• domingo, 21 de julio de 2024
  • Actualizado 11:22
 
 

SAN FERMÍN

Julen Madina: encuentran el pañuelo de San Fermín que llevaba el día de su grave cogida con Jandilla

El conocido corredor del encierro Julen Madina falleció hace ya 7 años, pero su recuerdo permanece entre los corredores de Pamplona

Julen Madina, junto a una foto del pañuelo que ha aparecido 19 años después de su terrible cogida con toros de Jandilla un 12 de julio de 2004.
Julen Madina, junto a una foto del pañuelo que ha aparecido 19 años después de su terrible cogida con toros de Jandilla un 12 de julio de 2004.

Casi 20 años después, Julen Madina ha vuelto al recuerdo de muchos pamploneses y corredores del encierro con los que compartió vivencias en Pamplona durante sus largas décadas como corredor de la carrera Pamplonesa. 

Julen Madina fue un importante corredor del encierro de San Fermín Pamplona que falleció a los 61 años de edad en un accidente en la playa de la Zurriola de San Sebastián en agosto de 2016. Pasó varios días ingresado después de que el mar le arrastrara y se golpeara la cabeza. Cuando fue rescatado su situación era ya muy crítica y no se puedo hacer nada por salvar su vida. 

Su muerte causó un gran impacto en su localidad natal, Hernani, pero también en Pamplona y en toda Navarra, pues era uno de los corredores más conocido del encierro de San Fermín en Pamplona, pero también de otros encierros a los que acudía con frecuencia, como los de Tafalla o Tudela. 

Julen Madina comenzó a correr el encierro de San Fermín en el año 1971 y se hizo especialmente popular desde que en 1982 comenzó la retransmisión en directo de todos los encierros a través de TVE. Su 'calva' comenzó a ser identificada en miles de pantallas de televisión de todo el país y sinónimo de carreras en la zona del callejón, desde donde llevaba muchas veces los toros hasta la plaza, cuando era frecuente que los toros se quedaran rezagados en el encierro. 

Se mantuvo en el encierro de forma ininterrumpida hasta 2011, cuando anunció su retirada, aunque nunca dejó realmente de correr los encierros, porque regresó posteriormente al recorrido del encierro y el mismo año de su muerte se le pudo ver en la calle Estafeta, su hábitat natural. 

Ni siquiera una gravísima cogida en el encierro de San Fermín de 2004 le retiró de la cara de los toros. Aquella mañana del 12 de julio corrían toros de Jandilla y Julen Madina se vio atrapado en el callejón de la plaza por un pequeño montón que le hizo caer en la cara de Trigueño, un jandilla que se enceló con él y que lo mandó a la enfermería de la plaza con 5 graves cornadas y su ropa hecha girones

Madina fue intervenido por el equipo médico de la propia plaza antes de ser trasladado hasta el Hospital de Navarra, donde se recuperó poco a poco de sus lesiones. Su buena forma física y sus entrenamientos como profesor de judo le permitieron al año siguiente volver al encierro y el 7 de julio de 2005 ya estaba de nuevo corriendo el encierro de San Fermín. 


En el mismo hospital, Julen Madina le comentó a sus allegados que, tras la cogida y su traslado a la enfermería había perdido el pañuelo de San Fermín que portaba y que era uno de los primeros que tuvo desde el año 1971. Se trataba de un pañuelo con el escudo del Muthiko, algo descolorido. "Recuerdo bien que se apenó por haber perdido el pañuelo", explica ahora Jokin Zuasti, corredor del encierro y amigo de Madina. Ambos compartieron decenas de encierros juntos en el tramo del callejón. 

Hace unos días, mientras era atendido tras el encierro del 7 de julio, el médico de la plaza, Ángel Hidalgo, le pidió a Zuasti que mirara el pañuelo que había aparecido entre las prendas de ropa y objetos que se van quedando en cajas en la enfermería de la plaza San Fermín tras San Fermín. Y, efectivamente, Jokin Zuasti reconoció de inmediato el pañuelo de su amigo Julen Madina, el mismo que portaba en el cuello el día que Trigueño le embistió en el callejón. 

"Es el pañuelo con el que conocí a Julen que siempre llevó puesto hasta ese día de 2004", señala Zuasti sobre el vínculo sentimental y lo que significa para él esa pequeña prenda roja ya descolorida. 

El pañuelo que ahora tiene en sus manos Zuasti pasará pronto a unas mejores manos, las de la hija pequeña de Julen Madina, a la que tiene pensado entregarle este pequeño tesoro aparecido 19 años después y que servirá para recordar la brillante historia de su padre en los encierros de de San Fermín en Pamplona. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Julen Madina: encuentran el pañuelo de San Fermín que llevaba el día de su grave cogida con Jandilla