• viernes, 19 de julio de 2024
  • Actualizado 16:40
 
 

SUCESOS

Conductor a la fuga en Pamplona con un increíble pasado: la sorpresa que se llevaron los agentes

Los agentes de la Policía Foral no salían de su asombro cuando consiguieron detener el coche.

Los agentes de la Policía Foral junto al vehículo en el que viajaba el conductor sancionado. POLICÍA FORAL
Los agentes de la Policía Foral junto al vehículo en el que viajaba el conductor sancionado. POLICÍA FORAL

Los agentes de la Policía Foral no salían de su asombro cuando le dieron el alto a un vehículo que circulaba por las inmediaciones de Pamplona. No sólo por la negativa a detener el vehículo y por la persecución que se inició entonces hasta conseguir parar el coche, sino por la sorpresa que se iban a llevar al comprobar la identidad del conductor y repasar el catálogo de infracciones cometidas.

El suceso tuvo lugar este lunes y los agentes, una vez fueron comprobando cosas, entendieron los motivos por los que se había dado a la fuga. El más grave, sin duda, sus antecedentes penales, puesto que el conductor fue condenado en el año 2017 a un año de cárcel por atropellar mortalmente a un anciano en la Avenida de Barañáin de Pamplona.

A partir de ahí comenzó la sangría de denuncias que iban a imponerle. En primer lugar, le impusieron una primera multa de 600 euros por desobedecer las órdenes de los agentes y darse a la fuga. El motivo por el que le habían dado inicialmente el alto era la carencia de seguro obligatorio del vehículo detectada por los agentes, motivo por el que le cayó una segunda multa de 1.500 euros.

Asimismo, en el registro del coche se encontró un cuchillo de grandes dimensiones, un arma prohibida por la que fue sancionado con 600 euros más. Por si fuera poco, constataron que el conductor había perdido la vigencia de su carné de conducir a pesar de ir al volante y de que en el transcurso de dos años no había hecho los cursos de recuperación de puntos.

Además, el coche que conducía tenía la ITV caducada desde 2022, por lo que sumó otra multa de 200 euros. 

Como era preceptivo, los agentes le practicaron una prueba de etilometría que resultó positiva, ofreciendo un resultado de 0,46 mg de alcohol por litro de aire expirado, lo que, supone una tasa de sanción administrativa de 500 euros, más la detracción de 4 puntos del carnet de conducir. 

Y para rizar el rizo, llevaba en la parte de atrás a un menor sin la sujeción homologada, lo que supone una multa de 200 euros más y otros cuatro puntos.

En total 4.100 euros en infracciones y la pérdida de 8 puntos. ¿Podría ser el récord en Navarra?


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Conductor a la fuga en Pamplona con un increíble pasado: la sorpresa que se llevaron los agentes