• viernes, 19 de julio de 2024
  • Actualizado 16:55
 
 

COMERCIO LOCAL

Los hermanos de Pamplona que no dan abasto con su cámara de videovigilancia en ascensores

Venden un sistema especial con una cámara minúscula, sin cables, que se coloca en apenas quince minutos con un coste mínimo.

Los hermanos José Javier y Luis Carlos Miguel en su empresa REC Video Vigilancia en Esquiroz. Navarra.com
Los hermanos José Javier y Luis Carlos Miguel en su empresa REC Video Vigilancia en Esquiroz. Navarra.com

Los hermanos navarros José Javier y Luis Carlos Miguel cumplen ahora casi diez años en su empresa REC Videovigilancia, que está situada en el polígono Noáin - Esquiroz en la cuenca de Pamplona.

Está muy cerca de otros establecimientos que hemos conocido en esta sección de comercio local, como es el caso, por ejemplo, de A Mercadoria, el outlet de cerámica portuguesa al peso que está causando furor en Noáin, o el nuevo gimnasio CrossFit Piratas, un nuevo box ubicado en el Polígono Talluntxe de Noáin.

La empresa REC Videovigilancia está formada por los hermanos José Javier y Luis Carlos Miguel Gárate, de 62 y 51 años de edad respectivamente. Está dedicada exclusivamente a la implantación y el mantenimiento de sistemas de videovigilancia para comunidades de propietarios y ascensores.

La novedad más importante de la empresa es la instalación en ascensores. Ofrecen un sistema de videovigilancia Sivica patentado para la grabación del interior de la cabina del ascensor con un mantenimiento mensual. Es solo un poco más grande que un auricular.

No afecta al funcionamiento del ascensor, el montaje se lleva a cabo en quince minutos y no requiere cableado. El circuito de grabación se coloca sobre el ascensor en una caja cerrada con llave para evitar su manipulación.

Javier asegura que todo empezó "casi de casualidad". "Mi hermano Luis trabajaba en una empresa de seguridad y yo en una empresa de ascensores de toda la vida. Nuestro padre (Luis Miguel Peg) tenía la empresa de ascensores Iruma, luego Giesa y más tarde Schindler. 

Luis Carlos fundó la nueva empresa y posteriormente su hermano Javier entró como socio capitalista: "Juntamos mi experiencia en el mundo de los ascensores con la de mi hermano, que había trabajado en el sector de la seguridad y creamos este sistema”, asegura Javier.

Sacaron la patente europea del ascensor "porque nadie había discurrido que se podía hacer una cosa tan simple para tener la garantía de ver lo que pasa en un ascensor cuando alguien lo rompe".

Los hermanos José Javier y Luis Carlos Miguel en su empresa REC Video Vigilancia en Esquiroz. Navarra.com
Los hermanos José Javier y Luis Carlos Miguel en su empresa REC Video Vigilancia en Esquiroz. Navarra.com

En cuanto al precio, aseguran: "Esto cuesta 600 pavos para todos los vecinos y cobramos 35 euros al mes por mantenerlo con todas las garantías de calidad de imagen. Hemos puesto 400".

"Pamplona será una de las ciudades más seguras del mundo con las cabinas de ascensor más seguras. No tenemos capacidad para más porque hay que mantenerlo", explica Javier.

Como ventajas destacan tanto su facilidad de instalación, apenas quince minutos, como su facilidad para mantenerlo. “Sobre todo sirve para reducir el vandalismo del día a día, y para que haya algo más tranquilidad en comunidades de vecinos donde se pueden dar estos problemas”.

Las imágenes, como figura en la ley de protección de datos, quedan registradas en el propio aparato durante un máximo de 30 días. “Nadie las visualiza en ningún momento salvo que sean requeridas para una investigación. Es decir, no hay nadie mirando por la cámara para tranquilidad de todos los vecinos”.

"Estamos felices porque trabajar con un hermano con el que te llevas bien no tiene parangón. Ya tenemos más de 200 clientes de comunidades y te sientes orgulloso de lo que hemos hecho. El problema es que queremos crecer y ya no damos a más", concluye Javier Miguel.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los hermanos de Pamplona que no dan abasto con su cámara de videovigilancia en ascensores