• sábado, 20 de julio de 2024
  • Actualizado 17:33
 
 

TOROS

Fuerte polémica por el salto al ruedo de Joaquín en los toros: podría ser multado

El jugador incumplió la normativa que impide acceder al ruedo y lo hizo con un toro de Victorino Martín en la arena. 

El futbolista Del Real Betis, Joaquín Sánchez, salta al ruedo para el brindis durante la sexta corrida de abono de la Temporada de Toros 2022 en la Real Maestranza de Caballería
Joaquin Corchero / Europa Press
El futbolista Del Real Betis, Joaquín Sánchez, salta al ruedo para el brindis durante la sexta corrida de abono de la Temporada de Toros 2022 en la Real Maestranza de Caballería Joaquin Corchero / Europa Press

Avanzaba la corrida del sábado en Sevilla, con toros de Victorino Martín para Antonio Ferrera y Miguel Ángel Perera, cuando ocurrió algo poco habitual y que ha generado una fuerte controversia en los ambientes taurinos. 

Ferrera vio posibilidades a un toro de Victorino, de nombre Pobrecito, y decidió brindar su lidia a Joaquín, el mítico jugador del Betis que hace unos días alzó la Copa del Rey de fútbol. Joaquín había celebrado el éxito deportivo con un capote en la Cartuja y Ferrera quiso agradecerle el gesto y el triunfo. 

El torero, Antonio Ferrera, (i) le brinda un toro al futbolista Del Real Betis, Joaquín Sánchez, (d) durante la sexta corrida de abono de la Temporada de Toros 2022 en la Real Maestranza de Caballería, a 30 de abril de 2022 en Sevilla (Andalucía, España)
Joaquin Corchero / Europa Press
30/4/2022
El torero, Antonio Ferrera, (i) le brinda un toro al futbolista del Real Betis, Joaquín Sánchez, (d) durante la sexta corrida de abono de la Temporada de Toros 2022 en la Real Maestranza de Caballería. Joaquin Corchero / Europa Press

"Pega un salto, que yo te pago la multa", le dijo el torero que se encerrará con seis toros de Miura en San Fermín al futbolista. El toro de Victorino estaba en el ruedo y ninguna persona fuera de las autorizadas en el festejo pueden pisar el albero. 

Habitualmente, los brindis se llevan a cabo con el callejón de por medio, pero en esta ocasión Joaquín se armó de valor, pegó un brinco y recibió la montera de Ferrera en el mismo piso de la Maestranza, algo casi sacrílego para muchos taurinos, escandalizados por lo ocurrido. 

Según ha publicado diversos medios, tanto Ferrera como Joaquín se exponen ahora a una propuesta de sanción por desacato a la autoridad e invadir indebidamente el ruedo. 

A pesar de que en los tendidos la ovación fue algo general, los medios especializados han criticado de manera muy dura la actitud de Joaquín por pisar el ruedo de la plaza de toros de Sevilla durante el festejo de la Feria de Abril.  

En ABC de Sevilla, Jesús Bayort ha titulado su crónica "Un espectáculo circense y dañino" y ha calificado como un "desvarío" sacar a Joaquín al ruedo. "Lo que más me ha herido ha sido el bochornoso brindis. Joaquín Sánchez empieza a convertirse en el laurel de todos los guisos. La gracieta y el compadreo empiezan a cansar. (...) Mire usted, no, torero es Miguel Ángel Perera, derramando su sangre en ese albero y manteniéndose estoico sobre él. Joaquín Sánchez es futbolista, no torero. Si acaso, aficionado al toreo. (...) Y el vergonzante espectáculo que torero y futbolista han protagonizado no debería solucionarse con una multa económica: no son dignos de volver a pisar el bajo del sanctasanctórum del toreo", señala el cronista. 

Carlos Crivell, en la Revista Aplausos, ha señalado sobre Ferrera: "El extremeño tiene un sello pero debe recordar que es torero y como tal debe comportarse en el ruedo; su empeño en sacar al ruedo a Joaquín no procede ni en Sevilla ni en ninguna parte", indica. 

Por su parte, Zabala de la Serna es igualmente crítico sobre el asunto en su texto publicado en El Mundo: "El desnortamiento de la Maestranza no había alcanzado aún el cenit sonrojante. Y ese vino a partir de que Antonio Ferrera invitara a salir al bético Joaquín -para brindarle al soberbio Pobrecito- al ruedo, terreno vedado para un civil en la liturgia de una corrida. Pero Ferrera insistió tanto y del modo que el pobre Joaquín se vio obligado a pisar el albero ante la apoteosis de la parroquia verdiblanca", comenta. 

LA CORRIDA 

El veterano torero extremeño Antonio Ferrera también cortó una "pírrica" oreja al excelente quinto toro de la corrida de Victorino Martín lidiada hoy en la Maestranza de Sevilla, pedida y concedida con idéntica benevolencia que la que paseó el día anterior José María Manzanares.

El mano a mano extremeño en que la empresa dejó la corrida de hoy, tras la forzada caída del cartel del lesionado Emilio de Justo, iba por la senda de la intrascendencia hasta que salió al ruedo el quinto de los "victorinos", hijo del histórico "Cobradiezmos" que fue indultado hace seis años en este mismo ruedo.

Desde que asomó sus finas hechuras por la puerta de toriles, el cárdeno apuntó su excelente condición, por mucho que saliera suelto de los primeros capotazos, hasta que Antonio Ferrera fue en su busca hasta los medios para enjaretarle una docena de vibrantes verónicas que el toro tomó con la misma clase que mantuvo hasta su muerte.

"Pobrecito", que no tuvo nada de tal, acudió alegre al caballo del picador y a los cites de los banderilleros, para que, previendo lo que podía dar de sí, Ferrera brindara su lidia al futbolista Joaquín, al que obligó a saltar al ruedo de paisano, motivo por el que puede ser multado por la autoridad.

Pero la que presentía faena grande, dada la patente gran condición del animal, se quedó solo en una prosopopéyica puesta en escena del extremeño, en un envoltorio de paseos y gestos de su peculiar "torería" para el que, en realidad, fue un meollo escaso de toreo.

Hubo, cómo no, algunos naturales templados y largos, además de buenos pases de pecho y vistosos adornos, pero salpicados y sin macizar por una impropia falta de ajuste general. Y a todas luces escasos para lo que mereció el de Victorino, que hizo honor a su famosa carga genética.

Con todo, el festivo público de una Maestranza que ha perdido su personalidad y su regusto en pocos años, jaleó el trasteo con entusiasmo, acaso por las ganas de divertirse y de emocionarse con el toreo tras los años de parón.

Pero en este caso no hubo motivos para tanto ni tampoco para que se pidiera para esa segunda oreja tras un pinchazo en el que Ferrera, después de acudir al embroque andando desde diez metros, se quedó barrenando y estuvo a punto de ser prendido.

Con los otros dos toros, Ferrera quiso darle a la lidia un aire de tentadero, dejándolos de largo en varas sin mucha justificación dada su justa raza, para luego manejarse con ellos sin demasiados apuros ni compromiso.

A Miguel Ángel Perera también le cupo en suerte un "victorino" con opciones, el sexto, que se movió más y mejor que los anteriores de su lote y al que el de Badajoz ligó los pases con la derecha y la izquierda, pero sin acabar de llevar las embestidas hacia adelante con una muleta manejada más como pantalla que como señuelo.

Después de abreviar con el parado segundo y de alargar un insulso traseo al soso cuarto, Perera hizo un esfuerzo añadido con ese último que, en un descuido, tras pisarle el engaño, le prendió por la espalda de fea manera, con el resultado de un posible puntazo en la zona lumbar del que estaba siendo atendido en la enfermería.

FICHA DEL FESTEJO:

Seis toros de Victorino Martín, todos cinqueños, en tipo del encaste, bien armados y muy vareados de carnes. Salvo el quinto, de enclasdada bravura, y sexto, con manejable movilidad, el resto acusó falta de fondo y de raza, aunque sin grandes complicaciones.

Antonio Ferrera, de blanco y oro: pinchazo hondo, pinchazo, estocada trasera desprendida y cinco descabellos (silencio tras aviso); estocada desprendida (vuelta al ruedo tras petición de oreja insuficiente); pinchazo y estocada delantera desprendida (oreja con petición de la segunda y dos vueltas al ruedo).

Miguel Ángel Perera, de carmesí y oro: tres pinchazos y pnchazo hondo (silencio); estocada trasera caída (silencio); estocada (palmas tras leve petición de oreja).

Entre las cuadrillas, destacaron en la brega Andrés Revuelta y José Chacón, que también saludó en banderillas, al igual que Fernando Sánchez y Curro Javier. También fue ovacionado el picador José María González.

Sexta corrida de abono de la feria de Abril de Sevilla, con casi lleno en los tendidos (unos 10.000 espectadores) en tarde calurosa. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Fuerte polémica por el salto al ruedo de Joaquín en los toros: podría ser multado