curiosamente no escandaliza a nadie en el socialismo navarro.

Qué escándalo, qué escándalo, que en realidad no hay ningún escándalo porque solo es una muestra más del cinismo del Psoe, ese partido que es capaz de decirte una cosa y la contraria en el mismo presente, en la misma frase, a veces, incluso en la misma palabra: no pactaremos con Bildu el gobierno de Euskadi, que ya hemos pactado en Navarra y Pamplona y Moncloa y que no pensamos romper, porque son el partido de la Eta.

Me he acordado de una escena que viví hace muchos años. Estaba en el callejón de la plaza de toros, después de correr el encierro, viendo las vaquillas, y un guiri no tiene mejor cosa que hacer que agarrarle del rabo a una de ellas. La somanta de palos que le cayó encima hizo juego con el coso en el que estábamos: monumental. El guiri solo era capaz mientras le llovía la ensaña de leches de gritar “I don’t know - I don’t know” para intentar que parara la granizada. En ese instante, un casta que tenía al lado, me mete un codazo para que le mire y me señala al pobre desgraciado. Negando contrariado con la cabeza, con esa voz de llevar trasnochadas todas las de los Sanfermines, me suelta: I don’t know - I don’t know, hostias, I don’t know. Pues con el Psoe igual. Y eso es todo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El PSOE descubre que el partido de la Eta es el partido de la Eta con el que pacta en Navarra