• viernes, 19 de abril de 2024
  • Actualizado 00:00
 
 

PAMPLONA

La plaza de Pamplona que se inauguró con villancicos en una gélida Nochebuena a -5º grados

Es un gran espacio peatonal de cinco mil metros cuadrados con un parking subterráneo junto a la avenida de Zaragoza.

Plaza Felisa Munárriz en el barrio de la Milagrosa de Pamplona. Navarra.com
Plaza Felisa Munárriz en el barrio de la Milagrosa de Pamplona. Navarra.com

La pamplonesa Felisa Munárriz fue una soprano conocida internacionalmente a partir de los años veinte del pasado siglo. El Ayuntamiento de Pamplona decidió en 2005 dar el nombre de la cantante navarra a una nueva plaza en en el barrio de la Milagrosa, donde hay varias calles dedicadas a músicos navarros como Guelbenzu o Gaztambide.

La soprano Felisa Munárriz Armendáriz nació en Pamplona el 2 de mayo de 1892 y falleció en la capital navarra a los 85 años en 1977. Vivió en los años dorados de la ópera en Italia.

Perteneció al Orfeón Pamplonés. Desde muy joven demostró sus extraordinarias cualidades de voz y una gran intuición y recibió sus primeras lecciones musicales del maestro Remigio Múgica.

Felisa Munárriz estudió en el conservatorio de Milán y debutó como Santuzza de “Cavalleria rusticana” de Mascagni en el Teatro Sociale de Belluno, en mayo de 1924. Se especializó en la ópera verista, una corriente post-romántica italiana con Puccini como uno de sus mayores exponentes.

En la década de los años treinta del pasado siglo regresó a España para vivir en San Sebastián con su hermana. En la capital donostiarra, donde residió muchos años, actuó repetidas veces en el Teatro Victoria Eugenia y en las salas del Gran Casino y del Gran Kursaal, así como en el Teatro Principal.

La carrera de Felisa Munárriz se centró también en canciones españolas hasta que poco a poco desapareció de los escenarios. Pocas semanas antes de morir, un 13 de octubre de 1977, ingresó en la casa de Misericordia de Pamplona.

Plaza Felisa Munárriz en el barrio de la Milagrosa de Pamplona. Navarra.com
Plaza Felisa Munárriz en el barrio de la Milagrosa de Pamplona. Navarra.com

Plaza Felisa Munárriz, desde 2005

La plaza Felisa Munárriz es un espacio rectangular situado junto a la avenida Zaragoza y la calle Sangüesa, en el barrio de la Milagrosa. El subsuelo alberga un aparcamiento subterráneo, con más de 500 plazas. Se trata de una de las pocas calles, plazas o vías del callejero pamplonés que tiene nombre femenino.

Fue en 2002 cuando comenzó la construcción de una plaza que, desahogaba el barrio de la Milagrosa por la calle Sangüesa, desembocando a un gran espacio peatonal de cinco mil metros cuadrados junto a la avenida Zaragoza. Las obras terminaron en el año 2005.

La inauguración de la plaza Felisa Munárriz tuvo lugar el 24 de diciembre de 2005 de una manera algo particular. Una gélida Nochebuena con temperaturas por debajo de los cinco grados bajo cero en la que se celebró un concierto de villancicos con motivo de su apertura, tras meses de retraso y problemas con la obra. El concierto tuvo lugar a las 12 horas a cargo de la Coral Oberena.

Un ejemplo de los problemas que hubo fue que el área de Obras y Proyectos Estratégicos del Ayuntamiento de Pamplona ordenó en junio de 2005 levantar el pavimento que se colocaba en la plaza Felisa Munárriz, porque no se correspondía con el contemplado en el proyecto.

La plaza Felisa Munárriz dispone desde 2020 de una estación de control de la calidad del aire. Es uno de los principales accesos a la ciudad por el sur, que supera los 10.000 vehículos por día.

Los alrededores de la plaza cuentan con una población próxima de más de 150 habitantes/km2, con un alto porcentaje de personas más vulnerables a los efectos de la contaminación, como son mayores, niñas y niños.

Plaza Felisa Munárriz en el barrio de la Milagrosa de Pamplona. Navarra.com
Plaza Felisa Munárriz en el barrio de la Milagrosa de Pamplona. Navarra.com


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La plaza de Pamplona que se inauguró con villancicos en una gélida Nochebuena a -5º grados