• martes, 23 de julio de 2024
  • Actualizado 15:41

Opinión / A mí no me líe

Joseba Asirón, en la Korrika con fotos de asesinos

Por Javier Ancín

Son dos indeseables que participan en un sarao, comprado por ellos con dinero público de todos, con dos cojones y un palo de amasar con ikurriña.

Asirón en la Korrika de 2024. KORRIKA
Asirón en la Korrika de 2024. KORRIKA

Había pensado decir lo de siempre, que Asirón y Hualde/Falde, alcalde de Irroña y presidente del parlamento de Nafacroa, son dos indeseables que participan en un sarao, comprado por ellos con dinero público de todos, con dos cojones y un palo de amasar con ikurriña, donde se homenajean a asesinos de trabajadores. En esta edición, la foto que sacaron en la korrika fue la del criminal de esos dos pobres ecuatorianos asesinados mientras dormían en sus coches, esperando el vuelo para recoger a sus familiares en el aparcamiento del aeropuerto de Barajas.

Ya nadie discute que están a favor de su violencia, esa que asesinó a mujeres, hombres, ancianos, niños... todo lo que se les pusiera por delante, si no se abstendrían de verse mezclados en esos homenajes donde se enarbolan fotos de asesinos, cuando no con los propios asesinos, que por la korrika se le vio hace un par de años al jefe histórico de todo su departamento criminal, el No me llames Ternera llámame matarife.

Es siniestro todo lo que rodea a esa carrera a favor de un idioma ideológico siempre adosado -son ellos los que no han dejado de asociarlo cada edición- a bombazos y tiros en la cabeza y mutilaciones de niños y secuestros para matarlos hasta de ingenieros.

¿Alguno de ustedes, amados lectores, iría a una marcha con fotos de Bretón, el asesino de sus dos hijos? Nadie. Pero vi a los dos boronos vestidos de korrikolaris, con el peto ese que en ellos, de lo prieto que les quedaba parecía sostén, patrocinado por la empresa de telefonía móvil euskopoias que te jode con sus llamadas comerciales todas las siestas, y del descojono que me entró se me olvidó lo que ya todos sabemos, que Hualde/Falde y Asirón, mientras sea su violencia la homenajeada, la perpetrada por su ideología aberchándal, no tienen problema alguno en pasearse con ella por las calles.

Es siniestra la korrika y también ridícula. Cristo bendito, pero a dónde va Hualde/Falde. Debería llevar una UVI móvil detrás para evitarse un disgusto. Desencajado como un besugo fuera del agua, a punto del colapso. Alguien que le quiera le debería de decir que no está para esos alardes deportivos: andar.

Sigo mirando la foto fascinado. Una vez más se demuestra que la política la explica mejor Freud que un politólogo. Hualde/Falde es el arquetipo de Sancho Panza. Lo ves y podría ilustrar cualquier pasaje del Quijote: con su Rucio, saliendo de una porquera de La Mancha, señor que no son gigantes, que son molinos de la eléctrica esa de la torre de Bilbao.

Es sorprendente, tiene en la imagen que han distribuido hasta la misma mirada de pocas luces que el personaje de Cervantes: caída de párpados perfecta de no saber ni por dónde le da el aire, que se le nota que le falta, que no le llega, asfixiado hasta para ir paseando, que es precisamente como va, descompuesto con el amasador de pan al aire con un trapo de cocina con los colores de la bandera del PeneUve. Tipitapa- tipitapa.

Este no se ha bajado del coche oficial ni para comprarse los donuts, pensé al verlo. Como jabalí, vamos, que mucha bici para el populacho y hábitos ecosaludables pero él, con esa kupela, bartola, barriga, tripa descomunal que se me gasta, que nos gastamos, que las comilonas oficiales se las pagamos entre todos, en motor de combustión de su casa al ayunta.

Son lo más parecido a la foto que rula por ahí de Maradona con la camiseta del no a las drogas. Como diría el rockero de Love Actually: ey niños, no compréis imágenes de etarras, participad en esa carrera a favor del baturra y os las regalarán. Y eso es todo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Joseba Asirón, en la Korrika con fotos de asesinos