• viernes, 19 de julio de 2024
  • Actualizado 16:55
 
 

TRIBUNALES

El vecino de 83 años de Labiano mató a su hijo de tres disparos a sangre fría tras amenazarle éste con un cuchillo

El parricidio ocurrió en torno a las 8.15 horas del pasado domingo, dentro de la vivienda familiar en la que convivían el padre de 83 años y su hijo de 55, en Labiano.

LABIANO (NAVARRA), 28/04/2024.-La Policía Foral ha detenido a un hombre como presunto autor de un homicidio en la localidad navarra de Labiano al matar en el domicilio familiar a su hijo con un arma de fuego. El crimen ha tenido lugar este domingo a primera hora de la mañana, y el detenido ha sido trasladado a la comisaría central de la Policía Foral, según un comunicado de este Cuerpo. Hasta el lugar de los hechos han acudido patrullas de la Policía Foral de Seguridad Ciudadana y agentes de Policía Judicial y Científica. EFE/Villar López
La Policía Foral detiene el pasado domingo a un hombre como presunto autor de un homicidio en la localidad navarra de Labiano al matar en el domicilio familiar a su hijo con un arma de fuego. EFE/Villar López

La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Aoiz ha decretado este martes la prisión domiciliaria, comunicada y sin fianza del octogenario que el domingo mató a su hijo en Labiano, por lo que no ingresará en la cárcel a la espera de ser juzgado. Además de la avanzada edad, el estado de salud del detenido responden a la decisión de la prisión domiciliaria.

El investigado, que saldrá de la vivienda bajo vigilancia policial para recibir tratamiento médico durante las horas necesarias, podrá ser visitado por familiares y allegados de forma individual.

En la resolución judicial, que puede ser recurrida, la juez imputa al investigado un delito de asesinato perpetrado el pasado domingo 28 de abril en la pequeña localidad navarra de Labiano, de apenas 150 habitantes y a unos 15 kilómetros de Pamplona.

La defensa, por su parte, se ha opuesto al entender que no concurre ninguna de las dos circunstancias expuestas por el Ministerio Fiscal. Ha abogado por la imposición de una fianza de 15.000 euros para evitar la prisión domiciliaria y garantizar la presencia del investigado en el proceso.

La resolución judicial recoge que el hijo se personó la madrugada del domingo 28 de abril, sobre las 2 horas de la mañana, en la vivienda del padre, al que amenazó con un cuchillo en el cuello. Al parecer, le dijo que si sobre las 10 horas no le daba 200 euros le mataba.

Sobre las 6 horas, cuando el investigado regresó de pasear a su perra, se encontró con que su hijo estaba de nuevo en su casa. Le volvió a colocar el cuchillo en el cuello y le habría vuelto a pedir los 200 €. El padre se negó.

Según consta en la resolución judicial, el investigado subió a su habitación, cogió la escopeta que tenía, la cargó con tres cartuchos y bajó. En ese momento, el hijo estaba recostado, “parcialmente dormido”, en el sofá cama del salón.

Al despertarse el hijo, y al hacer amago de coger el cuchillo, el investigado le disparó en tres ocasiones, dos “en el pecho izquierdo a la altura del corazón y otro más en la cara”.

Debido a las patologías que padece, el imputado requiere revisiones periódicas por parte de los servicios de urología, nefrología, oncología y cardiología por lo que, según la valoración del médico forense, no se encuentra en el momento actual ni a futuro en condiciones psicofísicas de ingresar en prisión, expone la juez en la resolución.

La juez ha decretado la prisión domiciliaria al estimar riesgo de fuga. Así, aprecia una actuación “particularmente violenta”, cometida con arma de fuego y aprovechando que el hijo se encontraba en el sofá cama recostado. Resalta que el investigado “acudió a su dormitorio a coger la escopeta, la cargó y la dirigió contra la víctima propinando tres disparos todo ellos en zonas vitales (dos en tórax izquierdo a la altura del corazón y otro más en la cara) asegurando el resultado de muerte”.

Además, añade la juez, los hechos son indiciariamente constitutivos de un delito de asesinato perpetrado con la circunstancia agravante de alevosía, castigado con unas penas de prisión que oscilan entre los quince y los veinticinco años

La juez ve la posibilidad de eludir la acción de la justicia en esas posibles penas, así como en la capacidad económica del imputado y en el apoyo de sus allegados (según manifestaciones espontaneas del detenido en sede judicial), lo que, a su juicio, determina una especial tentación de huir de España para evitar los efectos del delito presuntamente cometido, poniendo en riesgo su presencia en la vista de juicio oral, sin que la edad y el estado de salud del investigado indiquen, necesariamente, esta ausencia de riesgo de fuga teniendo en cuenta la gravedad de los hechos y de las penas elevadas del delito presuntamente cometido.

Este pasado lunes, el alcalde de Aranguren, Manuel Romero, afirmó que el hombre de 83 años detenido en el Concejo de Labiano por matar presuntamente a su hijo de 55 es una "maravilla de persona" que en ese momento "pierde los papeles" por los graves problemas de convivencia que mantenían desde hace años en el domicilio.

Romero señaló que están trabajando en este tema conjuntamente Concejo y Ayuntamiento y han decidido no adoptar ninguna medida, "más allá de lamentar el hecho".

El alcalde comentó además que "con los vecinos no había ningún problema" y que "el tema de la convivencia convulsa era evidentemente entre padre e hijo, eso es una cosa constatada, pero con el resto de vecinos, nada".

El padre, aseguró, "es una maravilla de persona, implicadísimo siempre en tirar para adelante; lleva arrastrando muchísimo tiempo el apoyo a este hijo, a sus nietas... es un hombre volcadísimo con la familia".

Sobre lo que pudo pasar la mañana del domingo, ha indicado que "esa noche parece que esa persona", con "problemas de dependencias", intenta en diferentes momentos "chantajear al padre" y "llega ya un momento en que pierde los papeles evidentemente".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El vecino de 83 años de Labiano mató a su hijo de tres disparos a sangre fría tras amenazarle éste con un cuchillo