• domingo, 14 de julio de 2024
  • Actualizado 00:00
 
 

CULTURA

Alfredo Sanzol recoge el Premio Príncipe de Viana: "Yo encontré sentido en el teatro"

El dramaturgo Alfredo Sanzol ha recibido este sábado el Premio Príncipe de Viana de la Cultura 2024 en una ceremonia en el Monasterio de Santa María la Real de Fitero.

El Gobierno de Navarra ha entregado este sábado el Premio Príncipe de Viana de la Cultura al escritor y director teatral Alfredo Sanzol, director del Centro Dramático Nacional, en un acto celebrado en el monasterio cisterciense de la localidad de Fitero. La presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite, ha entregado el galardón destacando en este acto la capacidad del dramaturgo para “sacar a la superficie” la verdad que cuenta el teatro, y ha añadido que Sanzol se ha ganado por derecho propio “el acceso al trono de la dramaturgia española”. EFE/ Jesús Diges
El Gobierno de Navarra entrega el Premio Príncipe de Viana de la Cultura al escritor y director teatral Alfredo Sanzol, director del Centro Dramático Nacional. EFE/ Jesús Diges

El dramaturgo Alfredo Sanzol ha recibido este sábado el Premio Príncipe de Viana de la Cultura 2024 en una ceremonia que ha tenido lugar en el Monasterio de Santa María la Real de Fitero.

Sanzol ha recibido el galardón de manos de la presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite, que ha presidido el acto junto con el presidente del Parlamento foral, Unai Huelde; el alcalde de Fiterio, Miguel Aguirre, y la consejera de Cultura, Deporte y Turismo, Rebeca Esnaola.

También han asistido otras autoridades, como la delegada del Gobierno de España, Alicia Echeverría, así como varios consejeros del Ejecutivo foral, concejales de la localidad, diputados, senadores, parlamentarios forales y otros alcaldes y alcaldesas de municipios navarros.

El acto ha estado presidido por el pendón del Principado de Viana, y ha contado con las intervenciones musicales del Esemble Sinfonía Navarra, compuesto por Maitane Ezpeleta (guitarra), Unai Otegi (flautas) y Álvaro Iborra (clarinete), que han interpretado el himno de Navarra, además de piezas como ‘La Mourisque’ de Tielman Susato, la canción tradicional inglesa ‘Greensleves’ o ‘River flows in you’ de Yiruma, entre otros.

El premiado ha comenzado su intervención recordando los "nervios buenos" cuando salió al escenario en el instituto Navarro Villoslada en el que "noto, sé, descubro, se me revela, siento, conozco, que lo que estoy haciendo tiene sentido". "Es algo que todos buscamos en diferentes lugares y que yo encontré en el teatro", ha destacado.

Igualmente, ha recordado cuando, en la Biblioteca de la Escuela Navarra de Teatro, le descubrieron un libreto de Stephen Berkhoff. "Hasta entonces, algunos de los textos teatrales que había leído me habían gustado, pero este parece que está escrito para mí", ha evocado.

Ambas experiencias, ha dicho, "me han ayudado siempre para recuperar el equilibrio" ya que fueron "las dos primeras veces en las que fui consciente de que hay un centro del que surge mi trabajo, que es un misterio que puedo sentir con fuerza cuando está sano, activo y creativo".

"Algunas veces se habla del trabajo artístico como si fuese una proyección, una progresión hacia un punto de perfección que está en el infinito. Sin embargo, mi experiencia es que cada nuevo proyecto pide volver a algo parecido a la nada, al vacío", ha señalado. "Es una paradoja, porque de la nada no sale nada. Y todos somos el resultado de una tradición, de una comunidad, de una historia, de una progresión", ha indicado.

Alfredo Sanzol ha afirmado que, desde que comenzó a escribir y actuar con 12 o 13 años, "la fuente de mis historias es la misma que entonces". "Nunca he tenido sensación de haber llegado profesionalmente porque, desde que comencé a escribir y luego a dirigir, sentí la plenitud del sentido. Lo que hacía tenía sentido pleno porque lo hacía. Y acabar un proyecto sólo llevaba al mismo lugar, a un nuevo inicio", ha subrayado.

"Había un inicio que había acumulado muchas experiencias, pero eso no le servía para salvarse de tener que volver al origen. Mi responsabilidad ahora es seguir siempre la necesidad de la forma que pide volver a la casilla de salida", ha añadido.

Ahora, con 51 años, ha asegurado que "sé lo mismo que sabía cuando era un adolescente, que hay un lugar misterioso al que tengo que volver siempre para empezar de cero". "Para poder vivir ese riesgo, esa sensación de vacío, de silencio, de miedo, esa oscuridad penetrante de la que parece que uno no puede salir nunca, he necesitado el apoyo de mi familia, amigos, maestras y maestros. Gracias a vuestra compañía he podido habitar mi soledad de una manera creativa", ha declarado emocionado.

"Gracias por todo el apoyo profesional y todo el reconocimiento que he tenido en Navarra. Este premio me hace muy feliz y me da fuerzas para seguir volviendo a ese lugar, parecido a la nada, que está lleno de todo", ha concluido.

Alfredo Sanzol, director teatral y dramaturgo navarro, es licenciado en Derecho por la Universidad de Navarra y en Dirección de Escena por la Real Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid. Ha escrito y dirigido varias obras, como ‘Días estupendos’, ‘Sí, pero no lo soy’ o ‘La calma mágica’, y también se ha encargado de dirigir y adaptar a autores clásicos como Sófocles, Oscar Wilde, Valle-Inclán, Lope de Vega o Shakespeare. Actualmente, Sanzol es director del Centro Dramático Nacional, organismo autónomo del Ministerio de Cultura.

CHIVITE: "SANZOL DESTACA EN SACAR A LA SUPERFICIE LA VERDAD"

En su intervención, María Chivite ha comparado el mecenazgo artístico de Carlos de Viana con la labor de Alfredo Sanzol desde su dirección del Centro Dramático Nacional. Una obra en la que "encontramos una continua revisitación de los clásicos y un enorme afán de retratar la España en la que vivimos". "Porque el teatro no deja de ser un espejo que nos devuelve una imagen de nosotros mismos y que lo hace, además, en directo. No solo por el cara a cara que se produce entre escena y espectadores, sino porque lo hace al tiempo en el que ocurre, eliminándo lo accesorio y condensándose en la emoción del momento", ha destacado.

Chivite ha señalado que "lo que cuenta el teatro puede no ser real, pero sí es verdad" y Alfredo Sanzol "destaca en sacar a la superficie esa verdad, la suya como actor, dramaturgo, director, su verdad como persona que habita este mundo y que asiste, entre la parálisis y el escándalo, a lo que en él acontece". "Una verdad contada desde la cotidianidad, que es el lugar donde llevamos menos máscaras y que, desde ahí, enlaza con la universalidad", ha agregado.

María Chivite ha enumerado algunas de los galardones recibidos por Sanzol a lo largo de su vida, entre ellos varios Max de artes escénicas, el Valle-Inclán de teatro o el Premio Nacional de Literatura. "Distinciones que te han dado acceso por derecho propio al trono de la dramaturgia española", ha manifestado.

"Este premio Príncipe de Viana, como le pasó al portador original del título, no te garantiza una corona, pero sí avala con legitimidad democrática a quien lleva tres décadas retratándonos desde sus obras", ha resaltado.

Obras, ha subrayado, en las que Sanzol entiende que "el ser humano es complejo, a la vez que contradictorio, y que para contarlo, como en la vida misma, es necesario entrelazar comedia y drama". "Porque un Sanzol no es un texto obvio, requiere tantas lecturas como planos refleja tu obra", ha concluido.

"GRACIAS, ALFREDO, POR CURARNOS CON TU ARTE"

La critica teatral Ana Artajo ha sido la encargada de glosar los méritos de Sanzol, de quien ha puesto en valor su trabajo "para que el arte y la cultura sigan consolidándose como herramientas imprescindibles para el engrandecimiento de cualquier sociedad". "Porque hay personas que, como tú, dedican su vida a la cultura, nuestra supervivencia está garantizada. Porque la cultura y el pueblo son una misma entidad indisoluble", ha manifestado.

"Tu incansable trabajo, tu talento, tu humor, tu visión tierna y puñetera del mundo, tu impudicia para evidenciar a golpe de carcajada nuestras vergüenzas compartidas y tu entusiasmo, te han ido convirtiendo en el hombre de teatro que hoy celebramos", ha destacado.

Igualmente, ha valorado que su teatro consigue "hacernos pensar en el otro, sublimándonos como ciudadanos". "Hoy celebramos, con este premio, que tus obras y tu labor escénica son ya indispensables fracciones del legado cultural sobre el que cimentamos un mejor mañana para nuestro pueblo", ha resaltado. "Gracias, Alfredo, por curarnos con tu arte", ha concluido.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Alfredo Sanzol recoge el Premio Príncipe de Viana: "Yo encontré sentido en el teatro"