• sábado, 20 de julio de 2024
  • Actualizado 09:40
 
 

POLITICA

Salud cita a los médicos navarros a negociar en horas de trabajo y no acudirán por atender pacientes

El sindicato ha anunciado que no acudirá a la reunión de este martes por "obligaciones asistenciales" y ha remitido una contrapropuesta.

Imagen de la rueda de prensa del Sindicato Médico de Navarra - EUROPA PRESS
Imagen de la rueda de prensa del Sindicato Médico de Navarra - EUROPA PRESS

El comité de huelga del Sindicato Médico de Navarra (SMN) ha presentado este martes al departamento de Salud una contrapropuesta a su última oferta de negociación para evitar la huelga convocada a partir de este miércoles, 1 de febrero.

Además, el sindicato ha explicado en un comunicado que "el comité de huelga no podrá acudir" a la reunión convocada este martes 31 de enero a las 13.30 horas con Salud "debido a las obligaciones asistenciales de alguno de sus miembros que no han podido ser sustituidas a tiempo".

En su contrapropuesta, frente al incremento de la retribución básica de todos los facultativos sanitarios en 400 euros/mes por 14 pagas, el Sindicato Médico afirma que "serán 500 euros/mes en 14 pagas para todos los facultativos a abonar con efecto a 01/01/2023 y el compromiso del Parlamento de Navarra a incluir una partida idéntica a abonar a partir del 01/01/2024".

Según propone el sindicato, "esta mejora salarial se realizará mediante la creación de un nuevo complemento retributivo cuyo nombre queda a criterio del Gobierno de Navarra pero que el SMN sugiere podría ser 'Complemento de productividad fija' (como en otras muchas comunidades autónomas) o 'complemento facultativo foral' si deseamos desmarcarnos de alguna forma del resto".

En el ámbito de la Atención Primaria, donde Salud plantea que se acuerde "un máximo de 32 pacientes/día por facultativo y 12 minutos por consulta presencial" y que "no se podrán forzar pacientes por encima del número máximo establecido, excepto en casos de urgencia vital o cuando sea aceptado voluntariamente por el profesional médico y/o los profesionales de la UBA correspondiente", el Sindicato Médico plantea que "la agenda predeterminada asistencial debe seguir siendo de 300 minutos".

El SMN señala que "dicha agenda comprende diferentes actos y actividades asistenciales con distinto tiempo asignado y lo que debe asegurarse es que ningún acto establecido en la agenda ni ninguna citación por encima de ella pueda hacerse sin el consentimiento expreso del médico, tampoco por la enfermera de su UBA". "Además, hay que redefinir que actos son considerados presenciales y no presenciales y cuales son asistenciales y no asistenciales. La Gerencia de Atención Primaria debe dar las instrucciones específicas a todos los estamentos que manejan nuestras agendas para que se cumpla esta premisa", añade.

En el ámbito hospitalario, Salud planteaba constituir un grupo de trabajo específico, entre el SNS-O y el SMN, para "objetivar e identificar la eventual sobrecarga laboral a nivel hospitalario".

El Sindicato Médico responde que en el ámbito hospitalario "ya hay servicios con sobrecarga en sus facultativos, detectada desde antes de 2014 por el Servicio de Riesgos Laborales (SPRL) como consta en sus informes, por lo que no hace falta volver a confirmarlo sino poner las medidas propuestas en dichos informes por el propio SPRL y hacer un seguimiento". "En general, ya existe una mesa específica para valoración de la sobrecarga que depende del director de profesionales, pero no se convoca desde hace más de dos años, y debería permitir conocer cómo está la sobrecarga en cada servicio y centro de salud así como hacer un seguimiento de la sobrecarga y asegurar el cumplimiento de las medidas propuestas por el SPRL en cada uno de sus informes en esta materia", considera.

En cuanto a la exclusividad, Salud propone eliminar este régimen para facultativos de medicina, sin merma retributiva aparejada, excepto en las Jefaturas de Servicio Hospitalario, Direcciones de Equipo de Atención Primaria y de Centros de Salud Mental, y se mantendrá la aplicación del artículo 10.6 de la ley foral 11/1992, de 20 de octubre, reguladora del régimen específico del personal adscrito al Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea, igualando así su régimen al de otro personal del Gobierno de Navarra.

El Sindicato Médico responde que "lo cierto es que este giro introduciendo el concepto de incompatibilidad (que no por ser desconocido sí resulta sorpresivo a estas alturas de la negociación) aleja las posibilidades de acuerdo en este punto". "La postura del sindicato es que lo que un profesional (quien sea y cualquiera que sea su categoría o ámbito de trabajo) no puede ser penalizado por lo que haga en su tiempo libre (salvo que sea una actividad delictiva). Mismo trabajo, misma retribución. Proponemos una reforma legislativa que permita a cualquier trabajador realizar cualquier actividad en su tiempo libre sin penalización alguna, para lo cual es preciso derogar los artículos 10.3 y 10.6 de la ley foral 11.92 y sugerimos que el departamento de Salud inste a Función Pública a derogar cualquier medida de penalización a los funcionarios forales en cuanto a su tiempo libre se refiera", señala.

Por otro lado, el Sindicato Médico rechaza que el documento de acuerdo tenga que pasar por la Mesa Sectorial de Salud y por la Mesa General de Función Pública, como plantea el departamento. "Los puntos contenidos en este documento, en caso de que lleguen a consolidar un acuerdo, lo serán como un acuerdo de final de huelga (si cabe) y no van a pasar por ninguna otra mesa de negociación para su discusión, modificación y/o ratificación, sino que serán publicados en el BON acto seguido de su firma, sin que la huelga sea desconvocada hasta que se produzca dicha publicación", afirma el Sindicato Médico.

Además, plantea que "los eventuales acuerdos que precisen modificaciones normativas con rango de ley serán en su caso objeto de iniciativa legislativa por parte de los grupos parlamentarios, en el Parlamento de Navarra". "Puesto que este paso es imprescindible no daremos por cerrado el conflicto, ni por lo tanto desconvocada la huelga, hasta no tener una constancia pública del acuerdo parlamentario que haga posible el cumplimiento del acuerdo", asegura.

CHIVITE LAMENTA QUE EL SINDICATO MÉDICO HAYA RECHAZADO REUNIRSE

La presidenta María Chivite ha lamentado que el comité de huelga del Sindicato Médico de Navarra haya "declinado" acudir a la reunión convocada por Salud para intentar llegar a un acuerdo que permita desconvocar la huelga anunciada a partir de mañana.

"Parece ser que ha declinado acudir a la reunión", ha dicho, y añadido que es una decisión que no ha podido sino "lamentar", al tiempo que ha asegurado que la "disposición" de Salud es "seguir hablando para evitar una huelga".

Y en este sentido ha afirmado en declaraciones a los periodistas que esa disposición queda "muy clara con la oferta" que se les hizo ayer tanto en sus términos económicos como en los relativos a las medidas para reducir la carga de trabajo en Atención Primaria.

Para Chivite se trata de "una oferta bastante generosa" que muestra "la voluntad de llegar a un acuerdo", y de hecho ha subrayado que la oferta en materia de retribuciones recoge un incremento "más que relevante" y para reducir la carga de trabajo unas propuestas con "mejores condiciones que lo que se está cerrando en otras comunidades".

La presidenta ha invitado al sindicato a "seguir hablando" ya que "nunca es tarde para llegar a un acuerdo", y en este sentido ha aseverado que desde el departamento "siempre habrá voluntad".

La Carta de Derechos Sociales ve la huelga como "un chantaje inasumible"

La Carta de Derechos Sociales insta al Gobierno de Navarra a "defender política y económicamente" un sistema sanitario público de calidad y califica la huelga convocada a partir de mañana por el Sindicato Médico como "un chantaje inasumible tanto para el resto de trabajadoras y trabajadores sanitarios como para el conjunto de la ciudadanía".

Tras recordar que el sindicato "reclama una subida salarial de 1.000 euros mensuales en dos años, pretendiendo compatibilizar el empleo público con su participación en negocios sanitarios privados", este colectivo afirma en un comunicado que estas reivindicaciones supondrían de ser aceptadas "un claro debilitamiento del sistema sanitario" por lo que pide al Ejecutivo foral que "no acepte ni amenazas ni chantajes".

"No es momento de profundizar en el proceso de privatización del sistema, sino en una mayor inversión a través de los presupuestos para aliviar la situación de Osasunbidea", sostiene, y añade que eliminar la exclusividad "es una reclamación médica corporativa de carácter económico que favorece a aseguradoras, clínicas y otros negocios sanitarios de carácter privado, y que abre la puerta a la generalización de malas prácticas profesionales desde el punto de vista ético".

Señala además que de aprobarse su eliminación "aumentarían" los costes y las listas de espera por la "posible intencionada reducción de la actividad en el sistema público", lo que conllevará "un claro deterioro de la calidad asistencial, provocando así que los estratos sociales que puedan pagarse un seguro o hacer frente a más factura, se dirijan a la sanidad privada".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Salud cita a los médicos navarros a negociar en horas de trabajo y no acudirán por atender pacientes