• domingo, 21 de julio de 2024
  • Actualizado 09:44
 
 

SOCIEDAD

¿Soporta 15 kilos una casa construida con espaguetis?: el curioso concurso celebrado en Navarra

En total han participado 163 concursantes con estructuras de diseños innovadores y realmente resistentes al movimiento sísmico.

IV Concurso Nacional de Estructuras con espaguetis en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad de Navarra. IÑIGO ALZUGARAY
IV Concurso Nacional de Estructuras con espaguetis en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad de Navarra. IÑIGO ALZUGARAY

Curioso concurso el que se ha celebrado este sábado en Pamplona. Siete estructuras construidas con espaguetis a escala reducida han sido premiadas en el IV Concurso Nacional de Estructuras, celebrado en la Universidad de Navarra. El certamen ha valorado las mejores maquetas analizando la competencia de sus estructuras respecto a una carga gravitatoria con el añadido de un movimiento oscilatorio, tal y como sucede en un terremoto real. Los proyectos estaban construidos con un kilogramo de espaguetis y cola.

El número de participantes ha batido récord respecto a años anteriores en una edición que ha vuelto a celebrarse, tras su paso el año pasado por la UPNA, en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad de Navarra. Por segundo año consecutivo han participado también en la categoría Junior estudiantes de centros escolares. En concreto, los colegios Liceo Monjardín, Jesuitas, San Cernin, Vedruna y Paderborn.

La jornada se ha vivido con mucha emoción y se podía palpar la tensión y los nervios de los equipos participantes que veían caer en segundos las estructuras que han construido en las últimas semanas.

La sorpresa de esta edición ha sido el tripe empate en la categoría Senior, con tres estructuras que han soportado sin caer 15 kilos cada una. El jurado ha determinado que los tres eran ganadores y se reparten el primer premio. En la categoría Junior el equipo del colegio Vedruna también ha marcado un récord soportando un peso de 10 kilos.

El concurso ha estado organizado y apoyado por 12 entidades navarras: Cátedra Industria 4.0 (del Colegio de Graduados e Ingenieros Técnicos Industriales de Navarra y la Universidad Pública de Navarra), FS GROUPE, Tetrace, Universidad de Navarra, Nabrawind, Desait Tech, Viguetas Navarra, Ingenialma, Viarpre, Gurpea, STQ Energía Sertec y Caja Rural de Navarra.

En total han participado 163 concursantes en dos categorías: La Junior con 12 equipos y 48 personas y la Senior con 44 equipos y 115 participantes. Se han presentado en total 56 estructuras. El jurado, formado por representantes de las entidades organizadoras, ha destacado el “alto nivel de las estructuras presentadas, destacando diseños innovadores y realmente resistentes al movimiento sísmico”. Los premios han contado con una dotación económica total de 2.200 euros.

Los ganadores de los seis premios han sido:

1. Premio a la mejor capacidad estructural SENIOR, dotado con 1.000 Los grupos formados por Javier Martínez e Ion Sesma (estudiantes de Ingeniería de la UPNA); Gonzalo Gil, Daniel Novoa y Jaime Bueno (estudiantes de Ingeniería de la UPNA) y Jesús Musitu, estudiante de Diseño en la Universidad de Navarra. Las tres estructuras se han mantenido en pie soportando un peso de 15 kilos cada una.

2. Premio a la mejor capacidad estructural JUNIOR, dotado con 400 euros: Alejandro Etayo y Javier Montero, del colegio Vedruna, con una estructura que ha aguantado 9 kilos.

3. Premio para el mejor diseño Categoría Senior, dotado con 200 euros: Isabella Fiaschetti, Telma Adam y Paloma Hernández, estudiantes de la Universidad de Navarra.

4. Premio para el mejor diseño Categoría Junior, dotado con 200 euros. Felix Arteaga, Gabriel Pérez, Daniel Eguizabaz, María Blasco, Olaia Delgado e Iñigo Esteban, del Colegio Público Paderborn Lezkairu.

5. Accésit para el mejor diseño de los estudiantes de la UNAV: Paloma Villegas, Garikoitz Ollo y Ángela Mongay.

6. Accésit para el mejor diseño de los estudiantes de la UPNA: Gonzalo Gil, Daniel Novoa y Jaime Bueno.

El objetivo del concurso ha sido que los estudiantes analizaran la competencia de sus estructuras respecto a una carga gravitatoria con el añadido de un movimiento oscilatorio, tal y como sucede en un evento sísmico real, y de hecho los test que se llevaron a cabo fueron similares a las pruebas que se realizan en ingeniería sísmica profesional.

Para ello, sirviéndose de una mesa especial, con una máquina construida para tal fin por una de las empresas organizadoras, que permite replicar el movimiento sísmico para dos estructuras a la vez, los estudiantes han variado en las pruebas las fuerzas sísmicas en función de la resistencia que mostraron las estructuras.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
¿Soporta 15 kilos una casa construida con espaguetis?: el curioso concurso celebrado en Navarra