• viernes, 19 de abril de 2024
  • Actualizado 00:00
 
 

SOCIEDAD

La AEMET pone a Navarra de nuevo en alerta por la llegada de la peor de las previsiones

Tras el paso de la borrasca Louis por encima de Navarra, llega Mónica, una borrasca atlántica que entrará por el noroeste.

Dos personas se protegen de la lluvia con sus paraguas en una jornada donde el ambiente inestable, con chubascos localmente fuertes y de cierta intensidad continúa en la Comunidad Foral.  EFE/ Jesús Diges
Dos personas se protegen de la lluvia con sus paraguas en una jornada donde el ambiente inestable, con chubascos localmente fuertes y de cierta intensidad continúa en la Comunidad Foral. EFE/ Jesús Diges

La Agencia Estatal de Meteorología lo tiene claro. No va a ser un fin de semana apacible. Más bien, todo lo contrario. La lluvia, el viento, el frío y la llegada de la nieve a cotas relativamente bajas (700 metros) van a marcar el fin de semana meteorológico y un arranque de semana en el que entre Louis y Mónica, los paraguas y las bufandas se van a hacer más que necesarios en Navarra.

Y es que la borrasca Louis, que es la que comenzó a dejar lluvia y frío en Navarra entre el jueves y el viernes, va a dar paso, sin solución de continuidad, a Mónica, una borrasca atlántica que llegará desde el noroeste y que podría entrar por el norte de la Comunidad foral.  Esta borrasca trae un frente cálido asociado cargado de agua, que nos va a dejar lluvia por doquier.

En concreto, para este sábado, la AEMET habla de cielo nuboso o cubierto con precipitaciones y chubascos localmente moderados, menos probables y frecuentes cuanto más al sur de Navarra. La cota de nieve se sitúa sobre los 500 metros, lo que significa que podría aparecer en multitud de puntos de la geografía foral, pero a lo largo del día irá subiendo hasta situarse sobre los 700 metros, lo que restringiría la nieve a zonas altas. Las temperaturas caerán en sus máximas y veremos heladas débiles en el Pirineo, siendo localmente moderadas en las cumbres.

El domingo la situación será muy similar, con cielo nuboso o cubierto con probables brumas y nieblas dispersas en zonas de montaña. Las lluvias serán más frecuentes y habituales cuanto más al norte, aunque no se descartan en ningún punto. Además, las precipitaciones serán en forma de nieve por encima de los 700-1000 metros. Las temperaturas mínimas subirán levemente y las  máximas se mantendrán con pocos cambios, predominando los descensos.

La transición entre Louis y Mónica nos dejará un lunes de cielos cubiertos, precipitaciones y chubascos que podrán ir ocasionalmente acompañados de tormenta. La cota de nieve comenzará alta, aunque caerá puntualmente a los 500 metros. Los vientos soplarán flojos del oeste, pero rolando a norte, con intervalos de mayor intensidad en el Centro de Navarra y la Ribera del Ebro.

Y la previsión no mejora para el martes. Según la Agencia Estatal de Meteorología, seguiremos teniendo cielos nubosos o cubiertos, con lluvias y chubascos que podrán ser persistentes en la mitad septentrional y que tenderán a remitir en el sur por la mañana.

Así pues, tenga un paraguas a mano en los próximos días, porque parece que va a ser más que necesario.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La AEMET pone a Navarra de nuevo en alerta por la llegada de la peor de las previsiones