• lunes, 22 de julio de 2024
  • Actualizado 14:37
 
 

SALUD

Santos Induráin: El 80% de los navarros conocen el nombre de su enfermera comunitaria

Más de 250 profesionales participaron el lunes en la jornada 'La enfermera en atención comunitaria: una mirada internacional'.

Jornada enfermería comunitaria. CEDIDA
Jornada enfermería comunitaria. CEDIDA

El 80% de la población navarra que utiliza el sistema público de salud conoce el nombre de su enfermera comunitaria, porcentaje que hace veinticinco años rondaba el 25%. Son datos ofrecidos por la consejera de Salud, Santos Indurain, en la apertura de la jornada 'La enfermera en atención comunitaria: una mirada internacional'.

El evento se celebró este lunes en Baluarte y contó con la asistencia de 260 profesionales. Además, participaron expertos de Canadá, Reino Unido, Países Bajos y España. En concreto, comenzó con las intervenciones de Isabel Iturrioz, presidenta del Colegio Oficial de Enfermería de Navarra, así como de Santos Induráin. 

La organización de la jornada contó con el patrocinio de AMA Seguros, Caja Rural de Navarra, Cinfa y Laboral Kutxa. También tuvo el apoyo del Consejo General de Colegios Oficiales de Enfermería de España. Tanto al inicio como al final del simposio, Idoia Rodríguez y Rafa Arenas, de Riart Company, ejecutaron una coreografía de danza contemporánea sobre el escenario.

La consejera Santos Indurain afirmó que la Atención Primaria es una línea estratégica clave para el Departamento de Salud y destacó el avance “impresionante del rol de enfermería comunitaria”: pasó de denominarse Ayudante Técnico Sanitario (ATS) en la década de 1980 a “trabajar integrada en los equipos de Atención Primaria de los centros de salud. Ha tenido un incremento vertiginoso en cuanto a formación, competencias y funciones”.

También recordó los resultados de la última encuesta de satisfacción realizada a 7.000 personas en 2021 por el Servicio Navarro de Salud, entre los que destaca que el 80% de los pacientes conoce el nombre de su enfermera. “En el item de satisfacción global, los profesionales mejor valorados fueron los de Enfermería (8,97 sobre 10), quienes obtuvieron también un 9,09 en cuanto a amabilidad y un 8,90 respecto a confianza y seguridad”, concretó la consejera.

En su intervención, Gyslaine Desrosiers, presidenta del Consejo Interprofesional de Quebec (Canadá) que también ha sido presidenta del Colegio de Enfermeras y Enfermeros de esta provincia durante 20 años, repasó la evolución de las enfermeras en su región y la aparición de la figura de enfermera de práctica avanzada (EPA).

Igualmente, detalló los factores que favorecen la ampliación de las funciones de las enfermeras, como los demográficos (envejecimiento de la población y prevalencia de cronicidad); organizativos (tendencia a la asistencia ambulatoria y reducción de estancias hospitalarias, búsqueda de mejor coordinación asistencial y escasez de médicos); económicos (búsqueda de eficiencia y reducción de costes); y factores políticos.

A su juicio, las enfermeras deben poner en marcha estrategias para mejorar su influencia. En este sentido, advirtió que “los sindicatos cuando aparecen en los medios de comunicación transmiten con frecuencia que las enfermeras estamos quemadas. Una profesión no puede avanzar si se la ve como un problema: los gobiernos quieren un grupo profesional que contribuya al desarrollo de la sociedad”. Por ello, insistió en que las enfermeras tienen que “realizar propuestas concretas para solucionar problemas específicos de acceso a la atención sanitaria o de mantenimiento de los servicios sanitarios”.

En su caso, añadió, “durante los últimos 20 años en Quebec hemos trabajado para contar las soluciones que aportan las enfermeras. Hemos convocado numerosos premios de investigación clínica a distintos niveles para mostrar a la opinión pública la contribución de las enfermeras, las soluciones concretas que ofrecemos”,

LA ATENCIÓN PRIMARIA

Por su parte, José Ramón Martínez-Riera, profesor de la Universidad de Alicante y presidente de la Asociación de Enfermería Comunitaria (AEC), abogó por reorientar el sistema sanitario hacia la Atención Primaría. Pero consideró que este ámbito asistencial “está en vía muerta en España a la espera de las obras del Marco Estratégico para la Atención Primaria y Comunitaria, que se debe poner en marcha en todas las comunidades autónomas con una orientación que vaya desde la patogénesis a la salutogenesis”.

Se refirió también a la especialidad de Enfermería Familiar y Comunitaria, un planteamiento, a su juicio, que ha copiado el modelo médico y fue “elaborado de espaldas a las universidades y sociedades científicas en la mayoría de los casos, todo lo contrario que en el resto del mundo”.

José Ramón Martínez-Riera señaló que un estudio realizado por la Asociación de Enfermería Comunitaria sobre los efectos de la formación en esta especialidad enfermera “determinó que se estaba cometiendo un fraude de ley, pues se estaba invirtiendo dinero que luego no revertía en la sociedad, ya que las enfermeras que se formaba o se iban fuera o trabajaban en un servicio distinto”.

Sobre la enfermera de práctica avanzada en Reino Unido reflexionó Enrique Castro-Sánchez,  profesor de la University of West London y del Imperial College London. Definió a esta figura como “experta en gestionar la incertidumbre” y reccordó los cuatro pilares en los que debe basarse: asistencia, liderazgo-gestión, educación e investigación. Añadió un quinto pilar, que ha denominado “la abogacía del paciente o abogacía social. Su ausencia se refleja en la falta de la voz de la EPA frente a los grandes problemas sociales ocurridos en los últimos años”, como la pandemia de COVID 19.

Reconoció que estamos ante un momento histórico en cuanto al avance de las enfermeras, pero se preguntó si es acertado considerar el desarrollo de la EPA como la solución a todos los males profesionales, asistenciales, sociales… Por ello, pidió que quienes estén empezando a diseñar e implantar modelos EPA, que “no se olviden de la abogacía social y la responsabilidad hacia el diseño de sistemas de salud”.

UN MODELO DE ATENCIÓN DOMICILIARIA EN PAÍSES BAJOS

Por su parte, Gertje van Roessel, directora internacional de Buurtzorg, expuso el modelo de esta empresa de Países Bajos que se dedica a la atención domiciliaria mediante equipos de enfermeras que funcionan de manera autónoma. Buurtzorg significa cuidado en el barrio y, tal como explicó, “el servicio está incluido en el seguro de salud que todo el mundo tiene en Países Bajos”.

En sus 15 años de vida, Buurtzorg cuenta con un equipo formado por 10.000 enfermeras que trabajan en un millar de equipos por todo el país. Según señaló Gertje van Roessel, su trabajo de asistencia en la comunidad tiene un enfoque holístico y se centra principalmente en pacientes crónicos, ancianos con pluripatologías, personas en recuperación tras un alta y cuidados paliativos. “El índice de satisfacción es de un 9,3 sobre 10 en los pacientes y de un 9 en los empleados”, indicó. 

También apuntó que el modelo logra “un ahorro de costes de hasta el 40% porque se incide en la prevención, los periodos de atención son más cortos y se reducen los gastos generales”. De hecho, puso en valor que el gobierno y los partidos políticos de su país “están animando a otras organizaciones asistenciales a trabajar como Buurtzorg”.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Santos Induráin: El 80% de los navarros conocen el nombre de su enfermera comunitaria