• jueves, 25 de julio de 2024
  • Actualizado 14:29
 
 

SOCIEDAD

El primer Patio Terapéutico se estrena en un centro geriátrico especializado de Navarra

El nuevo espacio busca crear un ambiente “familiar”, estimulando el sentimiento de pertenencia, utilidad e independencia de las personas usuarias y pacientes con demencia

Miembros del centro clínico Josefina Arregui en su nuevo patio terapéutico
Miembros del centro clínico Josefina Arregui en su nuevo patio terapéutico

La Clínica Josefina Arregui, centro especializado en pacientes con deterioro cognitivo y demencia, ha inaugurado hoy el primer Patio Terapéutico de Navarra, contando para ello con la colaboración de la entidad bancaria, Laboral Kutxa.

En la inauguración han estado presentes el director-gerente de la Clínica Josefina Arregui, Ángel Gardachal; Loreto Velilla, terapeuta ocupacional de la Clinica; así como la Jefa Territorial de Acción Social, Eventos y Protectorado de Laboral Kutxa, Aranzazu Olaizola, junto con la Jefa de Zona, Maitane Bueno y la directora de la oficina de Alsasua, Izaskun Erdozia.

“Desde el primer momento tuvimos claro nuestro apoyo a este proyecto, siguiendo nuestra línea de compromiso social y apuesta por el territorio de Navarra, en favor de las personas vulnerables que sufren Alzheimer y otros tipos de demencia. Proyectos que redundan en el bienestar y la mejora de la calidad de vida de estas personas mayores”, afirma Olaizola.

A través del nuevo patio terapéutico se busca crear un ambiente “familiar” y seguro, estimulando el sentimiento de pertenencia, utilidad e independencia, basándose además en los roles e intereses de las personas usuarias y pacientes de la Clínica. Su utilización permitirá que dichas personas caminen más, generando memorias y experiencias positivas, ayudándoles a disminuir el estrés y estabilizando los ciclos de sueño, gracias a la luz natural.

Composición del Patio Terapéutico

Con el fin de estimular el máximo número de sentidos, el Patio dispone de varios espacios: área sensorial; caminos facilitadores de la marcha; huerto y cuidado de plantas y el rincón de los recuerdos. El área sensorial se compone de elementos imaginativos e interactivos en forma de paneles colocados en las paredes del edificio que rodean el propio patio, realizados con materiales de la propia naturaleza (piedras, piñas, ramas, etc.). Además, esta área cuenta con una plataforma para la marcha realiza con diferentes materiales para estimular diferentes sensaciones a lo largo del recorrido.

Cuenta también con una fuente para la estimulación del sentido del oído y la relajación. Completándose con la colocación de plantas que se puedan tocar y que proporcionen sensaciones somáticas diferentes, así como una zona de plantas aromáticas para desarrollar el sentido del olfato.

Los caminos facilitadores de la marcha, permitirán facilitar la movilidad en personas con deterioro cognitivo. Por ello son predecibles, amplios, curvos y están realizados con materiales antideslizantes. Dentro de este espacio se han colocado una serie de sillas dispuestas en círculo, que servirán para realizar actividades de ejercicio físico en sedestación.

Miembros del centro geriátrico de
De Izda. a Dcha.: Maitane Bueno, Loreto Velilla, Izaskun Erdozia, Aranzazu Olaizola y Ángel Gardachal

Se completa con otro espacio que dispone de barra, para realizar aquellas actividades que requieran estar de pie pero con ayuda. El huerto y la zona de cuidado de plantas, se amplia, para que dicha actividad (desarrollada ya en la Clínica con excelentes resultados), puedan realizarla el máximo tiempo posible. Para ello se ha colocado una pequeña caseta de herramientas.

Finalmente el Patio se completa con un rincón de los recuerdos, con los que se busca crear nuevos recuerdos estimulando a la vez la reminiscencia de aquellos olvidados. Para ello se han colocado herramientas de trabajo del jardín y del campo que se utilizaban antiguamente, así como rastras de ajos, de pimientos secos, fardos de hierba, etc. Elementos todos ellos que puedan evocar un nexo entre lo actual y lo pasado. Incluye también un pérgola de madera, en la que puedan descansar a la sombra y en la que se colocan elementos que evocan recuerdos.

Además de todo esto, situado fuera del Patio, se ha colocado un gallinero para proporcionar a las personas usuarias del Centro de Día de la Clínica, una actividad terapéutica significativa para ellos. El cuidado de estos animales, les ayuda a tener sentimiento de responsabilidad, mejorar su autoestima o estimular su atención y memoria, y les da la oportunidad de disfrutar de una actividad que muchos de ellos han realizado en sus hogares. Será en esta zona donde en los próximos meses se instalará un pequeño invernadero, que permita la utilización del huerto también en las estaciones más frías del año.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El primer Patio Terapéutico se estrena en un centro geriátrico especializado de Navarra