• jueves, 18 de julio de 2024
  • Actualizado 18:44
 
 

SOCIEDAD

Marta y Seven, el dúo más peculiar de la Javierada: "Me ayuda mucho durante el camino"

Desde Noáin y hasta el Castillo de Javier, la pamplonesa y su perro han recorrido los casi 60 kilómetros de peregrinación. 

Marta Galar junto a su perro Seven realizan la Javierada desde Noáin hasta el Castillo de Javier. PABLO LASAOSA
Marta Galar junto a su perro Seven realizan la Javierada desde Noáin hasta el Castillo de Javier. PABLO LASAOSA

La primera de las Javieradas de 2024 ha estado marcada por el viento, el frío y en gran parte por la lluvia. Aun así, no ha impedido a miles de peregrinos salir de sus casas para realizar los 56 kilómetros hasta el Castillo de Javier.

Durante el camino, se podían ver diferentes grupos de peregrinos. En familia, en cuadrilla, en solitario o incluso en bici. Incluso, hay quien se ha aventurado a realizar la Javierada acompañado de un amigo peludo. 

Como el caso de Marta Galar, de 30 años, una pamplonesa que ha salido de Noáin junto a Seven, su labrador color chocolate. Se trata de la segunda vez que Marta realiza la peregrinación con su perro, que tiene dos años y medio. 

Ni el viento, ni la lluvia han parado a los dos para realizarla. "Seven aguanta mejor que yo. Sí que se va notando que cada vez que nos acercamos está más cansado y anda más despacio, pero al día siguiente soy la que tiene las agujetas", explica la pamplonesa. 

Antes de realizar la Javierada con Seven, Marta ya había hecho otras como con su colegio Ursulinas y ha querido continuar la tradición. "Decidí ir con él por llevarme una compañía, me ayuda durante el camino. Además, es un perro muy enérgico y necesita desgastar", cuenta. 

Seven nació un siete del siete y por eso su nombre. Durante el camino no ha dudado en saludar a todo con el que se cruzarse a pesar de llevar a su dueña a un gran ritmo. 

Marta Galar junto a su perro Seven realizan la Javierada desde Noáin hasta el Castillo de Javier. PABLO LASAOSA
Marta Galar junto a su perro Seven realizan la Javierada desde Noáin hasta el Castillo de Javier. PABLO LASAOSA

En la mochila de Marta hay espacio para ambos. Seven cuenta con comida, agua que va bebiendo durante el camino y también una crema especial para sus almohadillas. 

Marta ya ha realizado otras Javieradas y tiene claro dónde está su punto más débil. "El camino de Liédena a Javier es lo peor porque es la subida final y encima después de comer. También es verdad que ya estás cerca y bueno, ves más luz". 

Marta Galar no entrena antes de la Javierada pero sí que gracias a su trabajo como monitora de deporte se mantiene activa durante todos los días. "Aun así, las agujetas las tengo igualmente", ríe la pamplonesa. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Marta y Seven, el dúo más peculiar de la Javierada: "Me ayuda mucho durante el camino"