• jueves, 25 de julio de 2024
  • Actualizado 14:39
 
 

SOCIEDAD

Los Rupérez, fotógrafos de Pamplona durante más un siglo con un comercio activo en la ciudad

A finales del siglo XIX Benito Rupérez abandonó el seminario para trabajar de aprendiz de fotógrafo. Fue el precursor de una saga de fotógrafos que, tras cuatro generaciones, continúa con un comercio abierto en Pamplona.  

Foto Koldo en av. Bayona 30, a la derecha, Luis Esteban Rupérez, bisnieto de Benito Rupérez.
Foto Koldo en av. Bayona 30, a la derecha, Luis Esteban Rupérez, bisnieto de Benito Rupérez.

Los Rupérez son una singularidad en las estirpes de fotógrafos navarros que, a pesar de la evolución tecnológica, tras cuatro generaciones continúan en el oficio con un comercio abierto a pie de calle. El precursor de la saga fue Benito Rupérez Herrero, nacido en Fitero en 1881, vino al seminario de Pamplona para estudiar la carrera eclesiástica, pero la magia de la fotografía fue más seductora que la llamada del Dios trascendente. Así que colgó el hábito para entrar como aprendiz en el estudio del madrileño Emilio Pliego, cuyo estudio de la calle San Nicolás ya funcionaba en 1880.

Foto 02. Un jovencísimo y elegante Benito Rupérez (Foto Emilio Pliego, cortesía de Foto Koldo).
Foto 02. Un jovencísimo y elegante Benito Rupérez (Foto Emilio Pliego, cortesía de Foto Koldo).

En 1905, aprendido el oficio, el exseminarista se estableció por su cuenta en el 21 del paseo de Sarasate -última casa del paseo esquina Yanguas y Miranda-. A comienzos de los años veinte se trasladó a Calceteros 12 -bajo ocupado por el templo de las pastas, la Confitería Layana- en donde la marca Rupérez ha permanecido hasta los años ochenta. Benito Rupérez ha sido un referente en la fotografía de Pamplona; fue maestro de maestros, en su estudio se formaron renombrados fotógrafos como: Carlos Aznar; Carlos Calleja; José Galle; José Luis Lafuente; Peinado y Mazo; Andrés Retegui y Paco ZubietaTras su fallecimiento en 1943, le han sucedido: Luis; Luis Antonio; y Luis Esteban que en la actualidad regenta el comercio Foto Koldo en av. Bayona 30 abierto hace 50 años.

Foto 03. A la derecha Benito Rupérez con cuatro aprendices (Foto Rupérez, cortesía de Foto Koldo)
Foto 03. A la derecha Benito Rupérez con cuatro aprendices (Foto Rupérez, cortesía de Foto Koldo)

Desgraciadamente de la obra fotográfica de Benito Rupérez apenas nos ha llegado algo, parece ser que hubo un incendio que destruyó el archivo. Lo que queda, fundamentalmente son positivos papel. Todavía se encuentran en formato postales de época, firmadas Rupérez (posiblemente de Benito y su hijo Luis) que debieran recopilarse. Otra parte son retratos familiares que llegan esporádicamente a Rupérez e instituciones. En concreto la Fototeca de Navarra tiene una modesta colección, mientras que el Archivo Municipal de Pamplona, custodia un pequeño número de fotos con gran valor histórico y artístico, procedentes de la Colección Municipal y de la Colección Arazuri. De todo ello hemos hecho una selección para comentar.

Foto 04. De las fotos de estudio familiares realizados por el bisabuelo Benito, Foto Koldo conserva este simpático retrato de tres niños. El paspartú, a pesar de estar enmohecido, evidencia la época con la dirección inicial del estudio en “Boulevard Sarasate”.

Foto 04. Retrato de tres niños (Foto Benito Rupérez, cortesía de Foto Koldo)
Foto 04. Retrato de tres niños (Foto Benito Rupérez, cortesía de Foto Koldo)

Foto 05. A la belena de la plaza del Castillo se accede por un portalón contiguo al 43bis de la plaza. Se ha conocido popularmente como la calleja del Iruña por dar acceso a los servicios del Café Iruña. No obstante, a principios del siglo pasado, según J.J. Arazuri, los pamploneses la llamaban la calleja de Pintamonas, apodo de un personaje que padecía una discapacidad mental, asiduo a esta belena.

Foto 05. Dos vistas de la belena de la plaza del Castillo en 1933 (Foto Benito Rupérez, Colección Municipal, Archivo Municipal AMP000294)
Foto 05. Dos vistas de la belena de la plaza del Castillo en 1933 (Foto Benito Rupérez, Colección Municipal, Archivo Municipal AMP000294)

Foto 06. Esta foto de Rupérez, fechada en 1928, delata que el escudo republicano que luce actualmente el frontispicio de la plaza de toros no estaba aquel año. Es decir, el proyecto original del arquitecto donostiarra Francisco Urcola contemplaba una corona monárquica. El escudo con la corona mural republicana fue un añadido de 1935.

Foto 06. 1928. La plaza de toros de Pamplona conforme al proyecto original del arquitecto Urcola presentaba un escudo borbónico (Foto Benito Rupérez, Colección Municipal, Archivo Municipal AMP001741)
Foto 06. 1928. La plaza de toros de Pamplona conforme al proyecto original del arquitecto Urcola presentaba un escudo borbónico (Foto Benito Rupérez, Colección Municipal, Archivo Municipal AMP001741)

Foto 07. No, no es un constable británico, conocido popularmente como “bobby”, sino un fornido policía municipal de Pamplona con el nuevo uniforme tras su reorganización hace un siglo.

Foto 07. Uniforme del cuerpo de la policía municipal (Foto Benito Rupérez, Colección Arazuri, Archivo Municipal U0010202)
Foto 07. Uniforme del cuerpo de la policía municipal (Foto Benito Rupérez, Colección Arazuri, Archivo Municipal U0010202)

Foto 08. Visita del presidente de la II República, Niceto Alcalá Zamora, al Hospital de Navarra, el 16 de septiembre de 1932. El día anterior había firmado en San Sebastián el decreto del Estatuto de Cataluña. En la foto además de los facultativos, enfermeras y diverso personal, aparece en el centro con gafas el presidente de la República, y a su izquierda el vicepresidente de la Diputación de Navarra, Constantino Salinas, con un cigarro puro.

Foto 08. Visita al hospital del presidente de la II República el 16 de septiembre de 1932 (Foto Benito Rupérez, Colección Municipal, Archivo Municipal AMP002433)
Foto 08. Visita al hospital del presidente de la II República el 16 de septiembre de 1932 (Foto Benito Rupérez, Colección Municipal, Archivo Municipal AMP002433)

Foto 09. En la foto de Rupérez de un encierro de los Sanfermines de 1927, llama la atención que no había vallado frente al Consistorio, lo cual propiciaba que la manada de toros al salir del embudo de Santo Domingo se desparramaba por la amplitud de la plaza, en algún caso como en la instantánea, las reses llegaron a detenerse. Para evitar estas contrariedades, en 1930 se instaló un vallado trasversal que cubría desde la estatua izquierda de la fachada del Ayuntamiento (la Alegoría de la Prudencia) hasta la esquina de la plaza. Al no haber vallado, las dos farolas modernistas, instaladas en 1916, servían de refugio para que los corredores se encaramasen a ellas; la pareja de farolas se trasladó a Falces en 1953.

Se aprecia también que la fachada de la Casa Consistorial estaba adornada con bombillas, esta iluminación festera se instaló por primera vez aquel año y continuó hasta 1936. Otra curiosidad ornamental es el pendón del balcón central del primer piso con dos escudos: a la izquierda el león de la ciudad –concedido por Carlos III el Noble en 1423 con el Privilegio de la Unión- y a la derecha el representativo del Voto a las Cinco Llagas –que rememora la epidemia de peste de 1599-.

Foto 09. Encierro de 1927 con reses detenidas frente a la fachada de la Casa Consistorial. (Foto Rupérez, cortesía de Foto Koldo)
Foto 09. Encierro de 1927 con reses detenidas frente a la fachada de la Casa Consistorial. (Foto Rupérez, cortesía de Foto Koldo)

Foto 10. La instantánea del encierro fechada el 11 de julio de 1936 en la plaza Consistorial, firmada por Rupérez, generó en marzo de 1950 una polémica en la prensa local, pues a principios de aquel año la revista Saturday Evening Post de Filadelfia había premiado con 100 dólares a un señor de Madrid. Al cabo de un mes el usurpador reconoció que todo había sido producto de una broma, no tuvo más remedio que entregar al autor un cheque, que finalmente fue de 70 dólares (equivalente a 3.500 ptas de la época) debido a un descuento.

Además el defraudador tuvo el descaro de afirmar que la fotografía había sido tomada en los pasados Sanfermines de 1949. Algo totalmente imposible: para entonces ya se había demolido la casa del estanco y la contigua para dar espacio a la plaza Consistorial. En la controversia se desveló que la foto la había sido captada por Andrés Retegui, trabajando para Rupérez.

Erbiti y Manero en Encierros en blanco y negro fechan la foto el día 12 de julio e identifican a varios corredores como: Martín José Mugiro, José Remón, José Antonio Murillo y Pachón González.

Lo cierto es que las fotos del encierro de Pamplona han sido objeto de innumerables usurpaciones, a raiz de la polémica se supo también que en 1943 había sucedido algo parecido con otra foto de Rupérez y la revista Turismo de Lisboa.

Foto 10. Encierro en la plaza Consistorial del 11 de julio de 1936 (Foto Rupérez, Colección Municipal, Archivo Municipal AMP002200)
Foto 10. Encierro en la plaza Consistorial del 11 de julio de 1936 (Foto Rupérez, Colección Municipal, Archivo Municipal AMP002200)

Foto 11. Esta foto de la plaza Consistorial, también de Rupérez, tomada desde Mercaderes testimonia lo que hemos comentado anteriormente: la existencia de dos inmuebles a la izquierda de Casa Seminario. En el bajo de la esquina izquierda se encontraba el estanco. El Ayuntamiento compró los dos inmuebles para liberar el ajustado espacio de la plaza Consistorial, uno fue demolido en 1941 y el otro en 1946.

Foto 11. La plaza Consistorial vista desde Mercaderes antes del derribo de dos casas contiguas a Casa Seminario (Foto Rupérez, Colección Municipal, Archivo Municipal AMP000413)
Foto 11. La plaza Consistorial vista desde Mercaderes antes del derribo de dos casas contiguas a Casa Seminario (Foto Rupérez, Colección Municipal, Archivo Municipal AMP000413)

Foto 12. Un bello contraluz del paso de la manada, por el lateral del Ayuntamiento, enfilando la plaza Consistorial. En 1935 el final de la cuesta de Santo Domingo era muy estrecho, apenas cinco metros. El derribo de Casa Seminario en 1977 mejoró el angosto paso anterior. Recordemos que la Casa Consistorial, exceptuando la fachada barroca del siglo XVIII, también fue demolida en 1952 para ser reconstruida.

Foto 12. Los astados enfilan la plaza Consistorial desde la cuesta de Santo Domingo. 1935 (Foto Benito Rupérez, Colección Municipal, Archivo Municipal AMP002257)
Foto 12. Los astados enfilan la plaza Consistorial desde la cuesta de Santo Domingo. 1935 (Foto Benito Rupérez, Colección Municipal, Archivo Municipal AMP002257)

Foto 13. La fotografía corresponde al encierro del 7 de julio de 1924, con reses de Duque de Veragua, descendiendo por la cuesta del callejón. Aquel año fue el único en el que las barracas se instalaron en los terrenos dónde actualmente se encuentra el edificio de Movistar y el cruce de la calle Cortes de Navarra con Amaya. En la foto se puede apreciar la parte trasera del Teatro Gayarre cuando estaba en la plaza del Castillo, siete años después se trasladó a su ubicación actual en la av. de Carlos III.

Foto 13. El encierro se interna en la cuesta del callejón procedente de la calle Estafeta (Foto Benito Rupérez, cortesía de Foto Koldo)
Foto 13. El encierro se interna en la cuesta del callejón procedente de la calle Estafeta (Foto Benito Rupérez, cortesía de Foto Koldo)

Foto 14. La suerte del cesto, que ya se ha perdido, se realizaba durante las vaquillas tras el encierro. Tiene cierta similitud con los forcados portugueses. La diferencia es que el primer mozo se colocaba un cesto, a modo de protección, detrás de éste una fila de mozos con una cuerda, o sin ella, atada a las asas del cesto para aguantar la embestida de la vaquilla.  

Foto 14. La suerte del cesto con las vaquillas tras el encierro 1927 (Foto Benito Rupérez, cortesía de Foto Koldo)
Foto 14. La suerte del cesto con las vaquillas tras el encierro 1927 (Foto Benito Rupérez, cortesía de Foto Koldo)

Foto 15. La actual plaza de las Merindades en confluencia con la av. de la Baja Navarra tomaba este aspecto en 1933. La plaza y esta avenida se han denominado en el siglo XX siguiendo los avatares de la vida nacional.

Así en el tiempo que Rupérez tomó la foto, coincidente con la II República, la plaza se denominaba de Pablo Iglesias en referencia al fundador del PSOE y no al exvicepresidente segundo del Gobierno de España de Pedro Sánchez. Anteriormente la plaza se había denominado plaza del General Primo de Rivera, en referencia al dictador (1923-1930). En 1936 cambió, como homenaje al golpista, a plaza del General Mola.

La av. de la Baja Navarra, en aquel tiempo se denominaba av. de Galán y García Hernández; ambos artífices de un levantamiento militar en Jaca a favor de la república en diciembre de 1930, que acabaron fusilados. Anteriormente había sido la av. de Alfonso XIII. En 1936 tomó el nombre de av. del General Franco en referencia al dictador (1936-1975).

El edificio del centro de la imagen se conocía como “La Casa de las Hiedras” que fue demolido en 1974 mediante explosivos controlados, en lo que fue un singular espectáculo para los pamploneses.

Foto 15. Plaza de Pablo Iglesias y av. de Galán y García Hernández en 1933 (Foto Benito Rupérez, Colección Municipal, Archivo Municipal AMP000651)
Foto 15. Plaza de Pablo Iglesias y av. de Galán y García Hernández en 1933 (Foto Benito Rupérez, Colección Municipal, Archivo Municipal AMP000651)


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los Rupérez, fotógrafos de Pamplona durante más un siglo con un comercio activo en la ciudad