• sábado, 13 de julio de 2024
  • Actualizado 21:09
 
 

SOCIEDAD

Un estudio en Navarra aporta claves para la mejora de los viñedos gracias a cubiertas vegetales

La investigación forma parte de la tesis doctoral del técnico de asesoramiento de INTIA, Javier Abad.

Viñedos Lezáun. Lacar. Navarra
Ima

Un estudio realizado en Navarra ha revelado el efecto positivo de la cubierta vegetal en la calidad del suelo de un viñedo porque es capaz de mejorar los valores de sus propiedades físicas, químicas y microbiológicas.

La revista científica 'Scientia Horticulturae' ha publicado el estudio, que forma parte de la tesis doctoral del técnico de asesoramiento de INTIA, Javier Abad, desarrollada desde la Universidad Pública de Navarra en colaboración con EVENA, Neiker e INCAVI-IRTA, informa el centro académico en un comunicado.

El artículo hace referencia al impacto de una cubierta de trébol fresa bajo las cepas sobre parámetros de calidad del suelo en una parcela de clima mediterráneo, siendo este impacto beneficioso sobre parámetros de carbono de suelo, estructura, infiltración ya desde los primeros 16 meses desde la implantación y en parámetros biológicos desde los 20 meses.

Aunque en los últimos años el empleo de cubiertas vegetales en el viñedo ubicadas en la calle del cultivo ha experimentado un crecimiento importante, aún sigue siendo bajo el nivel de implantación de este tipo de manejo, apenas un 5 % de la superficie del viñedo.

Este tipo de cultivos de cobertura son una buena opción desde el punto de vista ambiental, puesto que aumentan el carbono orgánico del suelo, mejoran la filtración de agua, reducen la erosión del suelo y las emisiones de gases invernadero, a la vez que aumentan la biodiversidad de los viñedos. No obstante, al compartir el mismo espacio y competir por el mismo agua y nutrientes, esta opción no se suele plantear para el espacio que queda bajo las cepas.

Esta investigación recalca el efecto positivo que el uso de esta cubierta bajo las cepas tiene en la calidad del suelo y el comportamiento agronómico del viñedo.

Según revela el estudio, esta práctica novedosa ha demostrado ser una herramienta factible y beneficiosa que puede incorporarse a la cartera de opciones de manejo del suelo para viñedos en áreas mediterráneas donde se dispone de riego de apoyo. En condiciones de secano, la idoneidad de esta técnica es probablemente más limitada y, por lo tanto, debe utilizarse con cautela.

El estudio considera necesario evaluar las implicaciones a más largo plazo sobre las características edáficas, agronómicas y enológicas, y estudiar el potencial de otras especies de cultivos de cobertura que podrían adaptarse mejor al clima mediterráneo y otros suelos.

Ya en un primer trabajo publicado en la revista OENOone se presentaron los primeros resultados de cómo una cubierta de trébol fresa bajo las cepas no afectaba a la producción del viñedo ni a la composición de la uva, siendo así una buena alternativa al empleo de maquinaria intercepas o al empleo de herbicida.

En este nuevo artículo se remarca cómo, además de lo anterior, la cubierta, en un breve periodo de tiempo, ya tiene efectos positivos sobre parámetros de calidad del suelo como son el carbono orgánico, la agregación, la infiltración o la actividad y diversidad biológica del suelo.

Javier Abad, quien trabaja en INTIA en el área de asesoramiento agrícola, está especializado en viticultura, es ingeniero agrónomo por la UPNA y cursó el Máster de Sanidad Vegetal por la Universidad Politécnica de Valencia.

Durante tres años desarrolló su trabajo en la Sección de Producción y Sanidad Vegetal del Gobierno de Navarra y posteriormente, durante otros tres años, en la Estación de Viticultura y Enología de Navarra (EVENA). 

Este sábado también se ha informado de otra investigación que apunta a que una medicación para la hipertensión podría retrasar el envejecimiento


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Un estudio en Navarra aporta claves para la mejora de los viñedos gracias a cubiertas vegetales