• miércoles, 17 de julio de 2024
  • Actualizado 15:06
 
 

SOCIEDAD

Un político muerto, una campaña electoral y un laberinto de pistas en la Navarra de los 90

Javier Prats es un profesor de francés de Pamplona y que publica ahora su primera novela, que quedó finalista en el madrileño festival literario Octubre Negro.

El asesinato de un político al comenzar una campaña electoral, con la Pamplona de los años 90 como telón de fondo, dan inicio a un "laberinto de pistas" para "Extraño accidente en el kilómetro 105", la primera novela del escritor navarro, afincado en Cantabria, Javier Prats. EFE/ Pablo Ayerbe
El asesinato de un político al comenzar una campaña electoral, con la Pamplona de los años 90 como telón de fondo, dan inicio a un "laberinto de pistas" para "Extraño accidente en el kilómetro 105", la primera novela del escritor navarro, afincado en Cantabria, Javier Prats. EFE/ Pablo Ayerbe

El asesinato de un político al comenzar una campaña electoral, con la Pamplona de los años 90 como telón de fondo, dan inicio a un "laberinto de pistas" para "Extraño accidente en el kilómetro 105", la primera novela del escritor navarro, afincado en Cantabria, Javier Prats.

Una obra que va "más allá de la novela negra" y tampoco es "una novela política", según explica su autor en una entrevista con EFE antes de presentar el libro en la Biblioteca Central de Cantabria, en Santander.

Javier Prats es un profesor de francés de Pamplona que lleva 20 años afincado en Cantabria y que, aunque escribe "desde muy joven" cuentos y otros relatos, publica ahora su primera novela, que quedó finalista en el madrileño festival literario Octubre Negro.

Su historia sucede en la capital de Navarra hacia 1990 y el misterio surge a partir "de la muerte en extrañas circunstancias de un político navarro" justo antes de la campaña electoral.

"A partir de ahí se abren tres líneas de investigación", indica el autor, que apunta a que la peculiaridad de esa búsqueda del asesino es que las indagaciones las hacen dos adolescentes, la mujer del político que fallece, que intenta descubrir qué ha pasado, y dos periodistas que investigan el caso.

Las tres investigaciones, que son independientes, forman un "laberinto de pistas" que debe "recomponer" el lector. "Algunas pistas parecen que son válidas o muy buenas, pero no lo son tanto, y otras están más escondidas", subraya.

El escenario elegido es Pamplona por el vínculo del autor con la ciudad, pero la trama podría ser en cualquier lado, porque "cualquier lugar en el que el ser humano haya puesto un pie es susceptible de una novela negra", opina.

Aún así, Prats busca retratar la ciudad navarra con un relato lleno de referencias históricas y políticas que harán que quien haya vivido esa época, se traslade "inmediatamente" a esos tiempos.

A pesar de que la política es el centro de la trama, "no es lo más importante de la historia" y el autor afirma que la trata "de una forma paródica", con "humor, sobre todo", para "hacer descansar al lector en su búsqueda de pistas. "Quiero presentar el absurdo de algunos debates", reconoce Prats.

"Lo que quiere presentar la novela no es tanto la fachada, lo que sale en televisión en el telediario o lo que quiénes mandan quieren presentar, sino lo que está detrás: detrás del telón es donde ocurren las cosas importantes, lo que está oculto", resume.

Con su primera novela, Javier Prats confía en "entretener" a los lectores y que se reflexione sobre el tratamiento que se le da a la política en la sociedad. "Quizás hablamos mucho de partidos políticos y no tanto de política", concluye. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Un político muerto, una campaña electoral y un laberinto de pistas en la Navarra de los 90