• viernes, 19 de abril de 2024
  • Actualizado 00:00

Opinión / A mí no me líe

El nefasto ejemplo de Txibite para las niñas

Por Javier Ancín

"Txibite, que es muy obediente, en vez de defender la dignidad de su cargo, nada menos que presidenta, que en nombre de Navarra solo negocia ella, ha dicho que le parece muy bien, porque así se lo ordenan los maromos de su partido".

María Chivite, Pedro Sánchez y Carlos Cerdán, durante un acto electoral en Pamplona EUROPA PRESS (1)
María Chivite, Pedro Sánchez y Carlos Cerdán, durante un acto electoral en Pamplona EUROPA PRESS (1)

Para todo hay que valer. Para dejarse mangonear por un carro de señoros, como hace Txibite, también. El feminismo de izquierda es una colección de tías débiles, siempre con tíos que les meten la mano por la espalda, como marionetas, que da bastante grima. Tú ves a Ayuso y es una tía fuerte, ella es la capitana. Si dice por aquí, por aquí se va. Marca el rumbo. A todos. Tías y tíos.

En cambio, esto en la izquierda no pasa, que si te fijas en Txibite, es una mujer a la antigua, gris, sometida, siempre sumisa porque en todo momento hay un tío detrás tutelándola. Un tío siempre de los que tiene pinta de llamar parienta a su pareja. Todo siempre alrededor de esta izquierda es grasiento, con mucho olor a rancio, como a serrín húmedo.

Txibite nunca lidera nada, ni una iniciativa política en Txibite es personal, siempre a remolque, siempre esperando a que le ordenen, siempre intentando agradar a un tío, a veces lo de tío de forma literal, que al suyo lo acaba de hacer consejero de no sé qué, como si importara algo de qué en este PSOE, simplemente como pago familiar.

Txibite como modelo de mujer es nefasto para las niñas. Si tienen alguna niña pequeña cerca nunca le hablen de ella porque su mensaje, ese no tomes decisiones, dilúyete, es un ejemplo terrible para las mujeres de mañana.

A Txibite la tienen sentada en el sillón porque no molesta, no cuestiona, agacha las orejas y acata dócilmente lo que le van dictando una recua de maromos a cuál más corto, a cuál más impresentable, a cuál más machista.

A Txibite le manda Santos Cerdán, que a su vez le manda Sánchez. Por mamonearle, hasta el barullas de Coronalzorriz le mamonea dentro de su partido. Eso en el PSOE. Luego le mangonea su tío, al que hizo consejero del Gobierno de Navarra hace unos meses, como hemos dicho, la familia obliga, y ya anda investigado por la oficina anticorrupción. Telita con el siniestro personaje.

El único mérito que se le conoce a Txibite para ir ascendiendo por el partido es que que obedecía muy bien al grupo de señoros que mandaba pero preferían mantenerse en la sombra. Pon a la chiquilla que no molesta y no se nos va a sublevar jamás, que viene muy bien educada de casa en lo de obedecer a los señores del partido. Nosotros, los maromos que olemos fuerte, a cenicero de bingo, seguiremos mandando pero sin poner la cara, que para estas cosas de los dineros es mejor el anonimato.

El último episodio es el que cíclicamente ya ha asumido Txibite que le toca tragar. Los señoros del PNV, Ortuzar y Esteban, los Pajares y Esteso de la política xenófoba y machista identitaria vasca, han vuelto a negociar con Sánchez en nombre de Navarra y sus instituciones. Txibite, que es muy obediente, en vez de defender la dignidad de su cargo, nada menos que presidenta, que en nombre de Navarra solo negocia ella, ha dicho que le parece muy bien, porque así se lo ordenan los maromos de su partido, que dos tíos ajenos por completo a Navarra, dos tíos que no tienen ningún cargo político en ella, negocien en su nombre.

Txibite ha hecho extensible a las instituciones su forma de estar en política, la de una tía menor de edad que necesita siempre la tutela de un tío porque sola no tiene capacidad de tomar sus propias decisiones.

Si tuviera dignidad hace tiempo que habría pegado un puñetazo en la mesa, aquí mando yo, pero como solo tiene cuenta corriente, se come a dos carrillos todas esas actitudes machistas que la tienen completamente anulada. Es terrible el ejemplo que está dando a las nuevas generaciones de mujeres. Sométete al hombre, que te irá bien. Firmado, Txibite. Y eso es todo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El nefasto ejemplo de Txibite para las niñas