• sábado, 20 de julio de 2024
  • Actualizado 17:33
 
 

SAN FERMÍN 2024

Pamplona comienza su transformación para San Fermín con el montaje del vallado del encierro

"Es básicamente un tetris. Cada poste, cada tablón y cada empalizada está en su sitio y tiene su ubicación", explica el responsable de la Carpintería Aldaz.

Un grupo de operarios de la Carpintería Hermanos Aldaz inician las tareas de montaje del vallado para los encierros de Sanfermines 2024. IÑIGO ALZUGARAY
Un grupo de operarios de la Carpintería Hermanos Aldaz inician las tareas de montaje del vallado para los encierros de Sanfermines 2024. IÑIGO ALZUGARAY

A falta de cinco semanas para San Fermín, el tradicional montaje del vallado para los encierros ha comenzado este viernes desde la zona del 'Callejón' de la plaza de Toros de Pamplona. Las labores las están realizando un grupo de 5 o 6 personas de la conocida Carpintería Hermanos Aldaz, que desde 1992 se encargan de esta operación y colocarán 900 postes, 2.700 tablones y 2.500 cuñas. 

Además, se colocarán unas 70 puertas de diferentes tamaños que se utilizarán para la evacuación del vallado y cierre del recorrido del encierro que se realiza del 7 al 14 de julio. Un 2% de todo este material se renueva anualmente porque la madera se va deteriorando.

Cada tablón, es una pieza de una estructura de seguridad prefijada ya que todos los años se encajan los mismos elementos en los mismos puntos. La colocación del doble vallado continuarán a lo largo de todo el mes hasta que la quede cerrado definitivamente el día 6 de julio con la instalación de los tramos de parte de la calle Amaya y Estafeta.

Durante las fiestas de San Fermín en Pamplona, 70 personas trabajarán a diario en el desmontaje de las tablas, que se realiza a gran velocidad para reestablecer el tráfico lo antes posible. Íñigo Aldaz, de la carpintería Hermanos Aldaz, ha señalado a los medios de comunicación que, después de treinta años, "las piezas están en la cabeza, están ya fichadas".

El jefe de carpinteros ha asegurado que esta tarea "es básicamente un tetris. Cada poste, cada tablón y cada empalizada está en su sitio y tiene su ubicación; año tras año es la misma pieza en el mismo sitio, el mismo poste en el mismo agujero, está todo marcado".

"No te puede faltar ninguna pieza", porque, "si te falta alguna pieza, la siguiente ya no la puedes poner", ha explicado Aldaz, quien ha subrayado que en este trabajo "no se puede improvisar, porque el resultado sería nefasto".

Parte del vallado se retira cada día de Sanfermines después del encierro y se vuelve a colocar de madrugada. Los postes, ha comentado el carpintero, se guardan en vertical, porque "a lo largo de estos días, al baldear las calles, el agujero se llena de agua y el poste chupa agua". Hay que dejarlos en vertical "para que se ventilen y se aireen", ha indicado.

Por su parte, ha apuntado, los tablones "hay que dejarlos apilados de forma que se ventilen pero que a la vez estén bien colocados para que no se doblen ni se tuerzan".

El vallado es de madera de abeto, por su flexibilidad, para que los tablones no se rompan al recibir un golpe. Una madera más rígida, "al recibir un golpe igual astilla o se rompe", ha dicho.

Muchos de los postes y tablones muestran nombres y frases escritas a lo largo de los años por miles de personas. No se borran, ha asegurado Aldaz, porque "eso es la esencia de la fiesta" de Pamplona. "No hemos tenido tiempo de leerlos, si no, esto es peor que una novela", ha bromeado.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Pamplona comienza su transformación para San Fermín con el montaje del vallado del encierro