• jueves, 18 de julio de 2024
  • Actualizado 09:25
 
 

POLITICA

Chivite mantiene su ataque a las tradiciones de Navarra y prohíbe la visita del ángel de Aralar

La Cofradía de las Cinco Llagas de Pamplona lamenta la decisión del Gobierno de Navarra. 

Recibimiento del Ángel de Aralar a Pamplona junto a una foto de María Chivite.
Recibimiento del Ángel de Aralar a Pamplona junto a una foto de María Chivite.

El Ángel de Aralar llega este lunes a Pamplona para realizar sus tradicionales visitas a colegios y entidades. Pero este año no recalará en el Palacio de Navarra. Y será la segunda vez consecutiva que no sea recibido por el Gobierno de Navarra. La presidenta del Ejecutivo foral, María Chivite, lo ha prohibido. 

"El año pasado, posiblemente por primera vez en aproximadamente un siglo, el Gobierno de Navarra suspendió un acto popular celebrado de generación en generación (a excepción de los años de Coronavirus) y este año vuelve a desechar esta sentida tradición". La Cofradía de las Cinco Llagas de Pamplona ha informado de este agravio del Gobierno de Navarra, liderado por María Chivite, en un comunicado. 

El vicepresidente primero del Gobierno, Javier Remírez, justificó el pasado año que el ángel de San Miguel de Aralar no visitase el Palacio de Navarra en la voluntad del Ejecutivo de "avanzar en la laicidad de los espacios públicos".

Y se ha mostrado especialmente dolida: "Aparte del desprecio a nuestro querido San Miguel de Aralar y a la herencia de nuestros antepasados, se priva a la vecindad navarra de una impresionante ceremonia que combinaba lo popular con lo cultural y lo religioso sin conflicto ninguno". De hecho, desde la cofradía se ha insistido en que "posiblemente era el único momento del año en el que tanto creyentes como no creyentes podían disfrutar libremente sin pagar ni reservar sitio del Palacio de la Diputación, con los timbaleros tocando el Himno de las Cortes en el zaguán, la Capilla de Música de la Catedral cantando en el Salón del Trono y también por un día al año cualquier navarro podía participar de una misa en la impresionante capilla del palacio".

La recepción del ángel San Miguel de Aralar se celebró con total normalidad hasta 2019. Acudían ciudadanos y representantes del Gobierno de Navarra, creyentes o no, de forma voluntaria.

Uno de los objetivos de la Cofradía de las Cinco Llagas de Pamplona es que no se dejen de celebrar actos de devoción tradicional y popular públicos. "Ya que se impide el acceso de los fieles al Palacio de Navarra para honrar al protector de nuestro pueblo, San Miguel de Aralar, y a los creyentes y no creyentes a disfrutar de un solemne acto público único, la Cofradía de las Cinco llagas de Pamplona anima a los pamploneses a acompañar a nuestro querido San arcangel en los distintos recorridos que hace por múltiples instituciones religiosas y laicas esta semana", han pedido desde esta entidad.

Igualmente valorará si realizar al igual que el año pasado un breve acto público, aunque por prudencia y respeto no solicita la presencia de la efigie de San Miguel in Excelsis en el acto.

La Cofradía ha aprovechado el comunicado para felicitar al Ayuntamiento de Pamplona como institución por mantener esta tradición, "independientemente del color del partido gobernante". Igualmente ha reivindicado la libertad tanto de asistir como de no asistir a actos religiosos en vez de suspenderlos: "Se trata de un tema de libertad, que a nadie obliga".

"La Cofradía lamenta que desde el Gobierno de Navarra se desprecie el cariño tan arraigado a nuestro Ángel comenzando especialmente en la montaña, Barranca, Larraun y de ahí a toda Navarra", se ha insistido. .

"Si se negara una recepción a un colectivo por ser de otra etnia sería racismo, si fuera por ser migrantes sería xenofobia, si fuera por ser mujeres sería machismo. ¿Y si se le niega una recepción por ser cristiano? Cristianofobia", han denunciado. "El gobierno no tiene porque ser oficialmente de una etnia, oficialmente inmigrante u oficialmente femenino para recibir y apoyar a estos grupos. La cofradía entiende que el gobierno es aconfesional, pero igualmente no hace falta ser oficialmente cristiano para mantener una recepción secular a San Miguel de Aralar", han apostillado.

Y el comunicado prosigue: "Cuando los edificios oficiales se iluminan de múltiples colores según el día que se celebre, se reúnen las autoridades pese a desavenencias participando unos, otros o todos y se reciben a colectivos culturales, políticos, reivindicativos, o festivos de todo tipo, da la impresión de que cada vez más los únicos vetados son los cristianos. Está avanzando una cristianofobia que nada tiene que ver con aconfesionalidad ni laicidad, ya que no se trata de que el gobierno sea oficialmente de ninguna religión".

La Cofradía de las Cinco Llagas de Pamplona se formó a iniciativa de unos jóvenes, independientemente de cualquier institución pública civil o religiosa. Pretende ser una asociación popular no vinculada directamente a ningún organismo precisamente para poder obrar libremente sin ser cancelados mientras les dejen. "Aunque es una asociación obviamente cristiana, no está vinculada a la Iglesia oficialmente para no comprometerla", aseveran desde el colectivo. "Todo lo que se haga será por iniciativa propia y no vincula a la Iglesia ni a las autoridades civiles. Y este mismo comunicado lo haría fueran quiénes fueran los gobernantes de ese momento. Porque es un tema de respeto, justicia, libertad y hasta buena educación", concluye el texto.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Chivite mantiene su ataque a las tradiciones de Navarra y prohíbe la visita del ángel de Aralar