• domingo, 14 de julio de 2024
  • Actualizado 07:36
 
 

TRIBUNALES

El motivo por el que la juez ordena en Pamplona el ingreso inmediato en la cárcel de un hombre

Quebrantó una orden de alejamiento y había sido condenado a 8 meses de prisión. 

Una persona espera en una marquesina la llegada de la villavesa (archivo). EDUARDO SANZ / EUROPA PRESS
Imagen de archivo de una persona esperando en una marquesina la llegada de la villavesa. EDUARDO SANZ / EUROPA PRESS / ARCHIVO

La titular del Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Pamplona decretó este lunes el ingreso en prisión, por multirreincidente, de un condenado a 8 meses por haber quebrantado la prohibición de comunicación y aproximación a su expareja en Pamplona.

La víctima renunció en el juzgado a cuantas acciones civiles y penales pudieran corresponderle, según ha informado el TSJN.

En presencia de su abogado, el acusado, de nacionalidad ecuatoriana, de 31 años, mostró su conformidad con los hechos imputados y aceptó una condena de 8 meses de prisión -se aprovechó de la rebaja automática de un tercio prevista en la ley- por un delito de quebrantamiento de condena con la circunstancia agravante de multirreincidencia.

Tras dictarse la sentencia de conformidad, la juez dio traslado a las partes para que se pronunciasen sobre la suspensión de la ejecución de la pena de prisión. El Ministerio Fiscal se opuso a la suspensión.

Al respecto, la magistrada acuerda el ingreso en prisión para proteger a la víctima, dado que el encausado es multirreincidente con ella, no es un delincuente primario y no existe perspectiva alguna de que no siga infringiendo las prohibiciones si se le suspende la pena de prisión.

El procesado había sido condenado por quebrantamientos en enero de 2021, en enero de 2022 y en octubre del mismo año.

Asimismo, el 5 de octubre de 2022 también había sido condenado por un delito de lesiones (maltrato) a 12 meses de prisión y por un delito de amenazas en el ámbito de la violencia de género a 56 días de trabajos comunitarios. Por estos delitos tenía prohibido comunicarse y acercarse a su expareja desde ese día hasta el 13 de junio de 2023.

No obstante, sobre las 8.10 horas del pasado 11 de junio, según se considera probado en la sentencia, acudió a la marquesina de una parada de autobús en la avenida de San Jorge de Pamplona en la que se encontraba su expareja con la intención de hablar con ella. Ésta le dijo que se marchara del lugar, que iba a llamar a la policía.

Hasta allí acudió una patrulla de la Policía Municipal tras haber sido avisada por una testigo presencial de los hechos.

El condenado tiene de plazo hasta hoy miércoles para ingresar en el centro penitenciario de Pamplona.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El motivo por el que la juez ordena en Pamplona el ingreso inmediato en la cárcel de un hombre