• domingo, 21 de julio de 2024
  • Actualizado 00:00
 
 

SOCIEDAD

El lugar recóndito y secreto de Navarra en el que coger las mejores castañas en otoño

El lugar, muy poco frecuentado, está cuajado de castaños y a apenas 50 kilómetros de Pamplona, aunque se sube por una carretera estrecha y sinuosa.

Una niña recoge castañas en Bertiz Foto GOBIERNO DE NAVARRA PATXI ÚRIZ
Una niña recoge castañas en un monte en Navarra. GOBIERNO DE NAVARRA / PATXI ÚRIZ

Aunque sólo sea por salir al monte, darse un paseo por la naturaleza, respirar aire puro y hacer un poco de ejercicio, merece la pena salir a buscar castañas. Es un plan muy otoñal en el que podemos admirar la belleza del monte con el cambio de color de los árboles y las hojas caídas sobre caminos y senderos.

En Navarra hay docenas de lugares donde poder pasar una jornada de otoño en plena naturaleza bajo bosques sombríos y también unos cuantos lugares en el que las hayas alternan con los castaños y donde además de hojarasca en el camino, en esta época del año encontramos millares de ericeras en el suelo y, por supuesto, las deliciosas castañas.

En Irañeta, en Eugui, en Quinto Real, en la Selva de Irati, en Xorroxin, o en Bértiz, perdidos entre la espesura, podemos regresar a casa con un buen botín de castañas. Hay que tener en cuenta que se echan a perder aproximadamente en un mes, de modo que, como consejo, es mejor llevarse sólo aquellas que de verdad vamos a consumir. También hay que tener cuidado de no llevarse las castañas de propiedades privadas, no sea que acabemos metiéndonos en un lío.

Pero al margen de los sitios mencionados, hay un lugar donde dicen que se cogen las castañas más hermosas y grandes, y las que tienen mejor sabor de Navarra. Se trata de Artesiaga, a apenas 50 kilómetros de Pamplona, aunque se sube por una carretera estrecha y sinuosa. Nos costará aproximadamente una hora en coche desde la capital Navarra llegar a la zona de los castañares.  

Hay que salir por la N-135 en sentido norte y al llegar a Zubiri coger el desvío de la izquierda para continuar por la NA-138 hacia el embalse de Eugui. Toda esa zona está plagada de castaños, pero también de personas que en esta época del año acude a lo mimos: a por el preciado manjar.

Podemos parar allí mismo y buscar castañas en el suelo, pero suele haber demasiada gente y si no se hace a primera hora de la mañana, es probable que no queden demasiadas en el suelo. Así que existe otra opción, bien continuar hacia Quinto Real, o bien,  pasado el merendero de Eugui, y antes de llegar a la Real Fábrica de Armas, tomar el desvío de la NA-1740, la carretera que sube al alto de Artesiaga, de casi mil metros de altitud.

A ambos lados de la carretera, tanto antes de llegar a la cima, como en el descenso hacia Irurita y Elizondo, salen caminos forestales en los que es posible orillar el coche y adentrarse en la espesura del bosque. Si uno se adentra en esta época del año, lo difícil será no salir cargado de castañas.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El lugar recóndito y secreto de Navarra en el que coger las mejores castañas en otoño