• lunes, 22 de julio de 2024
  • Actualizado 21:19
 
 

COMERCIO LOCAL

Cierra para siempre en Pamplona la librería Acuario: "La clientela se queda un poco huérfana"

Era la única librería dedicada a temas esotéricos y guarda en su interior un muro medieval del siglo XIII. 

Librería Acuario cierra su establecimiento en el cruce de la calle Campana con la calle Ansoleaga del casco viejo. PABLO LASAOSA
Las hermanas Ana y Carmen Fernández en la librería Acuario en Pamplona. PABLO LASAOSA

La librería Acuario de Pamplona ha cerrado sus puertas al público. Estaba situada en la esquina de la calle Ansoleaga con la calle Campana en el casco viejo de la capital navarra.

Está muy cerca de otros establecimientos que hemos conocido en este apartado de comercio local, como es el caso de la histórica tienda deportes Zariquiegui o la tienda de ropas y tejidos Ortega.

El matrimonio formado por José Antonio Arnedo y Carmen Fernández compró hace 35 años el local del antiguo Bar Bilbao para abrir una librería y descubrió que guardaba en el sótano un arco de sillería medieval, que había formado parte del recinto de la iglesia de San Cernin.

Tras el fallecimiento de José Antonio, que en 2004 fue presidente de la asociación de comerciantes del Casco Antiguo, son las hermanas Carmen y Ana Fernández Marcilla las que han gestionado la única librería dedicada al esoterismo. En cualquier caso, se trata de una librería doble. 

Fachada de la librería Acuario en la esquina entre las calles Ansoleaga y Campana. PABLO LASAOSA.
Fachada de la librería Acuario en la esquina entre las calles Ansoleaga y Campana. PABLO LASAOSA.

En el sótano medieval está la veterana Acuario, especializada en esoterismo y arriba la juguetería de libros, dedicada al mundo infantil. "Son independientes, pero todo el mundo entra preguntando por la librería Acuario", señala Carmen.

"Cuando entramos en la bajera estaban de obras en la iglesia de San Cernin y el arquitecto que estaba pasó por aquí y nos dijo que esto era una continuidad de las dependencias de la iglesia".

"Hoy la gente pasa y dice aquí estaba el bar Bilbao, así que tiene mucha historia". Un vecino recuerda que en el bar Bilbao "había actuaciones de música y mujeres bailando".

Carmen explica el motivo del cierre: "Se debe a que me jubilo. Lo hago contenta porque tengo muchas ganas de no trabajar por obligación y un poco de pena porque trabajar en la librería da mucho gusto. Fundamentalmente no me da pena, pero hay una nostalgia importante. La fundaron mi marido y Marian Irigoyen que era su socia. Luego seguí yo al fallecer mi marido".

Librería Acuario cierra su establecimiento en el cruce de la calle Campana con la calle Ansoleaga del casco viejo. PABLO LASAOSA
Librería Acuario cierra su establecimiento en el cruce de la calle Campana con la calle Ansoleaga del casco viejo. PABLO LASAOSA

Es un local único en la capital navarra: "No hay otra igual en Pamplona especializada en esoterismo. Se pierde un espacio singular y un lugar donde puedes encontrar aquello por lo que has venido. Eso nos han dicho algunos clientes. Es verdad que las librerías generalistas no atienden las especialidades en cuanto a fondo", explica Carmen.

Al cerrar, "la clientela se queda un poco huérfana de unos locales muy especializados en temas muy concretos. Aquí encontraban un espacio agradable. Al hablar de cerrar, cerramos dos librerías y el hueco por tanto es mayor", concluye Carmen.

Se pierde "un txokiko del casco viejo. No damos alternativa. La jubilación es un motivo super comprensible y todos dicen que la disfrutemos". No obstante, hay una pequeña esperanza: "Hay una persona que se está pensando seguir con ella en otro local y nosotros estaríamos dando el paso con ella. Si se hace realidad lo daremos a conocer, pero hasta ahora no se anima".

De hecho, la librería Acuario recibió en 2004 un Accésit al premio de diseño en establecimientos comerciales. El jurado reconoció el esfuerzo en la recuperación del patrimonio histórico y artístico de un edificio de más de cien años, a través de la rehabilitación y aprovechamiento de elementos como paramentos verticales de piedra y ladrillo, pavimentos de baldosa o estructuras de madera. Para ello, se rescató un sótano medieval construido en 1280.

La particular ubicación y el interior de la librería Acuario, con una escalera de caracol que une la planta baja y el sótano, hizo que en 2015 fuera elegida por la realizadora Helena Taberna en varias secuencias de su película 'El contenido del silencio', basada en la novela del mismo nombre de Lucía Etxebarria, y ambientada en el mundo de las sectas.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Cierra para siempre en Pamplona la librería Acuario: "La clientela se queda un poco huérfana"