• domingo, 25 de febrero de 2024
  • Actualizado 20:03
 
 

SOCIEDAD

El montañoso pueblo de Navarra que tiene un bosque que es único en toda España

No tiene más de 700 habitantes y es una de las localidades más montañosas de la comarca de las Cinco Villas. 

2
Imagen de la localidad navarra de Aranaz . AYUNTAMIENTO DE ARANTZA

En la comarca de las Cinco Villas se encuentra Aranaz, un pequeño pueblo de no más de 700 habitantes que limita al norte con Lesaca, al este con Sumbilla, al sur con Ituren y Zubieta y al oeste con Goizueta. 

La localidad de Arantza se encuentra a 75 kilómetros de Pamplona y se accede por una estrecha carretera desde Berrizaun, por la carretera N-121-A de Pamplona-Irún. 

Este pequeño pueblo es uno de los más montañosos del valle, además del más escondido. Sus montes que lo bordean son: Apaola y Mendieder, Ekaitza y Artikutza, Unanua, Araña, Bentzuntza e Izu. 

Entre Aranaz y Yanci existe un bosque de carpes, que se encuentra en el término municipal de Igantzi, el único de toda la península que crece de forma natural. El entorno está protegido desde 1987 como Reserva Natural

La localidad de Aranaz tiene también una larga historia. Hace unos 4.000 años se hallaron restos humanos en la zona además de dólmenes, tumbas y crómlechs, donde enterraban a los muertos con parte de sus pertenencias. 

El pueblo navarro surgió bajo la monarquía navarra en el siglo XIII y, junto al río y fuera de la localidad, se construyeron ferrerías. Actualmente, son algunas de las casas más antiguas

En 1950 la población llegó a los 1.200 habitantes. Muchos de ellos se tuvieron que buscar otra forma de vida con los oficios aprendidos en el pueblo como pastores, leñadores o camareras y sirvientas. 

El pueblo de Aranaz dispone de numerosos servicios como un frontón cubierto, un parque infantil, aparcamiento para coches, una consulta médica, una farmacia, cajeros automáticos y una ludoteca (de 0 a 3 años) y colegio público (de 4 a 13 años).

Entre sus calles se pueden ver las fuentes y lavaderos antiguos o las fachadas de algunas viviendas que datan del siglo XVI-XVIII. El Ayuntamiento de Aranaz conserva también su antiguo escudo y la iglesia cuenta con un campanario del siglo XIX. 

Gracias a su entorno, desde Aranaz se pueden realizar diferentes recorridos. Uno de ellos a San Juan Xar en una ruta que te permitirá ver la presencia del carpe europeo. El recorrido apenas dura dos horas y comienza desde el parking, donde deberás dirigirte al río Arrata por una antigua calzada. 

Durante el camino podrás ver unas marcas blancas y verdes que deberás seguir. El camino transcurre por la antigua calzada, siendo el siguiente tramo hasta San Juan Xar muy fácil. Según la tradición, el agua de este lugar sirve para curar enfermedades cutáneas. Mucha gente, bebe de las tres fuentes que hay o moja trapos y se los frota por la piel. 

El camino de vuelta sigue el mismo recorrido, pero en un punto determinado se desvía. Sube por otra calzada y llega hasta la carretera actual que da acceso al pueblo. Éste mismo camino era utilizado por los habitantes para acceder al pueblo


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El montañoso pueblo de Navarra que tiene un bosque que es único en toda España