• jueves, 18 de julio de 2024
  • Actualizado 12:44
 
 

PAMPLONA

Pamplona tendrá una nueva pasarela peatonal que unirá un parque y un barrio de la ciudad

Esta nueva pasarela de la capital navarra también podrá ser utilizada por cilistas.

Recreación de cómo va a ser la pasarela peatonal de Aranzadi. AYUNTAMIENTO DE PAMPLONA
Recreación de cómo va a ser la pasarela peatonal de Aranzadi. AYUNTAMIENTO DE PAMPLONA

La nueva pasarela peatonal y ciclable, de casi 100 metros de longitud y 7 de ancho, unirá el parque de Chantrea Sur, a la altura de la nueva rotonda junto al centro educativo Irubide, con la calle Vergel a la altura del azud del molino de Ciganda, junto al centro El Molino. Será una estructura que “dialogue“ con su entorno, árboles, río y murallas, y que separará trayectos peatonales y ciclables.

Esta mañana el concejal delegado de Gobierno Estratégico Urbanismo, Vivienda y Agenda 2030, Joxe Abaurrea, ha presentado hoy la pasarela, además de las líneas generales de reurbanización y adecuación de todo el entorno de la calle El Vergel, desde la rotonda de Pompeyo, en Rochapea, hasta la rotonda junto a Irubide, incluyendo también como anteproyecto la conexión de esta calle con la Cuesta de Labrit. En el concurso se incluía, además, la redacción de la modificación de planeamiento que sea necesaria para acometer la infraestructura y la futura dirección de las obras.

La propuesta finalmente elegida está firmada por la ingeniería Opera y el estudio I.M Arquitectos urbanistas que tendrán un plazo de 18 semanas para plasmar su idea, de forma que se pueda licitar la construcción, cuyas obras comenzarían el año que viene. El proyecto necesitará la autorización preceptiva de la Dirección General de Cultura- Institución Príncipe de Viana y de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE).

La licitación se ha adjudicado por 164.580,57 euros e incluye la redacción del proyecto y la dirección de obras. Una vez redactado el proyecto el Ayuntamiento licitará las obras. Se prevé que el conjunto de pasarela y reordenación de tránsito y tráfico en la calle Vergel y todas sus conexiones ascienda hasta un presupuesto de 3,4 millones de euros. En concreto la pasarela requerirá una inversión de 1,26 millones de euros, de los que 540.000 euros vendrán aportados por las cuotas de urbanización del área de reparto ARS 1 de Magdalena.

LOS DETALLES DE LA PASARELA DE ARANZADI

El arranque de la pasarela se realizará junto al centro El Molino, mientras que el otro extremo se ubicará en la nueva rotonda de Chantrea Sur, junto al centro Irubide. La propuesta que se llevará a la Gerencia de Urbanismo es una superficie curva de 95 metros de longitud con un pilar o mástil inclinado en forma de huso, que se colocará fuera de la pasarela, en la margen derecha, y al que se anclarán los tensores que sustentarán el tablero y que se dispondrán cada 8 metros.

El tablero se tendrá sobre una viga cajón cerrada de acero cortén y tendrá siete metros de anchura. Creará dos recorridos, uno peatonal y otro ciclable, estarán separados por una jardinera corrida que llevará integrado un banco en toda su longitud. Así, el espacio de la superficie en anchura se distribuirá a razón de 3,5 metros de recorridos peatonal, 0,9 metros de jardinera y 2,60 metros de anchura para el carril bici. La jardinera estará sembrada con plantas tapizantes de flor y gramíneas, y la pasarela estará equipada con luminarias.

A la hora de su ejecución, la pasarela se construirá desde la margen derecha para evitar daños al espacio arbolado de la margen izquierda, aunque en es embarque será necesario retirar un árbol muerto y tres falsas acacias, una especie que está calificada como invasora. En la margen izquierda se creará una plaza trapezoidal que entronque el desembarco de la pasarela, el camino peatonal de Chantrea. La plaza dará continuidad a los caminos trazados en la pasarela, dando prioridad al peatón sobre la bici.

La altura de disposición de la pasarela está calculada para sobrevolar la cota de crecidas del Arga con periodo de retorno de 100 años y en la margen izquierda se ajustará el funcionamiento de la compuerta del canal para regular la capacidad hidráulica del río, mejorando su comportamiento ante inundaciones. La ubicación de la pasarela será un espacio exactamente enfrentado y con la misma dimensión que el paso de cebra del camino peatonal y el carril bici del borde sur de Chantrea que cruza la calle Magdalena y, en un trazado curvo salvará el río para llegar a conectar con la calle Vergel.

El concurso plantea la reurbanización de la calle Vergel desde el desembarque de la pasarela y hasta el puente de mismo nombre Vergel. Los adjudicatarios deberán también realizar un anteproyecto del último tramo de la calle Vergel hasta el cruce con la calle Labrit. En el proyecto redactado se deberá resolver de forma fluida el tránsito peatonal y reordenar el espacio que entronca con viales múltiples (carretera al Portal de Francia, accesos al Redín, el Molino, edificios, etc.).

La propuesta prevé el trazado de un doble carril de 3,5 metros y la ejecución de un carril bici con una dimensión de 3 metros, así como la ampliación de la acera existente. Como sección mínima se añade una separación vegetal de 1 metro, junto al carril bici, y un peatonal de al menos 3 metros de anchura que se completa en la zona entre el puente y el embarque de la pasarela con una franja verde sobre el límite de los edificios parcelas y vallados existentes.

En la reordenación se propone destinar la parte norte del puente del Vergel a espacios peatonales, zonas verdes y carril bici, dejando los dos carriles del sur para el tráfico rodado y manteniendo a su vez el peatonal del sur en su actual dimensión, todo ello respetando el orificio central del puente. Se vuelca de este modo el mayor espacio peatonal hacia el norte, lo que favorece la continuidad de los tránsitos peatonales en esa zona (sobre los edificios existentes) y también la conexión natural con la nueva pasarela y su trazado Permite al mismo tiempo limitar al mínimo las actuaciones sobre el borde de las murallas y sus espacios de protección.

Las limitaciones al norte de los accesos al edificio del número 6 de la calle Vergel y al sur del arbolado y la proximidad a la muralla, definen el trazado geométrico del viario. Con el fin de favorecer el uso peatonal, y el tráfico rodado fluido, se plantea reducir el número de conexiones rodadas a la nueva vía.

ACCESO AL CASCO ANTIGUO DE PAMPLONA DESDE LA PASARELA DE ARANZADI

Además de resolver la conexión peatonal entre Chantrea y Rochapea se considera importante la mejora y conexión de los tránsitos peatonales al Casco Antiguo que, a través del portal de Francia, conectan con la calle al Vergel. Esta unión se consigue mediante la construcción de unas nuevas escaleras y rampa accesible garantizando un viario peatonal seguro que discurre entre el arbolado de la zona y se encuentra perfectamente integrado en el entorno.

La solución peatonal se configura como un bulevar con una sección variable y rodeada de parterres y vegetación a ambos lados, rematados en sendas plazas que sirven de elementos de conexión en puntos estratégicos. En la zona del puente del Vergel una plaza de mayores dimensiones que se amplía ligeramente sobre el aparcamiento existente (en el meandro) para recibir todas las circulaciones, tanto rodadas como peatonales. Se configura como un elemento continuo, generando un paso elevado que regule a su vez la velocidad del tráfico de la calle. A través de este espacio y mediante solución de coexistencia protegida con pivotes el tráfico de la calle Vuelta de Aranzadi puede conectar con la calle Vergel.

Al otro extremo recoge a su vez tanto las nuevas escaleras como una nueva rampa que sirve de remate de peatonal sur del puente del Vergel y que conecta con los tránsitos hacia el Casco Antiguo. La proximidad de ambas paradas de bus sirve también para canalizar a sus usuarios en distintas direcciones.

Allí se genera también una pequeña plaza a modo de proa sobre el espacio inferior que sirve para enlazar y recibir a la solución peatonal que conecta con la pasarela. Se propone el retranqueo de muros para permitir el acceso al edificio que cuenta con una puerta y huecos en planta baja a una cota sensiblemente inferior a la de la calle Vergel. Una puerta y unas nuevas escaleras permiten un acceso privado.

En esa zona, resuelto el trazado en planta para respetar todo el arbolado existente, los espacios públicos restantes son realmente residuales, poco accesibles y visibles. Para ellos se plantea dar continuidad a la sección de la pasarela sobre el rio Arga favoreciendo el tránsito sobre a estancia y salvando el desnivel existente con la menor pendiente posible (un 2.8%) de manera que este elemento, que se desvincula del terreno y su trazado, tengan mayor presencia y visibilidad desde la calle Vergel. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Pamplona tendrá una nueva pasarela peatonal que unirá un parque y un barrio de la ciudad