• martes, 23 de julio de 2024
  • Actualizado 00:00
 
 

SOCIEDAD

Investigadoras navarras encuentran un gran avance para curar a distancia úlceras vasculares

Los buenos resultados de este proceso han hecho que se protocolice para ofrecer ya como alternativa a los pacientes que viven más lejos del hospital.

Las enfermeras Loreto Rubio y Carmen Alfaro. UNIVERSIDAD DE NAVARRA
Las enfermeras Loreto Rubio y Carmen Alfaro. UNIVERSIDAD DE NAVARRA

El procedimiento de cierre de las úlceras requiere unas curas presenciales, a veces diarias, que implica un desplazamiento y un tiempo. Formar al paciente y realizar el seguimiento de sus lesiones mediante tele-enfermería ha sido el objetivo del estudio presentado por un equipo de enfermería vascular de la Clínica Universidad de Navarra en el XXXIV Congreso Nacional de Enfermería Vascular y Heridas.

Los buenos resultados de este proceso han hecho que se protocolice para ofrecer ya como alternativa a los pacientes que viven más lejos del hospital, no solo para completar el tratamiento, sino también para mejorar su calidad de vida.

Loreto Rubio, enfermera de Cirugía Vascular en la Clínica y autora de la comunicación, junto a su compañera en el departamento Carmen Alfaro, explica el origen de este estudio: “Vimos que el 75% de nuestros pacientes vivían fuera de Madrid y venir periódicamente a las curas les resultaba complejo de gestionar. Por ello, planteamos un programa de seguimiento a distancia en el que los pacientes nos mandan imágenes de las heridas y nosotras dirigimos los cuidados para que se realicen las curas en su domicilio o en su centro de salud”.

El estudio se ha realizado durante dos años entre 15 pacientes con lesiones complejas de más de seis meses de evolución que buscaban alternativas a otros tratamientos recibidos. Todos ellos redujeron significativamente la superficie de la úlcera y el dolor asociado, consiguiendo el cierre definitivo en el 92% de los pacientes en un tiempo medio de ocho semanas desde la primera valoración.

En la primera consulta, que debe ser presencial, los pacientes reciben una hoja de indicaciones, el material necesario de cura y el contacto directo al que enviar las imágenes al menos dos veces por semana. Las enfermeras valoran y ajustan sus necesidades concretas en función de la evolución de la herida en menos de 24 horas tras recibir las imágenes. Si son necesarias, las visitas presenciales se ajustan en función de la evolución de la herida.

“Con estos pacientes hemos comprobado que el seguimiento telemático de las úlceras vasculares y una correcta educación sanitaria por parte de enfermería permite optimizar las tasas de curación, disminuyendo la presencialidad y los desplazamientos, pero manteniendo nuestros estándares de excelencia en los cuidados y acompañamiento del paciente”, concluye Carmen Alfaro.

COMPLEJIDAD DE LOS CUIDADOS 

Las úlceras vasculares son lesiones con pérdida de sustancia cutánea producidas por alteraciones en el sistema venoso y/o arterial, que normalmente aparecen en las extremidades inferiores. Dada la cronicidad de este tipo de heridas y la alta complejidad de los cuidados que precisan, una correcta valoración etiológica y unos cuidados dirigidos son esenciales para conseguir la curación.

“Por bueno que sea el diagnóstico médico o la tecnología aplicada en la resolución de la causa que las está provocando, los cuidados de enfermería a medio y largo plazo son fundamentales para conseguir una resolución completa. Este proyecto nos ha permitido expandir nuestros tratamientos sin limitar las posibilidades por restricciones geográficas o de desplazamiento”, señala el Dr. José Ignacio Leal, responsable del Servicio de Cirugía Vascular de la Clínica Universidad de Navarra.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Investigadoras navarras encuentran un gran avance para curar a distancia úlceras vasculares