• martes, 21 de marzo de 2023
  • Actualizado 08:58

Opinión / Tribuna

La deriva del centro derecha navarro

Por José Luis Díez Díaz 15 diciembre, 2022 - 9:12

Temeraria la unánime decisión del Comité Ejecutivo de la primera fuerza del centro derecha navarro, pendiente de la lógica ratificación de su Consejo político, de ir solos en las próximas elecciones de Mayo al Parlamento y Ayuntamientos de Navarra.

El presidente de UPN, Javier Esparza, durante una rueda de prensa, en la sede de UPN, a 12 de diciembre de 2022, en Pamplona, Navarra (España). Desde la presidencia de UPN, apuestan porque la formación regionalista se presente en solitario en las próximas elecciones  forales, por lo que no se reeditaría la coalición Navarra Suma que ha reunido en esta legislatura a UPN, PP y Ciudadanos. La rueda de prensa tiene lugar después del Comité Ejecutivo de UPN en relación con las próximas elecciones municipales y forales.
Eduardo Sanz / Europa Press
12/12/2022
El presidente de UPN, Javier Esparza, anuncia que UPN se presentará en solitario en las próximas elecciones. Eduardo Sanz / Europa Press

La decisión es una arriesgada apuesta electoral, y prueba de ello pueden ser las instantáneas que los medios escritos ofrecieron (una imagen vale más que mil palabras) en la comparecencia para dar la noticia donde, los semblantes de varios componentes del Ejecutivo de UPN, no daban la impresión de que fuera precisamente motivo de alegría o jubilo el trascendental acuerdo adoptado.

Lo que hace casi cuatro años era la panacea, la creación de Navarra Suma, aglutinando al centro derecha, se desecha de repente y el cambio de estrategia del ideólogo es repentino, justificable en parte, al no conseguir el objetivo.

Ese cambio crea un estado de confusión y duda al silencioso votante de la calle, que no ayuda mucho a motivar su voto y puede quedarse en la abstención por no ofender.

Me recuerda las causas del cese del seleccionador de futbol de España, donde se le criticó que no supo cambiar de estrategia o el guión del equipo, o reconocer que los mimbres elegidos no eran los más idóneos para superar la eliminatoria, y parece que escarmentado del ejemplo ajeno, el presidente de UPN ha tirado, por si acaso , hacia adelante con un giro total en su planteamiento anterior.

Refiriéndome solo a las presidencias del Gobierno foral, a partir de la modificación del art. 29 del Amejoramiento,(art. 1 de la ley Orgánica 1/2001 de 26 de marzo) donde al no obtener el candidato la mayoría absoluta favorable (26 escaños), se pasó de la lista más votada ,a que fuera precisa la mayoría simple para alcanzar la presidencia, acompaño un análisis de los cinco gobiernos de los ùltimos 20 años, en relación con la evolución del apoyo electoral del centro derecha navarro.

El centro derecha navarro durante 12 años a partir de la modificación legislativa siguió ostentando la presidencia/gobierno ,y además venía de gobernar durante otros tres periodos anteriores con coaliciones y abstenciones.

En 2003 UPN en coalición con CDN (23+4 escaños) sustentado por 150.013 votos frente al resto con 138.857 .

En el 2007 UPN 22 Y CDN 2 escaños y 153.540 votos ,con 166.387 votos del resto y la abstención del PSN (obviamente otro PSN diferente al actual)

En 2011, UPN en coalición con PSN (19+9) son 168.000 y el resto 134.751 (sin PP con 13.299) al final salta la coalición con el cese del vicepresidente y en siguientes elecciones la hegemonía del centro derecha se va difuminando.

En 2015 El cuatripartito que conforma Geroa-Bai con 26 escaños y 160.352 votos (abstención de PSN con 45.164) el centro derecha solo obtiene 106.004 ( 92.705 votos de UPN Y 13.299 de PP)

Y para finalizar 2019 donde PSN siguiendo directrices de SANCHEZ pacta con todas las fuerzas de izquierdas y alcanza la presidencia reuniendo 29 escaños (que corresponden a 331.468 votos y se abstiene IE (10.472 votos), obteniendo el centro derecha NAVARRA SUMA 20 escaños y 127.346 votos.

Conclusiones: el centro derecha si observamos la cadencia o ritmo de los votos materializados últimamente en las urnas se va distanciado cada vez mas de poder obtener una mayoría absoluta.

Cabe la opción de una mayoría simple, pero eso precisaría ser cuanto más mayoría, mejor, y contando con alguna abstención, podría alcanzar la presidencia pues a pesar de lo que se dice y por los datos ofrecidos la mayor cantidad de escaños se ha dado cuando el centro derecha del momento ha comparecido unido.

Aunque no es lo mismo ostentar la presidencia que gobernar, por lo que una coalición contra natura seria casi más perjudicial para Navarra, pues el posible socio ya no es lo que fue hace años.

También en la oposición se puede malvivir muy bien, pero también trabajar con eficacia, practicando el boca a boca y el pueblo a pueblo. Tarea que tiene que ser prioritaria en lo que falta hasta la cita electoral del próximo Mayo 2023 y donde todavía puede haber reencuentros del arco del centro derecha.

Es hora de no callar aunque no sea preciso salir todos los días a la calle, pero si el centro derecha gobernase en este momento como escribe el periodista británico C.S. Fitzbottom: “Habría una situación de crisis política y social de tales dimensiones de orden público ,que lo que ocurrió en las calles de Barcelona quedaría en nada ante el caos que la izquierda habría sembrado en las principales ciudades de España.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La deriva del centro derecha navarro