• lunes, 15 de julio de 2024
  • Actualizado 00:28

Opinión / A mí no me líe

El apartheid de Chivite: quiere a la mitad de Navarra muda o liquidada

Por Javier Ancín

A Txibite todo lo que no sea nacionalismo vasco le sobra. Gobierna Navarra contra Navarra, negando su existencia. Todo lo que no sean sus aliados solo merece el exterminio.

Txibite ha cogido de nuevo a los representantes de al menos la mitad de la población de Navarra, los ha apartado del tablero político y social de un manotazo, metido en un saco como antaño mataban a los gatos, atándolo fuerte, y los ha lanzado vivos, lejos, al río, donde nadie pueda encontrarlos, donde nadie pueda preguntar por ellos, donde espera que se ahoguen sus voces, hasta que cesen, muertas.

Txibite a la mitad de la sociedad de Navarra la quiere o muda o liquidada.

En Navarra el eje izquierda-derecha hace tiempo que ha dejado de operar. Aquí esa división política no existe, aquí los bloques son dos muy diferentes. Uno el aberchandalismo vasco: PSOE, partido de la Eta, derecha del PNV y Mauleón bajo la fórmula que haya decidido adoptar en ese ciclo electoral.

Y el otro el bloque fascista, claro, porque para Txibite todo lo que no sea aberchandalato es fascismo, donde están los partidos que defienden una Navarra con instituciones sólidas, propias, liberales, modernas; un gobierno autónomo y diferenciado sin ingenias de ninguna comunidad vecina, dentro de la constitución española del 78. Es decir, la barbarie racial, la tribu, frente a la ley y la civilización de las democracias avanzadas occidentales.

A Txibite todo lo que no sea nacionalismo vasco le sobra. Gobierna Navarra contra Navarra, negando su existencia. Todo lo que no sean sus aliados solo merece el exterminio.

Que Txibite no quiera ni coger el teléfono a la fuerza mayoritaria de Navarra dice bastante del proyecto de segregación social que persigue. Navarros que son negros en la Sudáfrica del apartheid, sin derechos, sin interlocución con el poder, sin voz.

Navarros que por no querer ser raza con erre hache negativo, solo tienen derecho a pagar impuestos y a someterse. La mitad de la población bajo el yugo arbitrario de los caprichos de unas fuerzas xenófobas que han decidido que son parias en su propia casa. Txibite solo gobierna para los blancos, los arios aberchándales.

Para Txibite la mitad de la población que defiende una Navarra moderna alejada de una ideología fracasada como el nacionalismo, responsable de la destrucción de Europa dos veces en el siglo XX, guerras mundiales mediante, no se merece que se reúna con ella. Acabará mal porque si has leído algo de historia ya sabes que acabó mal. El camino va a ser terrible porque siempre ha sido terrible.

La política de Txibite es un regreso al pasado de las ideologías que destruyeron sociedades en base a las razas sin ningún tipo de miramiento.

Txibite le ha vuelto a dar la presidencia del parlamento de Navarra al PNV, la peor ultraderecha que hay actualmente en Europa, que aún hoy circula orgullosa por la política con criterios raciales, como una apisonadora.

Siempre llegamos tarde al presente y mientras otros ya están en el siglo XXI, en Navarra seguimos en el pozo más oscuro de siglo pasado... y en el pasado del pasado. Y no tiene pinta de que esta fórmula xenófoba aberchándal vaya a cambiar a medio plazo. Y eso es todo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El apartheid de Chivite: quiere a la mitad de Navarra muda o liquidada