• martes, 23 de julio de 2024
  • Actualizado 00:00

Opinión / A mí no me líe

Con el labrador navarro, siempre

Por Javier Ancín

"Mal enemigo se ha buscado el aberchandalato, que ha visto las banderas de Navarra en las cabinas, cero ikurriñas, los huevos que le ponen y las hechuras de la gente de campo, que con una mano te pone a bailar la revoltosa hasta las fiestas de Santa Ana de 2044, y han decidió empezar su korrika en apoyo a los etarras en el sentido opuesto"

Tractores en el centro de Pamplona. ÍÑIGO ALZUGARAY
Tractores en el centro de Pamplona. ÍÑIGO ALZUGARAY

Se han llevado susto. Qué calladicos están desde hace unos días Coronalzorriz y sus mariatxis aberchándales. Pero susto gordo. Ni Irroña han dicho en estos varios días de protestas del campo. Como abramos la boca, han debido de pensar, estos nos atan el
brabán a la espalda y nos hacen arar a golpe de riñón la pieza entera.

Se les ha sublevado media Tierra Estella y la Ribera entera y en dos arreones se han plantado con los tractores -chactores que decimos pasado el Perdón hasta Viana- en la puerta de la casa de Txibite en Gorraiz, a llevarle los cruasanes del desayuno. Buenos días, recuerdos de los cirboneros.

Tengo un amigo agricultor que me va mandando desde su tractor vídeos de las protestas y me lo estoy pasando pipa, confieso, viéndolos en la comodidad de mi sofá.

Como esto se eternice, ya le he dicho que me subo en el pescante con mi megáfono sanferminero que guardo en el desván, y nos vamos a meter gritos por toda la Cuenca.

¡No pacharán! Bueno, un poco sí, pero después de la manifa. Ver a los poderosos, a los que llevan maltratando a toda la Navarra agrícola desde hace años, ninguneando hasta su bandera, que ahora la han sustituido por una ikurriña con cadenas, acojonados por lo que están viendo que se les puede venir encima, me produce un placer culpable -más pleasure que guilty, para que nos vamos a engañar- como no recordaba.

Por los loles más que nada, que uno es objetor de conciencia por cuestiones filosóficas, como queda constancia en mi expediente bélico que tuve que rellenar para no hacer la mili allá por el milenio pasado.

La Navarra foral ha despertado y está muy cabreada. Y claro, los que llevan toda la vida sin entender la Ribera, los que dicen Bárdenas, con tilde en la a, y Tutera, pues se les ha mudado la color la cara al ver el batallón que se ha formado que no se detiene ni ante los picolos de Sánchez.

Y a mí, que con poco me vengo arriba, se me ha despertado la rasmia navarra de nieto de labrador que soy -bautizado por mi pariente el Padre Valeriano Ordóñez en la pila donde fue bautizado también San Francisco Javier, ahí queda eso sobre mis rasgos identitarios-, y llevo escuchando en bucle en el coche a Raimundo Lanas desde que todo esto se ha puesto interesante.

Al final todas las cabras tiramos al monte y yo no iba a ser menos. Labrador era mi padre es mi jota predilecta y ahí que suena atronadora con la ventanilla bajada cada vez que me cruzo con un agricultor en su tractor, puño en alto, solidarizándome con la lucha del proletariado navarro. ¡Palante, amante! Sin aflojar. Preta fuerte.

Mal enemigo se ha buscado el aberchandalato, que ha visto las banderas de Navarra en las cabinas, cero ikurriñas, los huevos que le ponen y las hechuras de la gente de campo, que con una mano te pone a bailar la revoltosa hasta las fiestas de Santa Ana de 2044, y han decidió empezar su korrika en apoyo a los etarras en el sentido opuesto.

Yo creo que alguno ya está en Fuenterrabía, pero por si acaso, que con uno de Ribaforada o de Cadreita nunca se sabe, mar adentro, homenaje a los 35 años que se cumplen de la canción homónima de Héroes del Silencio. Más héroes del silencio que nunca, del acojono que les ha dado ver que, por fin, la Ribera ha decidido subir a Pamplona a saludar a la familia. Y eso es todo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Con el labrador navarro, siempre