• martes, 16 de julio de 2024
  • Actualizado 20:57
 
 

madrid

Uxue Barkos vuelve a Madrid de su querer

Uxue Barkos minutos antes de comenzar el primer pleno de la legislatura. PABLO LASAOSA

Hoy es un día melancólico, primero de otoño, y despedimos a Uxue Barkos, que se nos vuelve al rompeolas de todas las Españas, a seguir sufriendo por nosotros, como ya lo hizo hace años de diputada en la carrera de san Jerónimo. Contigo empezó todo, madriles, y a los madriles regreso.

Madrid es la tierra prometida del aberchándal

Uxue Barkos, de Geroa Bai, se reune con el presidente del Parlamento, Unai Hualde. PABLO LASAOSA

Ah, el amor... el amor clandestino, tan veraniego, tan juvenil, tan redentor. No hay como enamorarte de lo que no te conviene, y disfrutarlo, que es lo que les pasa a todos estos aberchándales con una ciudad a la que despreciaban como concepto y cuando la conocen, no hay forma humana de que no lloren como magdalenas en Barajas.

El Madrid veraniego de los navarros

Gran Vía Madrid

"Sin ningún esfuerzo, solo de paseo, si te apetece mirar, encuentras. Como el otro día, que haciendo de flaneur buscando sombras por mi Chamberí eterno, me di de bruces en la plaza de Olavide con un bar Aoiz. Anda, qué curioso: Aoiz. Y te sonríes un poco, inconscientemente".