• sábado, 13 de julio de 2024
  • Actualizado 00:00

Opinión / Opinión

Osasuna, no hay que pelear cada partido de principio a fin

Por Jesús Corera

Título del encuentro: “ABDE”, manejo de balón, ABDE; tiros a gol ABDE; regates de uno contra uno ABDE; goleador ABDE; dueño del encuentro ABDE. El resto ayudando a sufrir.

Después del subidón de la Copa, parecía que todo lo que viniera después, peccata minuta. Hasta que apareció el último equipo de la tabla clasificatoria y nos dijo: no, no hay que pelear cada partido de principio a fin. Buena demostración de ello fue este encuentro Osasuna – Elche.

Título del encuentro: “ABDE”, manejo de balón, ABDE; tiros a gol ABDE; regates de uno contra uno ABDE; goleador ABDE; dueño del encuentro ABDE. El resto ayudando a sufrir.

Jagoba, con buen criterio, renueva la alineación con 8 novedades después de lo acontecido en Bilbao. El jolgorio copero tuvo sus consecuencias nada más comenzar, el Elche, aunque va el último, no es un equipo cualquiera, maneja el balón y no tiene miedo a poner en entredicho a los rojillos, tan es así, que se adelantan en el marcador, con el permiso de Nacho Vidal, y nos dejan boquiabiertos.

El partido se veía muy vivo y estaba claro que los dos querían ganar, lo que se traduce en un encuentro abierto, pero donde Osasuna sólo se encontraba con el talento de Abde y las incursiones por la otra banda de Barja, pero no bastaba. El árbitro ayudó a la incertidumbre con el cambio de decisión de anular un penalti ya pitado a Budimir, con muchas ganas de tirarlo, por la opinión del VAR que le hizo pensar que no era para tanto. Claro no hizo lo mismo con una entrada a Brasanak que parecía de roja y no hizo no mención de pitarla, aunque el jugador terminara lesionado y cambiado.

Estaba claro que el descanso serviría para forzar un cambio de actitud en el equipo y pelear un poco más; que fue lo que pasó: el partido se convirtió en un carrusel de presión, esfuerzo constante, balón a as bandas para que pase algo. Poco a poco comenzó a aparecer un cedido llamado Abde para convertirse en la solución a todas las soluciones que podía aportar Osasuna.

Vaya dos goles ejecutados con maestría, especialmente el segundo, que demuestra la clase que atesora el marroquí y del que se puede esperar mucho a lo largo de los partidos que faltan.

Del resto del equipo, la valoración es diferente, ya que cada encuentro condiciona el rendimiento de unos y otros. Está claro que jugadores como Nacho, Moi y Budimir no están a la altura de un equipo de primera como lo exige la competición. Las bandas con Barja y Abde son extraordinarias y hay que explotarlas; en el conjunto del equipo podemos estar contentos, ya que tenemos repuestos para todas las líneas y de calidad suficiente para Osasuna.

Estos partidos, que parecen fáciles, no hay que tener prisa por ganarlos, ya que los contrincantes también están en Primera y no están muy lejos de Osasuna, aunque sea este finalista de La Copa del Rey.

Hoy en el Sadar se ha vivido una gran alegría con 16.900 espectadores que han vivido “in situ” la emoción de dar la vuelta a un partido que se comienza perdiendo y se termina ganando consiguiendo tres puntos que nos hacen falta, pues todavía la cosa no está clara, aunque parezca lo contrario en la tabla clasificatoria.

Mi amigo Kiko, termina teniendo razón, Budimir no es jugador para Osasuna; me lo lleva diciendo desde antes de ficharlo.

Ya que estamos en la final, ¿por qué no ganarla?


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Osasuna, no hay que pelear cada partido de principio a fin