• lunes, 22 de julio de 2024
  • Actualizado 09:26

Opinión / Desde el periscopio

El etarra 'Gadafi' y el niño Fabio

Por Cartas desde mi submarino en el Arga

Tengo que reconocer que hay días en los que cuesta creer en la dimensión divina de la raza humana. Y no tanto por la maldad de algunos que se llaman humanos pero que en realidad son taras de nuestra raza, sino por el comportamiento de aquellos que sí consideramos humanos. 

Manifestación convocada por Sare bajo el lema 'Etxera bidea gertu' (Cerca del camino a casa) en contra de la política penitenciaria a los presos de ETA. IÑIGO ALZUGARAY

Entre los tarados está Juan Carlos Iglesias Chouzas. Lo de Iglesias ya se ve que como edificio o institución está muy bien, pero en cuanto se convierte en apellido la cosa en muchas ocasiones se vuelve altamente chunga. Bueno pues este Iglesias, cuando decidió volverse gudari y con ello convertirse en asesino de ETA, decidió ponerse el sobrenombre de Gadafi, que es otro asesino que si no hubiera nacido en Sirte, Siria y lo hubiera hecho en Euzkadi, se habría convertido también en gudari sin ninguna duda. 

Este tal Iglesias Gadafi se dedicó a vigilar en 1991 al Guardia Civil Antonio Moreno. Para ello, acostumbraba a acercarse al domicilio de Antonio en Erandio con el fin de conocer sus rutinas y así poder cometer el atentado arriesgando lo menos posible. 

Así, el 7 de noviembre de 1991 a primera hora de la tarde, el miembro de la benemérita  Antonio Moreno montó en el coche a sus hijos mellizos de dos años Fabio y Alexander y partió con ellos de su casa con la intención de recoger del colegio a su hija mayor y ya todos juntos acudir a las piscinas municipales. 

Antonio, como hacía siempre, revisó previamente los bajos del coche con el fin de asegurarse de que ningún tarado euskaldún había  puesto una bomba lapa. Lo que no sabía era que previamente, el ValienteGudariEuskaldunGadafi había forzado la puerta del copiloto y había colocado una bomba debajo del asiento con la clara intención de asesinar a todos los ocupantes del vehículo. Y efectivamente a las 16.45h y tras tomar una curva en la calle Tartanga de Altzaga la bomba hizo explosión matando al pequeño Fabio e hiriendo de gravedad a su mellizo Alexander y a su padre Antonio. 

Pero no fue esta la única fechoría de este tarado euskaldún, ya que en su haber cuenta con 15 asesinatos, entre ellos el de José Luis Barrios Capetillo. José Luis era camarero e hijo de un concejal socialistas. Gadafi lo mató con el estilo, la valentía y el arrojo propio de los mas grandes gudaris vascos, es decir, con un tiro en la cabeza y por la espalda. Eran los tiempos en los que los socialistas estaban en el lado de la línea de las víctimas… sin duda otros tiempos… 

Y hoy es el día en que Bildu intenta blankear al gran GudariGadafiAsesinodeNiños y pide para él toda suerte de beneficios penitenciarios aprovechando que ElAmigoakMarlaska manda y además está por la labor. 

Y aquí entra el segundo grupo que mencionaba al principio, el de aquellos que sí consideramos humanos y no tarados, aquellos que se supone que se estremecen y echan el regomite cuando conocen las atrocidades de los tarados. Pero no… entre los “normales” a veces por error seguimos contando con los que han dejado de serlo, los que convierten en socios preferentes a los ValientesGudarisdelTiroporlaEspaldayMataNiños, los que, con trote kotxinero, pasean ikurriñas en korrikas rodeados de fotos que ensalzan a los tarados asesinos, los que en tiempos formaban parte del grupo de las víctimas y ahora son rechazados por estas en sus concentraciones, los que desde su gobierno de TxiBildus intentan blankear y disculpar lo que sólo puede provocar asco y rechazo. 

Pero uno está ya curtido en mil batallas y no llega a comandar un submarino nuclear como el USS FORALICO si no fuera capaz de ver más allá y convencerse de que vale la pena luchar por los hombres y mujeres de bien, por la libertad y la dignidad de las personas a pesar de que en el camino uno se vaya encontrando con Putines y con HijosdelosPutines, que de estos últimos para nuestra desgracia los hay por todos los lados. Y en algunos sitioak más que en otros…  

Y en estos días en los que el gobierno de Sánchez y Marlaska ha rechazado celebrar una jornadas de reconocimiento a tanto a las víctimas como a aquellos héroes que lucharon contra la barbarie terrorista vasca, en estos días digo, es más importante que nunca que cada una de las personas de bien que por aquí pululamos pongamos nuestro particular granito de arena en ese reconocimiento tan merecido como negado por el socialismo sanchista.

Café negro, fuerte y amargo en ristre, ordeno inmersión y avante un tercio hacia rumbo OTAN confidencial. 
 

Cmte. Xavier de Zumalacarregui. 

Comandante en jefe del submarino USS FORALICO


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El etarra 'Gadafi' y el niño Fabio