• sábado, 20 de julio de 2024
  • Actualizado 15:58
 
 

SOCIEDAD

El paraje de cuento de hadas que rodea de fama a un pueblo de Navarra desde siglos atrás

Se trata de un lugar emblemático con paisajes únicos y que cuenta con un recorrido en su interior.

Imagen del Bocal en la localidad navarra de Fontellas. Miguel Ángel García
Imagen del Bocal en la localidad navarra de Fontellas. Miguel Ángel García

En la Ribera de Navarra existe un lugar emblemático y uno de los más bellos de la zona. Se llama El Bocal y está situado en la localidad de Fontellas, un lugar muy bien cuidado y que durante años ha atraído a muchos visitantes. 

El Bocal se remonta al siglo XVI, aunque hasta finales del siglo XVIII no fue rodeado de jardines y de la presa que da comienzo al Canal Imperial de Aragón, una importante vía de comunicación entre Tudela y Zaragoza en aquellos momentos. Servía de transporte de viajeros y mercancías antes de la llegada del ferrocarril. 

La historia cuenta que en 1528, Carlos V, emperador de Alemania y rey de España, mandó construir una presa, prevista para que derivara en un canal llamado Acequia Imperial. 

Junto a la presa, se construyó una casa de compuertas y una vivienda para el gobernador del canal. Todo ideado por el arquitecto aragonés Gil de Morlanés. Más adelante, Carlos III creó el Canal Imperial de Aragón para llevar las aguas desde El Bocal hasta Zaragoza.

Lo consiguió gracias a la construcción de la nueva presa realizada  por el holandés Cornelius Krayenhof y supervisada por el aragonés Ramón de Pignatelli, de quien tomó el nombre.

Antes de concluir con la presa del siglo XVI, se edificó la casa del gobernador del canal, llamada 'Palacio de Carlos V' del que podemos disfrutar a la entrada de El Bocal

El Palacio da comienzo a un paseo rodeado de árboles que lleva hasta el final de El Bocal, un lugar idóneo para pasar un día al aire libre. Al comenzar el recorrido, te encontrarás con el 'Laberinto Carlos', un entretenido laberinto de más de 1700 metros cuadrados y construido con setos. 

Es uno de los lugares emblemáticos, desde los años 80, varias generaciones de niños han disfrutado de su intrincado recorrido. Continuando por el paseo arbolado, terminamos por llegar al poblado del Bocal y a la Casa de Compuertas, construida junto a la Presa. 

En la época, residían en el poblado los trabajadores y técnicos de la presa, que ejercían su labor en la Casa de Compuertas. También, había una posada para los viajeros que utilizaban el Canal Imperial de Aragón

En El Bocal también se encuentra la capilla neoclásica construida en honor a San Carlos Borromeo y que merece la pena visitar. También, se encuentra el viejo roble de el Bocal, un Monumento Nacional, tiene 30 metros de altura y se cree que fue plantado al inicio de las obras para la Acequia que serviría de cimiento para el Canal Imperial de Aragón. Podría tener unos 500 años de antigüedad.

Se puede llegar a El Bocal por la AP-15 y se tarda poco más de una hora. La localidad más cercana es Fontellas, donde también puedes pararte a disfrutar del pueblo. Otros lugares cercanos que se pueden visitar son Ribaforada, Murchante o Tudela


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El paraje de cuento de hadas que rodea de fama a un pueblo de Navarra desde siglos atrás