• miércoles, 24 de julio de 2024
  • Actualizado 14:56

Opinión / A mí no me líe

El PSOE odia el pasado, la memoria y la historia

Por Javier Ancín

"Hhasta dónde se ha debido de ir en su totalitarismo el PSOE de Sánchez para que les parezcan tibios Felipe González y Alfonso Guerra, los que idearon una maquinaria de poder con su ejército de colocados, con su forma despótica de ejercerlo parasitando todas y cada una de las instituciones que deberían de servir de contrapeso democrático a su voracidad tiránica".

María Chivite, Pedro Sánchez y Carlos Cerdán, durante un acto electoral en Pamplona EUROPA PRESS
María Chivite, Pedro Sánchez y Carlos Cerdán, durante un acto electoral en Pamplona EUROPA PRESS

El PSOE tiene una relación insana con el pasado. Insana desde el punto de vista científico, o todo lo científico que se puede aplicar a una disciplina humanística como es el estudio de la Historia, donde dos más dos personas no dan como resultado cuatro sino una multiplicación de relatos sorprendente. Hagan la prueba, cojan una noche inocente de juerga, una de esas míticas que recuerda todo la cuadrilla, de las que empiezan siempre con un ¿te acuerdas aquella noche...? en la playa o en Londres o en San Fermín e intenten reconstruirla. Salen más versiones que en los sistemas operativos de nuestros cacharros informáticos. Pero todas son honestas, se intenta buscar lo verdadero podando las fantasías.

El PSOE decidió que era más práctico para sus intereses de poder quedarse con la fantasía, por eso el PSOE tiene una relación tóxica con la memoria porque nunca es la verdad el objetivo de sus zambullidas en el ayer. Siempre es otra cosa lo que busca cuando mete las dos manos en ese mondongo del antaño. Es un poco rollo apelar siempre a Orwell y su obra 1984, pero es que está todo en ese libro, es como si fuera el manual de los socialistas.

El Gran Hermano sabe que quien reescribe el pasado, controla el presente y sobre todo, el futuro. Una de las instituciones más importantes del estado orwelliano era el ministerio de la verdad, que se dedicaba a la mentira, elaborando cada día, todo cambiaba según los intereses concretos del poder esa jornada, lo que el populacho debería de recordar como cierto. Queda prohibido que recuerdes, ya lo hacemos nosotros por ti.

Nicolás Redondo y Enrique Múgica, que son quienes crean realmente el PSOE en el congreso de Suresnes de 1974, después de los 40 años de vacaciones que se tomaron los socialistas durante el franquismo, fueron devorados por el partido. Nadie se acuerda hoy en el PSOE de ellos porque esas dos figuras se enfrentaron a la maquinaria implacable en la que se convirtió el partido socialista.

Lo maravilloso del PSOE es cómo devora su propia memoria. Avanza por su historia comiéndose a sí mismo. Imagínate lo que puede hacer contigo que además te odia porque no eres de izquierdas. El partido socialista está obsesionado con implantarte una memoria. Que sucediera o no es lo de menos, no tienen ningún interés por el pasado, su objetivo es modelar el futuro con esos recuerdos que ni existieron ni dejaron de existir, simplemente son los que necesitan que creas para mantener el poder.

Por comerse, el PSOE de hoy se ha comido la memoria hasta de González y Guerra, los creadores del PSOE como un estado dentro del estado español. Les parecen tibios, ojo, tibios... hasta dónde se ha debido de ir en su totalitarismo el PSOE de Sánchez para que les parezcan tibios esos dos, los que idearon una maquinaria de poder con su ejército de colocados, con su forma despótica de ejercerlo parasitando todas y cada una de las instituciones que deberían de servir de contrapeso democrático a su voracidad tiránica. Pues ya no les sirven, fuera, al ostracismo, al nunca sucedieron, al nunca sucedió. La memoria histórica del PSOE de Sánchez no los necesita y los elimina.

Y cada vez se canibalizan antes. Sánchez y sus sanchistas andan tan desquiciados que ayer nos enteramos que por intereses presentes con sus socios del partido de la Eta, no ha tenido problema Txibite en Navarra de considerar a un etarra como víctima de violencia del estado... detenido siendo Zapatero, su Zapatero, el zapatero sectario del PSOE, presidente del gobierno de ese estado que dicen que era violento.

Está girando tan deprisa el socialismo sobre sí mismo que el trompazo contra el suelo cuando se detengan, mareados, sin puntos de referencia a los que agarrarse, va a ser de los de hacerse mucho daño. Lo malo es que los sanchistas van a caer sobre los que estamos abajo, que somos los que, cómo no, pagaremos su bacanal de poder. Y eso es todo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El PSOE odia el pasado, la memoria y la historia