• sábado, 20 de julio de 2024
  • Actualizado 00:00

Opinión / A mí no me líe

Chivite dice que todos los países europeos mienten

Por Javier Ancín

La demolición de la realidad que ha impuesto el PSOE en esta última legislatura es para verla. Al PSOE ya solo le importa el relato, eso tan cursi que llaman ahora a lo que toda la vida hemos denominado como fantasías, castillos en el aire, pajaricos en la cabeza, fábulas, trolas, que es donde puede hacerte creer que vives en el paraíso.

El presente va a una velocidad de vértigo. Lo que ayer se hacía en política con más disimulo, creyendo que no iba a colar entre la ciudadanía, Sánchez ha demostrado que cuela perfectamente si lo haces también a lo bestia, sin esconderte, sin vergüenza alguna. Por eso Sánchez no se ha molestado ni en borrar su cuenta de Twitter, que no hace más que llamarle su propio reflejo mentiroso cada día.

Todas las decisiones que ha adoptado Sánchez en sus años de gobierno, están refutadas por un tuit del propio Sánchez en sus años de oposición sin que ocurra nada. La verdad y la mentira en la España política actual han dejado de tener sentido. A Sánchez no le resta votos ninguno de los embustes que suelta, esa es la gran aportación que ha traído este personaje a nuestra sociedad desquiciada: no importa lo que es, solo importa lo que crees.

Y el votante de izquierdas, desde que se volvió ateo, se cree todo lo que le dicen sus dirigentes que tiene que creer sin rechistar. Como decía Chesteron, no hay como dejar de creer en Dios para creer enseguida en la chorrada que sea.

La demolición de la realidad que ha impuesto el PSOE en esta última legislatura es para verla. Se han cargado los acuerdos subjetivos: qué es ciencia, qué son expertos... manoseándolos para que dijeran los que los socialistas querían que dijesen; y ahora van a por los acuerdos objetivos: los datos, que ya tampoco dicen nada porque los que presenta el PSOE, al ir cambiando su obtención para beneficio propio, ya no son inocentes, tienen sesgo, un sesgo izquierdista como nunca antes se había visto.

Es decir, los datos no son reales, tanto que le gusta a Txibite recalcar la palabra real en sus intervenciones, como si eso aún significara algo inmutable, eterno, objetivo. Nadie se había atrevido a tanto a plena luz del día jamás. La realidad soy yo, dice la presidenta de Navarra aleccionada a la perfección por su jefe Sánchez, y los que lo niegan mienten. En el eso el PSOE también es pionero, en traer el orden orwelliano, el Ministerio de la Verdad de la novela 1984 con su doblepensar, a nuestra apaleada sociedad.

Si cambias el criterio que había para obtener el dato, por ejemplo, de la inflación, te da la que tú necesitas para vender el pollino a los ingenuos votantes; y si cambias el criterio para considerar parados, llamándolos por ejemplo fijos discontinuos, pues te los baja por arte de magia. Al PSOE ya no le importa la realidad, porque la realidad es donde la gente está parada y es incapaz de hacer que encuentren un empleo. Al PSOE ya solo le importa el relato, eso tan cursi que llaman ahora a lo que toda la vida hemos denominado como fantasías, castillos en el aire, pajaricos en la cabeza, fábulas, trolas, que es donde puede hacerte creer que vives en el paraíso.

Son los datos, te dicen, como si fuera verdad incontestable, revelada por un dios perfecto, ecuánime. ¿No vas a creerte los datos? Pues no, claro, ¿cómo vas a creerte los datos que aporta el PSOE si los datos, con los cambios unilaterales que los socialistas han introducido para obtenerlos, ya tampoco significan nada, no aportan objetividad alguna al debate?

Por eso Txibite, ante la subida brutal que ha detectado la EPA del paro en Navarra, dice que son mentira. Un estudio que se hace en toda Europa de la misma forma, desde hace décadas además, con los mismos criterios de objetividad para fotografiar el empleo y el paro en cualquier país de la unión, da igual que sea Finlandia, Bélgica, Alemania, Irlanda, Portugal o España, en todos los países utilizan la misma metodología; la presidenta de una comunidad de poco más de medio millón de habitantes, dice que son mentira, que la verdad del paro en Navarra la tiene ella y solo ella y que va a presentar los datos, sus datos socialistas, en unos días para refutar a Europa en pleno.

Nos adelanta además que son magníficos, como no podían ser de otra forma si son obtenidos los datos, sus datos socialistas, por su PSOE. Lo real es Txibite y quien lo ponga en duda, es fatxa. La cantinela de siempre. Pues nada, seguiremos dudando, que es más sano que creerse el Matrix propuesto por ella y su partido. Y eso es todo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Chivite dice que todos los países europeos mienten