• domingo, 21 de julio de 2024
  • Actualizado 00:00
 
 

SOCIEDAD

Dos arquitectos navarros reformarán uno de los edificios más emblemáticos de Madrid

Se trata de los mismos autores que reformaron el Palacio del Condestable de Pamplona y se encuentran en obras en el del Marqués de Rozalejo.

Así quedará el edificio de la Biblioteca Nacional con el proyecto de los arquitectos navarros Tabuenca y Leache. CEDIDA
Así quedará el edificio de la Biblioteca Nacional con el proyecto de los arquitectos navarros Tabuenca y Leache. CEDIDA

El equipo navarro formado por los arquitectos Fernando Tabuenca y Jesús Leache (Tabuenca & Leache Arquitectos), con la colaboración de Ismael Sainz, han ganado el concurso de proyectos para la reforma de la Biblioteca Nacional de España en Madrid.

El concurso se ha desarrollado en dos fases, una primera fase abierta y una segunda fase en la que se seleccionaron tres finalistas, con carácter anónimo.

La propuesta plantea la cubrición de dos grandes patios para alojar un nuevo salón de actos y un restaurante-cafetería, así como la reforma de distintos espacios interiores y del jardín histórico que precede a la fachada monumental del edificio, frente al Paseo de Recoletos.

El objetivo es hacer más accesible la Biblioteca Nacional al ciudadano y dotarla de nuevos servicios, preservando el valor del edificio como Bien de Interés Cultural. La obra cuenta con financiación de fondos europeos.

El estudio Tabuenca & Leache se ha distinguido en los últimos años en el campo de la rehabilitación de edificios y conjuntos urbanos de carácter histórico, como el Palacio del Condestable y el Palacio del Marqués de Rozalejo, actualmente en ejecución, en Pamplona.

Han colaborado también en la dirección de la obra de rehabilitación del Convento de Salesas como sede de la Mancomunidad de la Comarca, recientemente inaugurada.

El Palacio de Biblioteca y Museos, que alberga a la Biblioteca Nacional, comenzó a construirse en 1866, colocándose la primera piedra el 21 de abril, y es obra del arquitecto Francisco Jareño. Al poco de iniciarse las obras, éstas quedaron paralizadas por falta de fondos, mal crónico. Lo terminó el arquitecto Antonio Ruiz Salces. En 1892 el edificio se utilizó para las conmemoraciones del cuarto centenario del descubrimiento de América, trasladándose a continuación la Biblioteca, que abrió al público por primera vez el 16 de marzo de 1896.

La fachada de la calle Serrano continúa albergando las colecciones del Museo Arqueológico Nacional. El Archivo Histórico Nacional, el Museo de Arte Moderno (antecedente del Reina Sofía) y otras instituciones culturales compartieron el mismo edificio que la Biblioteca Nacional hasta su traslado a sus respectivas sedes.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Dos arquitectos navarros reformarán uno de los edificios más emblemáticos de Madrid